LA EDAD DE LAODICEA
Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios: Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, o caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio para que veas.
Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues celoso, y arrepiéntete.
He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.
Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 3: 14-22).
LA CIUDAD DE LAODICEA El nombre "Laodicea", que quiere decir "derechos de la gente", fue un nombre muy
común y fue dado a varias ciudades en honor de damas reales con este nombre. Fue una de las ciudades de más importancia política y de mayor prosperidad económica en el Asia Menor.
Enormes cantidades de terrenos fueron donados a la ciudad por ciudadanos distinguidos. En esta ciudad se encontraba un gran colegio de medicina. Los habitantes sobresalieron en las artes y las ciencias. Frecuentemente la llamaban "la metrópoli" porque era la capital de distrito para otras veinticinco ciudades. El dios pagano que se adoraba en Laodicea, era Zeus. Por cierto, en una ocasión esta ciudad fue llamada Diopolis (Ciudad de Zeus), en honor a su dios. En el cuarto siglo se llevó a cabo un importante concilio de iglesias en esta ciudad. El subsiguiente abandono completo de Laodicea fue causado por frecuentes terremotos.
¡Cuán adecuadas fueron las características de esta última edad para representar la edad en que estamos viviendo ahora mismo! Por ejemplo, ellos adoraban un solo dios: Zeus, quien era el mayor y padre de los dioses. Esto pronosticó la base religiosa del siglo veinte de "un dios padre de todos" que da a entender la confraternidad del hombre, y está juntando ahora a los Protestantes, Católicos, Judíos, Indostanos, etc., con la intención de que una forma mutua de adoración aumentará nuestro amor, entendimiento, y cuidado del uno para con el otro. Los Católicos y los Protestantes ahora mismo se están esforzando por obtener esta unión, y en verdad están progresando en este propósito declarado, el cual todos los demás seguirán. Este mismo pensamiento se dio a conocer en la Organización de las Naciones Unidas cuando los líderes
mundiales no aceptaron reconocer algún concepto individual de adoración espiritual, antes más bien recomendaron poner a un lado todos aquellos conceptos distintos, con la esperanza de que todas las religiones llegaran a ser una sola, porque todas anhelan las mismas metas, todas tienen los mismos propósitos, y todas son básicamente correctas.
Fíjese en el nombre LAODICEA: "los derechos de la gente." ¿Ha habido una edad como la edad de la iglesia del siglo veinte que ha visto a todas las naciones levantándose y demandando igualdad social y económica? ¡ Jamás! Esta es la edad de los comunistas, en que todos los hombres deben ser iguales, aunque esto solamente existe en teoría. Esta es la edad de partidos políticos, los cuales toman por nombres: Demócratas Cristianos, Socialistas Cristianos, Federación Política Cristiana, etc. Según nuestros teólogos liberales, Jesús fue un socialista, y la Iglesia Primitiva, bajo la dirección del Espíritu Santo, practicaba el socialismo, y por eso nosotros debemos hacerlo hoy.
Cuando la gente de la antigüedad llamaba la metrópoli a Laodicea, estaban anticipando al mundo un solo gobierno, el cual ahora está siendo ordenado. A medida que pensamos en aquella ciudad como la localidad de un gran concilio eclesiástico, vemos la sombra anticipada del movimiento ecuménico que se está efectuando hoy, en el cual muy pronto veremos juntarse los a sí mismos `llamados Cristianos'. En verdad, la iglesia y el Estado (religión y política) se están
uniendo. La cizaña está siendo juntada. Dentro de poco el trigo estará listo para el alfolí.
Fue una ciudad de terremotos, y tales terremotos por fin la destruyeron. Esta edad terminará con una sacudida que Dios dará al mundo entero, quien ha cortejado a la gran ramera.
No solamente se derrumbarán los sistemas mundiales, sino que la misma tierra será sacudida y luego renovada para el reino milenial de Cristo.
La ciudad era rica, tenía muchos habitantes ricos. Fue una ciudad de mucha cultura. La ciencia abundaba. ¡ Cuán semejante a hoy! Las iglesias son ricas. La adoración es hermosa y formal, pero a la vez fría y muerta. La cultura y la educación han tomado el lugar que el Espíritu ha dado a la Palabra, y la fe ha sido suplantada por la ciencia. Todo esto demuestra que el hombre es una víctima del materialismo.
En todo atributo, la antigua Laodicea se halla renacida en la Edad de Laodicea del siglo veinte. Por la misericordia de Dios, todo aquel que tiene oído para oír, saldrá de ella para no ser participante de sus pecados y del juicio inevitable que le viene.
LA EDAD DE LAODICEA La edad de Laodicea empezó alrededor del principio del siglo veinte, quizás durante el año 1906. ¿Cuánto tiempo durará? Como un siervo de Dios que he tenido multitudes de visiones, de las cuales no ha habido ni una sola que haya fallado; déjeme predecir (no dije profetizar, sino predecir) que esta edad terminará alrededor de 1977. Por favor perdone esta nota personal. Esta
predicción está basada en una serie de siete visiones mayores que me llegaron en un día domingo en junio de 1933. El Señor Jesús me habló y me dijo que Su venida estaba cerca; pero antes de que El viniera, siete eventos mayores sucederían. Anotaba estas cosas a medida que las recibía, y esa mañana en el culto di a conocer la revelación del Señor. La primera visión era que Mussolini iba a invadir a Etiopía, y esa nación "caería a sus pies." Esa visión causó mucha repercusión, y muchos se enojaron cuando lo dije, y no lo quisieron creer; pero así sucedió. El simplemente entró allí y con sus armas modernas se apoderó de la nación. Los etíopes no tuvieron suerte alguna.
Pero la visión también mostró que Mussolini tendría un fin horrible, en el cual su propia gente se volvería contra él. Eso sucedió exactamente como fue dicho.
221 La segunda visión predijo que un austriaco con el nombre de Adolfo Hitler se levantaría como dictador de Alemania, y que él conduciría al mundo a una guerra. Mostró la línea Siegfried, y además que nuestras tropas tendrían una lucha muy fuerte para vencerla. También mostró que Hitler tendría un fin misterioso.
La tercera visión fue en cuanto al dominio de la política, porque me mostró que habría tres grandes "ismos": el Fascismo, el Nazismo y el Comunismo, pero que los dos primeros serían absorbidos por el tercero. La voz me advirtió: "Fíjate en la Rusia. Fíjate en el Rey del Norte." La cuarta visión mostró los grandes adelantos científicos que se efectuarían después de la
Segunda Guerra Mundial. La visión culminó mostrando un carro con techo de plástico en forma de globo, y este carro iba corriendo por carreteras hermosísimas, bajo control remoto, y la gente parecía estar sentada en el carro sin volante, y ellos estaban entreteniéndose con un juego.
La quinta visión tuvo que ver con el problema moral de nuestra edad, y principalmente con las mujeres. Dios me mostró que las mujeres comenzaron a salirse de su lugar cuando les fue concedido el voto político. (El privilegio de votar en las elecciones políticas, se lo concedieron a la mujer en los Estados Unidos de América en el año 1919 editor.) Luego se cortaron el cabello, significando que ya no estaban bajo la autoridad de ningún hombre, e insistiendo en obtener derechos iguales, y en muchos casos hasta se extralimitaron. Ella adoptó las vestiduras del hombre y luego pasó a un estado de desnudez, hasta que lo último que vi, fue una mujer completamente desnuda con la excepción de un pequeño delantal en la forma de una hoja de higuera. En esta visión vi la terrible perversión y el estado moral del mundo entero.
En la sexta visión se levantó en Norteamérica una mujer muy hermosa, pero a la vez muy cruel. Ella tenía a la gente completamente bajo su poder. Yo creí que esto era el adelanto de la Iglesia Católica Romana, aunque sabía que podía ser la visión de alguna mujer levantándose con gran poder en Norteamérica, elegida por el voto popular femenino.
En la séptima y última visión oí una explosión terrible. Cuando di la media vuelta para ver,
lo único que vi fueron ruinas, cráteres y humo sobre la tierra de Norteamérica.
Basándome en estas siete visiones, juntamente con los cambios tan rápidos que han transcurrido en el mundo en los últimos cincuenta años, doy esta PREDICCION (no es profecía): que estas siete visiones habrán llegado a cumplirse todas para el año 1977. Y aunque muchas personas juzgan que esto es un pronóstico irresponsable, en vista de que Jesús dijo: "Empero de aquel día y de la hora, nadie sabe" (Marcos 13:32); con todo, me mantengo firme en mi creencia después de treinta años, porque Jesús NO dijo que nadie conocería el año, mes o semana en que Su venida habría de ser completada. Así que, repito, yo sinceramente creo y mantengo como un estudiante particular de la Palabra, juntamente con la inspiración Divina, que el año 1977 debe poner fin a los sistemas mundiales e introducir el milenio.
Ahora, déjeme decir esto: ¿Hay alguien que pueda probar que una de estas visiones falló? ¿No fueron cumplidas todas? Sí, cada una ha sido cumplida, o ahora mismo está en progreso: Mussolini invadió a Etiopía con gran éxito, y luego cayó del poder y perdió todo. Hitler empezó una guerra que no pudo terminar y murió misteriosamente. El Comunismo absorbió los otros dos "ismos". El carro plástico, con techo en forma de globo, ha sido construido y solamente se está esperando un mejor sistema de carreteras. Las mujeres están andando casi desnudas y aun ahora están usando trajes de baño sin la parte superior. Y por cierto, hace pocos días vi en una revista el mismo vestido que vi en la visión (si acaso eso se puede llamar `vestido'). Era una tela de plástico
transparente con dos lugares oscurecidos que cubrían los dos pechos, y luego había un lugar oscurecido abajo como un pequeño delantal. La Iglesia Católica está en progreso rápido. Hemos tenido un presidente Católico y sin duda tendremos otro. ¿Qué es lo que queda? NADA, con la excepción de Hebreos 12:26: La voz del cual entonces conmovió la tierra; mas ahora ha denunciado, diciendo: Aun una vez, y yo conmoveré no solamente la tierra, mas aun el cielo.
Una vez más Dios sacudirá la tierra y esta vez caerá todo lo que puede ser derrumbado.
Entonces El la renovará. En Marzo de 1964, aquel terremoto en Alaska (el Viernes Santo) conmovió al mundo entero, aunque no lo desequilibró. Dios solamente estaba avisando con un temblor mundial lo que muy pronto hará en una escala mucho mayor. El castigará a este mundo maldito por el pecado, con truenos y temblores. Hermano y hermana, hay un solo lugar que puede soportar tales sacudidas, y ese lugar es en el redil del Señor Jesús. Yo le ruego, mientras la misericordia de Dios todavía esté disponible para Ud., que entregue su vida completa, sin reservas, a Jesucristo; quien como fiel pastor le salvará, le cuidará y le presentará sin arruga ni mancha en gloria con muy grande gozo.
EL MENSAJERO Yo dudo mucho que alguna edad en verdad haya conocido al mensajero que Dios le envió,
con excepción de la primera edad donde Pablo fue el mensajero; aunque muchos no le reconocieron como tal.
La edad en que estamos viviendo será una edad muy corta, y los acontecimientos van a transcurrir muy rápidamente. Por esa razón, el mensajero a la edad de Laodicea tiene que estar aquí ahora mismo, y aunque puede ser que aun no lo conozcamos, tiene que venir el tiempo cuando él llegue a ser conocido. Ahora, yo puedo probarles eso, porque tenemos las Escrituras que describen su ministerio.
En primer lugar, este mensajero será un profeta que hará el oficio de un profeta; tendrá el ministerio profético que estará basado sólidamente sobre la Palabra, porque cuando él profetice o tenga una visión, siempre será "según la Palabra" y SIEMPRE llegará a suceder. El será vindicado como profeta por causa de su exactitud. La prueba de que él es un profeta, la hallamos en Apocalipsis 10:7: Pero en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comenzare a tocar la trompeta, el misterio de Dios será consumado, como él lo anunció a sus siervos los profetas.
Ahora, esta persona que en este versículo es llamada un `ángel', NO ES un ser Celestial. El sexto ángel de las trompetas, quien sí es un ser Celestial, está en Apocalipsis 9:13, y el séptimo ángel, según este mismo orden, está en Apocalipsis 11:15. Este ángel de Apocalipsis 10:7 es el mensajero a la séptima edad, y es un hombre quien traerá un mensaje, el cual consumará el
misterio de Dios, como El lo ha anunciado a sus siervos los profetas. Dios va a tratar a este último mensajero como a un profeta, porque EL ES UN PROFETA. Eso es lo que Pablo fue en la primera edad; y la última edad tiene uno también.
¿Tocaráse la trompeta en la ciudad, y no se alborotará el pueblo? ¿habrá algún mal en la ciudad, el cual Jehová no haya hecho? Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas. (Amós 3:67).
Fue en el tiempo del fin cuando salieron los siete truenos de Jesús.
Y clamó con grande voz, como cuando un león ruge: y cuando hubo clamado, siete truenos hablaron sus voces.
Y cuando los siete truenos hubieron hablado sus voces, yo iba a escribir, y oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han hablado, y no las escribas.
(Apocalipsis 10:34).
Nadie conoce el contenido de esos truenos, pero tenemos necesidad de este conocimiento.
Y se necesitará un profeta para obtener la revelación, porque Dios no tiene ningún otro medio para mostrar sus revelaciones bíblicas, sino a través de un profeta. La Palabra siempre vino y siempre vendrá a través de un profeta. Por medio de un simple estudio de las Escrituras, podemos
ver que esta es la ley de Dios. El Dios invariable, con modos invariables, siempre envió a Su profeta en cada edad, cuando el pueblo se había desviado del orden Divino. Por cuanto los teólogos hicieron desviar al pueblo de la Palabra, Dios mandó Su profeta a esta gente (pero aparte de los teólogos) con el fin de corregir la enseñanza falsa y de guiar al pueblo de nuevo hacia Dios.
Así vemos que viene un mensajero a la séptima edad, y él es un profeta.
No solamente vemos aquí en Apocalipsis 10:7 que este mensajero viene, sino que también en otras partes, la Palabra menciona que Elías viene antes del regreso de Jesús: Entonces sus discípulos le preguntaron, diciendo: ¿Por qué dicen pues los escribas que es menester que Elías venga primero? Y respondiendo Jesús, les dijo: A la verdad, Elías vendrá primero, y restituirá todas las cosas. (Mateo 17:10-11).
Antes de la venida de nuestro Señor, Elías tiene que regresar para efectuar una obra de restauración en la Iglesia. Esto es lo que dice Malaquías 4:56: He aquí, yo os envío a Elías el profeta, antes que venga el día de Jehová grande y terrible.
El convertirá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres: no sea que yo venga, y con destrucción hiera la tierra .
Sin duda, Elías tiene que volver antes de la venida de Jesús, porque él tiene una obra que
llevar a cabo. Esa obra es la parte de Malaquías 4:6, que dice: "él convertirá el corazón de los hijos a los padres." Nosotros sabemos que esta obra pertenece solamente a él, para aquel tiempo, porque la parte que dice: "él convertirá el corazón de los padres a los hijos," se cumplió cuando el ministerio de Elías estuvo aquí en Juan el Bautista.
Porque él irá delante de él con el espíritu y virtud de Elías, para convertir los corazones de los padres a los hijos, y los rebeldes a la prudencia de los justos, para aparejar al Señor un pueblo apercibido. (Lucas 1:17).
En el ministerio de Juan, "los corazones de los padres" fueron convertidos a los hijos, y eso lo sabemos porque Jesús mismo lo dijo; pero El no dijo que los corazones de los hijos fueron convertidos a los padres porque eso todavía está por suceder. Los corazones de los hijos de los últimos días serán convertidos a los padres del día de Pentecostés. Juan preparó a los padres para que Jesús pudiera dar la bienvenida a los hijos al entrar al redil. Ahora este profeta, sobre el cual descenderá el Espíritu de Elías, preparará a los hijos para dar la bienvenida a Jesús.
Jesús llamó Elías a Juan el Bautista: Mas os digo, que ya vino Elías, y no le conocieron; antes hicieron en él todo lo que quisieron... (Mateo 17:12).
La razón por la cual Jesús llamó a Juan, Elías, fue porque el mismo Espíritu que estuvo sobre Elías había regresado sobre Eliseo después del reino de Achab. Ahora, aquel mismo Espíritu
regresará otra vez sobre otro hombre poco antes de la venida de Jesús. El será un profeta, y será vindicado como tal por Dios mismo. Siendo que Jesús mismo, en la carne, no estará sobre la tierra para vindicarlo (como lo hizo con Juan), esto será hecho por el Espíritu Santo, dando como resultado que el ministerio de este profeta será acompañado por grandes y maravillosas manifestaciones. Siendo un profeta, toda revelación será vindicada porque llegará a cumplirse.
Maravillosas obras de poder serán hechas al hablar la Palabra en fe. Entonces será traído el Mensaje que Dios le ha dado en la Palabra para tornar al pueblo a la verdad y al genuino poder de Dios. Algunos escucharán, pero la mayoría seguirá igual como ha sido en el pasado, y le rechazarán.
Siendo que este mensajeroprofeta de Apocalipsis 10:7 es el mismo de Malaquías 4:56, naturalmente será igual a Elías y a Juan. Ambos fueron hombres separados del sistema religioso aceptado en su día, y ambos fueron hombres del desierto. Actuaban solamente cuando tenían un ASI DICE EL SEÑOR directamente de Dios por revelación; hablaban sin ningún temor en contra de los sistemas y de los líderes religiosos de su día, y además no tenían temor de hablar en contra de todo aquel que era corrupto o que andaba corrompiendo a otros. Note Ud. que ambos profetizaron mucho en contra de mujeres inmorales y de sus malas costumbres. Elías habló en
contra de Jezabel, y Juan censuró a Herodías, la esposa de Felipe.
Aunque él no será popular, si será vindicado por Dios. Así como Jesús vindicó a Juan, y el Espíritu Santo vindicó a Jesús, nosotros podemos tener la confianza que este hombre será primeramente vindicado por el Espíritu obrando en su vida con hechos de poder que serán indiscutibles y no hallados en ningún otro lugar; y Jesús mismo, al volver, le vindicará, así como lo hizo con Juan. Juan testificó que Jesús venía. Este hombre también, como Juan, testificará que Jesús viene. Y el mismo regreso de Cristo probará que este hombre en verdad era el precursor de Su segunda venida. Esta será la evidencia final de que este hombre es en verdad el profeta de Malaquías 4, porque Jesús mismo aparecerá al fin de la edad gentil. Entonces será demasiado tarde para aquellos que le han rechazado.
Con el fin de hacer una presentación más clara de este profeta de la última edad, veamos cuidadosamente que el profeta de Mateo 11:12, fue Juan el Bautista, quien fue anunciado por Malaquías 3: He aquí, yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí: y luego vendrá a su templo el Señor a quien vosotros buscáis, y el ángel del pacto, a quien deseáis vosotros. He aquí viene, ha dicho Jehová de los ejércitos. (Malaquías 3:1).
Y fue, que acabando Jesús de dar mandamientos a sus doce discípulos, se fue de allí a enseñar y a predicar en las ciudades de ellos.
Y oyendo Juan en la prisión los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, Diciendo: ¿Eres tú aquél que había de venir ó esperaremos a otro? Y respondiendo Jesús, les dijo: Id, y haced saber a Juan las cosas que oís y veis: Los ciegos ven, y los cojos andan; los leprosos son limpiados, y los sordos oyen; los muertos son resucitados, y a los pobres es anunciado el evangelio.
Y bienaventurado es el que no fuere escandalizado en mi.
E idos ellos, comenzó Jesús a decir a las gentes: ¿Qué salisteis a ver al desierto? ¿una caña que es meneada del viento? Mas ¿qué salisteis a ver? ¿un hombre cubierto de delicados vestidos? He aquí, los que traen vestidos delicados, en las casas de los reyes están.
Mas ¿qué salisteis a ver? ¿un profeta? También os digo, y más que profeta.
Porque éste es de quien está escrito: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, que aparejará tu camino delante de ti.
De cierto os digo, que no se levantó entre los que nacen de mujeres otro mayor que Juan el Bautista; más el que es muy más pequeño en el reino de los cielos, mayor es que él.
Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, al reino de los cielos se hace fuerza, y los valientes lo arrebatan. (Mateo 11:1-12).
Esto ya ha sucedido, ya ha transcurrido, y está finalizando; pero note ahora en Malaquías 4:16: Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno; y todos los soberbios, y todos los que hacen maldad, serán estopa, y aquel día que vendrá, los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, el cual no les dejará ni raíz ni rama.
Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salud: y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.
Y hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día que yo hago, ha dicho Jehová de los ejércitos.
Acordáos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.
He aquí, yo os envío a Elías el profeta, antes que venga el día de Jehová grande y terrible.
El convertirá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres: no sea que yo venga, y con destrucción hiera la tierra.
Ahora, inmediatamente después de la venida de este Elías, la tierra será purificada con fuego, y los malos serán convertidos en ceniza. Desde luego, esto no sucedió en el tiempo de Juan el Bautista (el Elías de su día). El Espíritu de Dios que profetizó la venida del mensajero de
Malaquías 3:1 (Juan), solamente estaba repitiendo Su profecía anterior de Isaías 40:3, que había sido hecha aproximadamente 300 años antes.
Voz que clama en el desierto: Barred camino a Jehová: enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. (Isaías 40:3).
Ahora, Juan, por medio del Espíritu Santo, vindicó a Isaías como también a Malaquías en Mateo 3:3: Porque éste es aquel del cual fue dicho por el profeta Isaías, que dijo: Voz de uno que clama en el desierto: Aparejad el camino del Señor, enderezad sus veredas.
Podemos ver claramente en las Escrituras que el profeta de Malaquías 3, quien fue Juan, NO FUE el mismo de Malaquías 4, aunque por cierto, tanto Juan como este profeta del último día, tienen sobre ellos el mismo Espíritu que estaba sobre Elías.
Ahora, este mensajero de Malaquías 4 y de Apocalipsis 10:7, hará dos cosas. Primero: Según Malaquías 4, él convertirá los corazones de los hijos a los padres. Segundo: El revelará los misterios de los siete truenos de Apocalipsis 10, los cuales son las revelaciones contenidas en los Siete Sellos. Serán estos "misteriosverdades", revelados Divinamente los que literalmente convertirán los corazones de los hijos a los padres de Pentecostés. Exactamente así será.
Pero considere esto también. Este profetamensajero
será en su naturaleza y sus modos como fueron Elías y Juan. El pueblo del día de este profetamensajero será igual a la gente de los días de Achab y también de Juan. Y siendo los corazones de los HIJOS SOLAMENTE los que serán convertidos, entonces serán solamente los hijos los que escucharán. En los días de Achab hubo solamente 7.000 israelitas de simiente verdadera. En los días de Juan también hubo muy pocos. En ambas edades, el pueblo estaba en la fornicación e idolatría.
Quiero hacer una comparación más entre el profetamensajero de Laodicea y Juan el profetamensajero que anunció la primera venida de Jesús. La gente, en su tiempo, confundió a Juan con el Mesías.
Y éste es el testimonio de Juan, cuando los Judíos enviaron de Jerusalem sacerdotes y levitas, que le preguntasen: ¿Tú, quién eres? Y confesó, y no negó; mas declaró: No soy yo el Cristo. (Juan 1:19-20).
Ahora, este profetamensajero del último día tendrá tal grado de poder ante el Señor que
habrá quienes le confundirán con el Señor Jesús. Habrá un espíritu en el mundo, en el tiempo del fin, que engañará a muchos y hará que crean esto.
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si es posible, aún a los escogidos.
He aquí os lo he dicho antes.
Así que, si os dijeren: He aquí en el desierto está; no salgáis: He aquí en las cámaras; no creáis. (Mateo 24:24-26).
Pero no lo vaya a creer Ud. El no es Jesucristo. El no es el Hijo de Dios. EL ES UNO DE LOS HERMANOS, UN PROFETA, UN MENSAJERO, UN SIERVO DE DIOS; el no merece ningún honor mayor del que recibió Juan cuando fue la voz que clamó: "Yo no soy, pero EL VIENE DESPUES DE MI." Antes de concluir esta parte que tiene que ver con el mensajero a la Edad de Laodicea, debemos considerar seriamente estos dos pensamientos. En primer lugar, esta edad tendrá UN SOLO profetamensajero.
Apocalipsis 10:7 dice: "cuando él (singular) comenzare a tocar" Nunca ha habido una edad en que Dios haya mandado a Su pueblo dos profetas mayores a la vez. El mandó a Enoch solo; mandó a Moisés (él solo tenía la Palabra, aunque otros también profetizaron); Juan el Bautista vino SOLO. Ahora, en este último día debe venir un PROFETA,
no una profetisa, aunque en esta edad, entre todos aquellos que pretenden exponer la Palabra, el número de mujeres es mayor que el número de hombres; pero la Palabra infalible dice que él (el profeta) revelará los misterios al pueblo de la última edad y convertirá el corazón de los hijos a los padres. Hay aquellos que dicen que el pueblo de Dios se va a unir por medio de una revelación colectiva. Yo desafío esta declaración. Esa es una proposición atrevida e inválida en vista de Apocalipsis 10:7. Yo no estoy negando que habrá gente en esta última edad que profetizarán y que sus ministerios pueden ser y aun serán correctos. Yo no niego que habrá profetas aun como en los días de Pablo cuando hubo uno llamado Agabo, un profeta, quien profetizó que había de haber una grande hambre. Yo estoy de acuerdo que estas cosas son así: PERO, HABLANDO YO, SEGUN LA EVIDENCIA INFALIBLE DE LA PALABRA, DIGO QUE NO HAY MAS QUE UN SOLO PROFETA MENSAJERO MAYOR, QUIEN REVELARA LOS MISTERIOS CONTENIDOS EN LA PALABRA Y QUIEN A LA VEZ TIENE EL MINISTERIO PARA CONVERTIR EL CORAZON DE LOS HIJOS A LOS PADRES.
EL ASI DICE EL SEÑOR permanece por medio de Su Palabra que NUNCA FALLA, la cual permanecerá y será vindicada. Hay UN profetamensajero para esta edad. Basándome únicamente en el comportamiento humano, cualquier persona sabe que donde hay mucha gente, también habrá opiniones divididas acerca de puntos menores de una doctrina mayor en la cual
todos concuerdan. ¿Quién pues tendrá el poder de infalibilidad, lo cual ha de ser restaurado en esta última edad? Porque esta última edad volverá a manifestar a la Novia pura de la Palabra. Eso quiere decir que tendremos de nuevo la Palabra como fue dada y entendida perfectamente en los días de Pablo. Le voy a decir quien tendrá este poder. Será un profeta tan cabalmente vindicado, o aun más vindicado que cualquier otro profeta en todas las edades, desde Enoch hasta hoy; porque este hombre de hecho tendrá el ministerio profético de la piedra que corona, y Dios lo mostrará.
El no necesitará hablar por sí mismo, Dios hablará por él por medio de la voz de la señal. Amén.
El segundo pensamiento que debe ser sellado sobre nuestros corazones, es que las siete edades de la iglesia empezaron con el anticristo como también con el Espíritu Santo, Quien debe ser alabado para siempre.
Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo. (I Juan 4:1).
¿Lo vio Ud.? El espíritu del anticristo es identificado con los falsos profetas. Las edades empezaron con falsos profetas, y así también terminarán. Ahora, desde luego esto será un FALSO PROFETA en el sentido de aquel hombre mencionado en Apocalipsis 16: 13; pero por ahora, antes de que él sea revelado, han de aparecer muchos falsos profetas.
Entonces, si alguno os dijere: He aquí está el Cristo, o allí, no creáis.
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si es posible, aún a los escogidos.
He aquí os lo he dicho antes.
Así que, si os dijeren: He aquí en el desierto está; no salgáis: He aquí en las cámaras; no creáis. (Mateo 24:23-26).
Estos falsos profetas son señalados por medio de las siguientes Escrituras: Pero hubo también falsos profetas en el pueblo, como habrá entre vosotros falsos doctores, que introducirán encubiertamente herejías de perdición, y negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos perdición acelerada.
Y muchos seguirán sus disoluciones, por los cuales el camino de la verdad será blasfemado. (2 Pedro 2:12).
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias, Y apartarán de la verdad el oído, y se volverán a las fábulas. (2 Timoteo 4:34).
Empero el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus de error y a doctrinas de demonios. (1 Timoteo 4:1).
Ahora, en cada caso Ud. notará que un falso profeta siempre está fuera de la Palabra; así
como `anticristo' significa `antiPalabra.' Estos falsos profetas pervierten la Palabra al atribuirle un significado según sus propios propósitos diabólicos. ¿Ha notado Ud. cómo aquellos que guían a la gente a la perdición, los atraen a sí mismos por medio del temor? Dicen que si la gente no hace lo que ellos dicen, o si se van, entonces le vendrá la destrucción. Ellos son falsos profetas, porque un verdadero profeta siempre nos guiará a la Palabra, nos unirá a Jesucristo y no dirá a la gente que tienen que temer a lo que él dice, sino que teman a lo que dice la Palabra. Note como esta clase de gente siempre anda en busca de dinero, como Judas. Le constriñen a uno que venda todo lo que tiene para dárselo a ellos para sus proyectos. Toman más tiempo para las ofrendas que para la Palabra. Aquellos que se atreven a usar los dones, harán uso de un don que tiene un margen de error, y luego piden dinero y se olvidan de la Palabra, y dicen que esto es de Dios. Hay gentes que siguen a estas personas, los sostienen, sufren con ellos y les creen, no sabiendo que es la vía de la muerte. Sí, el mundo está lleno de imitadores carnales. En los últimos días se esforzarán por imitar al profeta mensajero. Los siete hijos de Sceva trataron de imitar a Pablo.
Simón el mago trató de imitar a Pedro. Sus imitadores serán carnales. No podrán producir lo que produce el verdadero profeta. Cuando él dice que el avivamiento ha terminado, ellos saldrán por todas partes anunciando una gran revelación y diciendo que lo que el pueblo tiene es exactamente
correcto, y que Dios hará cosas más grandes y más maravillosas entre la gente. Y la gente creerá esta cosa. Estos mismos falsos profetas dirán que el mensajero del último día no es un teólogo, y por lo tanto no debe ser escuchado. Ellos no podrán producir lo que produce el mensajero; no serán vindicados por Dios como lo será el profeta del último día, pero con sus elocuentes palabras y con el peso de su fama mundial, amonestarán a la gente que no escuchen a este hombre (el mensajero), porque enseña equivocadamente. Ellos son exactamente como sus padres los Fariseos, quienes eran del diablo, porque también ellos dijeron que Juan y Jesús enseñaron equivocadamente.
¿Por qué razón los falsos profetas están en contra del verdadero y aun anulan sus enseñanzas? Porque son exactamente como fueron sus antepasados en los días de Achab cuando se opusieron a Micheas (Primera de Reyes 22). Hubo cuatrocientos falsos profetas en aquellos días, y todos estaban de acuerdo: y en cuanto todos dijeron la misma cosa, engañaron a la gente; pero UN SOLO profeta solamente uno tenía la verdad, y todos los demás estaban equivocados, porque Dios había dado la revelación a UNO SOLO.
Tenga Ud. mucho cuidado con estos falsos profetas, porque ellos son lobos rapaces.
Si Ud. todavía tiene dudas acerca de esto, le rogaré a Dios que le llene de Su Espíritu y le guíe por Su Espíritu, porque LOS ESCOGIDOS NO PUEDEN SER ENGAÑADOS. ¿Entendió Ud. eso? No hay nadie que les pueda engañar. Pablo, aun si hubiese estado en error, no hubiera podido engañar a los escogidos. Y en aquella edad de Efeso, los escogidos no podían ser engañados, porque ellos probaron a los falsos apóstoles y a los falsos profetas y hallaron que eran mentirosos, y los echaron fuera. ¡Aleluya! Sus ovejas oyen Su Voz y le siguen a El. Amén. Yo lo creo.
EL SALUDO Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios: (Apocalipsis 3:14).
¡Ay, ay, ay! ¿No es esa la más hermosa descripción de los atributos de nuestro benigno Señor y Salvador, Jesucristo? Estas palabras me dan ganas de gritar. Traen a mi corazón un espíritu de realidad. Solamente leyéndolas, aun sin esperar una completa revelación del Espíritu, me encantan sin medida.
Jesús nos está dando esta descripción de Sí mismo en relación a la última edad. Los días de gracia están por terminar. El ha mirado desde el primer siglo hasta el presente siglo veinte, y nos ha dicho todas las cosas concernientes a estas edades. Antes de que El nos revele las características de la última edad, nos da una descripción final de Su propia Deidad, benigna y
suprema. Esta es la revelación final de Si mismo.
Así dice el "Amén" Jesús es el Amén de Dios. Jesús es el "Así sea" de Dios. Amén significa lo final, significa aprobación, significa promesa prevaleciente, significa promesa que no cambia, significa el sello de Dios.
Quiero que se fije bien ahora, para que vea algo muy precioso y hermoso. Dije que esta es la revelación del tiempo del fin, la revelación de Sí mismo. Cuando el día de la gracia termine, entonces dentro de poco tiempo empezará el Milenio. ¿Verdad? El que se bendijere en la tierra, en el Dios de verdad se bendecirá; y el que jurare en la tierra, por el Dios de verdad jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos.
Porque he aquí yo crío nuevos cielos y nueva tierra: y de lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.
Mas os gozaréis y os alegraréis por siglo de siglo en las cosas que yo crío: porque he aquí que yo crío a Jerusalem alegría, y a su pueblo gozo.
Y alegraréme con Jerusalem, y gozaréme con mi pueblo; y nunca más se oirán en ella voz de lloro, ni voz de clamor. (Isaías 65:16-19).
Esto es la nueva Jerusalem. Esto es el Milenio. Pero al entrar nosotros al Milenio, oiga
Ud. lo que El dice acerca de ser un cierto tipo de Dios (versículo 16): "El que se bendijere en la tierra, en el Dios de verdad se bendecirá." Sí, eso es correcto, pero la traducción más correcta es "Dios del Amén", en vez de "Dios de verdad". Lo leeremos así: "El que se bendijere en la tierra, en el Dios del Amén se bendecirá; y el que jurare en la tierra, por el Dios del Amén jurará; porque las angustias primeras serán olvidadas, y serán cubiertas de mis ojos." ¡Aleluya! Aquí está el Jehová del Antiguo Testamento, "el Dios del Amén". Aquí está el Jehová del Nuevo Testamento, "el Dios del Amén". "Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es." Allí está de nuevo; el Jehová del Antiguo Testamento es el Jesús del Nuevo Testamento. El Nuevo Testamento no revela a otro Dios: es una revelación más detallada del Unico y del Mismo Dios.
Cristo no bajó para darse a conocer a Sí mismo. El no vino para revelar al Hijo. El vino para revelar y para dar a conocer al Padre. El nunca habló de dos Dioses; habló de UN Dios. Y ahora en esta última edad, hemos regresado a la revelación principal, la revelación más importante de la Deidad en la Biblia entera: JESUS ES DIOS, EL Y EL PADRE UNO SON; HAY UN SOLO DIOS, y Su Nombre es: EL SEÑOR JESUCRISTO.
El es el Dios del Amén. El nunca cambia. Lo que El hace nunca cambia. El lo habla y así queda. El lo hace y para siempre es hecho. Nadie puede quitar o agregar a lo que El dice. Así sea.
Amén. Así sea. ¿No está Ud. contento porque sirve a este Dios? Ud. puede conocer su posición exacta con El en cualquier tiempo y todo el tiempo. El es el Amén de Dios y no cambiará.
"He aquí dice el Amén." A mí me gusta eso. Significa que lo que dice es final; que lo que El dijo a la primera, segunda y a todas las edades acerca de Su Iglesia verdadera y de la vid falsa, es exactamente la verdad y no cambiará. Significa que lo que El empezó en Génesis, lo completará en Apocalipsis. Tiene que hacerlo así porque El es el Amén. ASI SEA. Ahora podemos ver de nuevo por qué el diablo odia al Génesis y al Apocalipsis. El odia la verdad. El sabe que ésta prevalecerá. El conoce cómo será su fin; por eso lucha en contra de eso; pero nosotros estamos del lado victorioso. Nosotros (quiero decir con esto solamente los creyentes de Su Palabra) estamos al lado del Amén.
"He aquí dice el testigo fiel y verdadero." Ahora quiero mostrarle lo que veo en el pensamiento de "fiel." Ud. sabe que frecuentemente hablamos de un gran Dios que no cambia, y cuya Palabra tampoco cambia. Y cuando hablamos de El en esta manera, muchas veces obtenemos la idea de un Dios impersonal. Como un Dios que hizo todo el universo y sus leyes, y luego se alejó hasta llegar a ser un Dios impersonal. Como un Dios que hizo una vía de salvación para la humanidad perdida (esa vía siendo la cruz), y por la muerte de Cristo consumó la propiciación por nuestros pecados, y por Su resurrección nos dio una puerta abierta a Su presencia, pero luego se cruzó de brazos y se hizo a un lado. Es como si nosotros pusiésemos gran importancia en creer en El como el gran Creador, Quien habiendo creado todo, luego perdió
el interés personal en Su creación. Ahora, yo digo que así es como mucha gente es capaz de pensar; pero esos son pensamientos equivocados, porque Dios está gobernando en los asuntos de los hombres ahora mismo. El es tanto el Creador como el Sustentador.
Porque por él fueron criadas todas las cosas que están en los cielos, y que están en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue criado por él y para él.
Y él es antes de todas las cosas, y por él todas las cosas subsisten. (Colosenses 1:1617).
El es un Dios soberano. Por medio de Su propio consejo determinó el plan de Salvación de Sus escogidos, a quienes conoció anticipadamente. El Hijo murió en la cruz para establecer el medio de salvación, y el Espíritu Santo, con diligencia, ejecuta la Voluntad del Padre. El está obrando todas las cosas en este mismo momento según el propósito de Su propia Voluntad. El está en medio de todo. El está en medio de Su Iglesia. Este gran Creador, DiosSalvador, está obrando fielmente entre los Suyos en este momento como el gran Pastor de las ovejas. Su misma existencia es por causa de los Suyos. El los ama y los cuida. Su ojo está siempre sobre ellos.
Cuando la Palabra dice que "vuestra vida está escondida con Cristo en Dios," significa exactamente lo que dice. ¡ Oh, qué gozo tengo al saber que mi Dios permanece fiel! En Sí mismo es verdadero, y no miente. El es verdadero para con la Palabra, y la respaldará. El es verdadero
para con nosotros, y no perderá a ninguno, sino que nos resucitará en el día postrero. Estoy gozoso reposando en Su fidelidad.
Estando confiado de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. (Filipenses 1:6).
"El es el testigo verdadero." Ahora esta palabra "verdadero" es la misma palabra que vimos allá en Apocalipsis 3:7. Ud. recordará que no significa verdadero como en contraste con falso. Tiene un significado mucho más profundo y rico. Esta palabra expresa realización perfecta en contraste a realización parcial. En la Edad de Filadelfia, la venida del Señor estaba cerca. Cuan grande amor manifestó aquella edad para El. Me hace recordar aquellas hermosas palabras en Primera de Pedro 1:8: Al cual, no habiendo visto, le amáis; en el cual creyendo, aunque al presente no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorificado.
Nosotros también nos gozamos juntamente con ellos. No le hemos visto, pero le hemos sentido. Nosotros ahora conocemos a Dios hasta el límite de nuestros sentidos. Pero algún día será cara a cara. Eso es para esta edad. El viene al fin de esta edad. Realización parcial será hecha REALIZACION PERFECTA, REALIZACION COMPLETA. ¡Aleluya! Hemos estado mirando a través de un espejo oscuro, pero muy pronto será cara a cara. Hemos estado caminando de gloria en gloria, pero muy pronto será directamente a la gloria, y en Su Gloria brillaremos. ¡Seremos
semejantes a El, maravillosamente como El Jesús nuestro Divino Salvador! ¿No es maravilloso? Somos completos en El. Eso es correcto. El no nos miente en cuanto a eso. Pero un día seremos cambiados en los átomos. Nos vestiremos de inmortalidad. Seremos consumidos en vida.
Entonces experimentaremos REALIZACION.
"El es el testigo fiel y verdadero." Ahora pensamos en aquella palabra, "testigo." Pues, de esta palabra obtenemos la palabra "mártir." La Biblia habla de Esteban y Antipas y otros como mártires. Fueron mártires, y también fueron testigos. Jesús fue un mártir fiel. El Espíritu Santo es testigo de eso. El Espíritu da testimonio de ello. El mundo odiaba a Jesús, y hasta lo mataron, pero Dios lo amó, y El fue al Padre. La prueba de que El fue al Padre es que el Espíritu Santo vino. Si Jesús no hubiera sido recibido por el Padre, el Espíritu no hubiera venido.
Empero yo os digo la verdad: Os es necesario que yo vaya: porque si yo no fuese, el Consolador no vendría a vosotros; mas si yo fuere, os le enviaré.
Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia y de juicio.
De pecado ciertamente, por cuanto no creen en mí; Y de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; Y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo es juzgado. (Juan 16:7-11).
La presencia del Espíritu Santo en lugar de Jesús en este mundo, prueba que Jesús fue justo y que fue al Padre. Pero la Biblia también dice en Juan 14:18: No os dejaré huérfanos: vendré a vosotros.
El mandó al Consolador. El fue el Consolador. El volvió en forma de Espíritu sobre la Iglesia. El es el testigo fiel y verdadero en medio de la Iglesia; pero algún día volverá otra vez en forma de carne. Entonces probará que El es el Unico Poderoso Sabio, Cristo Jesús el Señor de la Gloria, el Testigo Fiel y Verdadero, Creador y Sustentador, Realización perfecta, el Amén de Dios.
¡Oh cuánto le amo, cuánto le adoro, Jesús el Hijo de Dios! Quiero finalizar mis pensamientos sobre esta parte del saludo con estas palabras.
Antes, Dios fiel sabe que nuestra palabra para con vosotros no es Sí y No.
Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que por nosotros ha sido entre vosotros predicado, por mí y Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Si en él.
Porque todas las promesas de Dios son en él Si, y en él Amén, por nosotros a gloria de Dios.
Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios.
El cual también nos ha sellado, y dado la prenda del Espíritu en nuestros corazones. (2 Corintios 1:18-22).
"El principio de la creación de Dios." Esto es lo que el Señor Jesús dice que El es. Pero estas palabras no significan lo que nosotros siempre hemos pensado de acuerdo con lo que hemos oído. Tomándolas así como suenan ha dado la idea a mucha gente de que Jesús fue la primera creación de Dios, dando así a entender como si El fuese algo menos que la Deidad; luego, esta primera creación creó todo el universo y su contenido; pero eso no es correcto. Ud. bien sabe que eso no concuerda con el resto de la Biblia. Las palabras son: "El es Aquel que da Principio o más bien el Autor de la creación de Dios." Ahora, ya sabemos por cierto que Jesús es Dios, Dios mismo. El es el Creador.
Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho. (Juan 1:3).
En el principio crió Dios los cielos y la tierra. (Génesis 1:1).
Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó.
(Exodo 20:11).
¿Ve Ud.? Ya no hay ninguna duda de que El es el Creador. El es el Creador de una CREACION FISICA COMPLETA.
Ciertamente ahora podemos entender el significado de estas palabras. Al tener cualquier
otra interpretación. significaría que Dios creó a Dios. ¿Cómo podría Dios ser creado cuando El mismo es el Creador? Pero ahora está aquí en medio de la Iglesia. Mientras está aquí en esta última edad, revelándonos Su Gloriosa Persona, El dice de Sí mismo que es el "Autor de la creación de Dios." Esta es otra creación. Esto tiene que ver con la Iglesia. Esta es una designación especial de Sí mismo. El es el Creador de aquella Iglesia. El Esposo Celestial creó Su propia Novia.
Como el Espíritu de Dios bajó y creó en la virgen María las células de las cuales nació Su cuerpo. Repitiendo: El creó las mismas células para aquel cuerpo en el vientre de María. No era suficiente que El Espíritu Santo simplemente diera vida a una pequeña célula humana suplida por María. Eso sería el hombre pecaminoso produciendo un cuerpo. Eso no hubiera producido el "postrer Adam" (1 Corintios 15:45). De El fue dicho: "Mas me apropiaste cuerpo." Dios proveyó aquel cuerpo; María no lo proveyó. María fue la incubadora humana que cargó aquel Ser Santo y lo trajo a nacimiento. Fue Dioshombre, tanto Dios como hombre. El fue el Hijo de Dios. Fue también de la NUEVA creación. Dios y el hombre se encontraron y se juntaron; El fue el primer Ser de esta nueva creación. El encabeza esta raza nueva.
Y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia; él que es el principio, el primogénito de los muertos, para que en todo tenga el primado. (Colosenses 1:18).
De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. (2 Corintios 5:17).
Aquí podemos ver que aunque el hombre fue de la creación antigua; ahora en unión con Cristo, ha llegado a ser la nueva creación de Dios.
Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas. (Efesios 2:10).
Y vestir el nuevo hombre que es criado conforme a Dios en justicia y en santidad de verdad. (Efesios 4:24).
Esta nueva creación no es la creación vieja hecha de nuevo; si fuera así, entonces no se podría decir que es la creación nueva. La "nueva creación" es exactamente lo que es. Es otra creación, distinta y aparte de la antigua. Ya no está obrando por medios carnales. Así fue como obró con Israel. El escogió a Abraham y también de la simiente de Abraham a través de la línea piadosa de Isaac. Pero ahora El ha decretado una creación nueva, de todo parentesco, tribu y nación. El es el primero de esta creación. El fue Dios creado en la forma de hombre. Ahora, por medio de Su Espíritu está creando muchos Hijos para Si mismo. Dios el Creador, creándose una parte de Su creación. Esta es la revelación verdadera de Dios. Este fue Su propósito. Este propósito tomó forma por medio de la elección. Por eso es que El podía ver hasta la última edad, cuando todo seria terminado, y verse a Sí mismo todavía en medio de la Iglesia como el autor de
esta nueva creación de Dios. Su poder soberano lo trajo a cumplimiento. Por Su propio decreto eligió los miembros de esta nueva creación. El los predestinó para ser adoptados hijos según el puro afecto de Su voluntad. El lo trajo a cumplimiento por medio de Su omnisciencia y Su omnipotencia. Si El no se hubiera asegurado de este detalle, ¿de qué otra manera podría saber que estaría en medio de la Iglesia recibiendo gloria de Sus hermanos? El sabia todas las cosas y obró todas las cosas según lo que sabía para que se cumpliera Su propósito y Su puro afecto.
En él digo, en quien asimismo tuvimos suerte, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad. (Efesios 1:11).
¡Aleluya! ¿No está Ud. gozoso porque pertenece al Señor? EL MENSAJE PARA LA EDAD DE LAODICEA Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente, ¡Ojalá fueses frío, ó caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; Yo te amonesto que de mi compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé pues celoso, y arrepiéntete. (Apocalipsis 3: 15-19).
¿Ha notado Ud. que el Espíritu no ha dicho una sola cosa a favor de esta edad? El hace dos acusaciones y pronuncia Su sentencia sobre ellos.
La primera acusación: Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, ó caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. (Apocalipsis 3:15-16).
Ahora vamos a considerar esto con mucho cuidado. Aquí dice que esta gente de la iglesia de la edad de Laodicea está tibia. Esta tibieza demanda un castigo de Dios. El castigo es que serán vomitados de Su boca. Aquí es donde queremos tener mucho cuidado para que no vayamos a extraviarnos como hace mucha gente. Ellos dicen imprudentemente: Dios puede vomitar a uno de Su boca, y eso prueba que no hay ninguna verdad en la doctrina de la perseverancia de los Santos.
En este punto quiero corregir su modo de pensar. Este versículo no es dado a un individuo. Es para la iglesia. El está hablando a la iglesia. Además, si Ud. sencillamente piensa en las Escrituras, recordará que en ninguna parte dice que estamos en la boca de Dios. Estamos grabados en las palmas de Sus manos. Somos cargados en Su seno. Allá en las edades no conocidas antes del tiempo, estábamos en Su mente. Estamos en Su redil, en Sus campos, pero nunca en Su boca.
¿Pero qué está en la boca del Señor? La Palabra.
Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios. (Mateo 4:4).
La Palabra debe estar en nuestras bocas también. Ahora sabemos que la Iglesia es Su cuerpo. Está aquí tomando Su lugar. ¿Qué estará en la boca de la Iglesia? LA PALABRA.
Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios... (1 Pedro 4:11).
Porque la profecía no fue en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo. (2 Pedro 1:21).
Entonces, ¿qué pasa con esta gente del último día? Se han apartado de la Palabra. Ya no tienen el fervor hacia la Palabra como antes lo tenían. Están en una condición tibia. En seguida voy a probar estas cosas.
Los Bautistas tienen sus propios credos y dogmas basados sobre la Palabra, y Ud. no los puede mover. Ellos dicen que los días apostólicos de maravillas han pasado y que no hay bautismo del Espíritu Santo después de creer. Los Metodistas dicen (basados en la misma Palabra) que no hay bautismo en agua (echando agua a uno no es bautismo) y que la santificación es el bautismo del Espíritu Santo. La Iglesia de Cristo se ocupa mayormente de bautismos regenerativos, y en la mayoría de los casos bajan al agua como pecadores secos y salen del agua
como pecadores mojados. Sin embargo, reclaman que su doctrina está en la Palabra. Uno puede recorrer la lista entera hasta llegar a los Pentecostales. ¿Tienen ellos la Palabra? Hágales la prueba de la Palabra, y verá. En casi todos los casos ellos dejan la Palabra por razón de alguna sensación.
Si uno puede producir alguna manifestación como aceite, sangre, o cualquier otra señal, la mayoría lo creerá; no importando si está en la Palabra o no. ¿Pero qué han hecho con la Palabra? La han puesto a un lado; por esa razón Dios dice: "Yo voy a estar en contra de todos Uds. Les vomitaré de mi boca. Este es el fin. En cada una de las Siete Edades yo he visto a los hombres que siempre estiman sus palabras más importantes que las mías; por esa razón al fin de esta edad, yo los voy a vomitar de mi boca. Este es el fin. En verdad voy a hablar. Sí, aquí estoy en medio de la Iglesia. El Amén de Dios, el fiel y verdadero revelándose por medio de SU PROFETA." Pero en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comenzare a tocar la trompeta, el misterio de Dios será consumado, como él lo anunció a sus siervos los profetas. (Apocalipsis 10:7).
Allí está. El está enviando un profeta vindicado, un profeta después de casi dos mil años, uno que está fuera de las organizaciones, sin educación y fuera del mundo religioso; uno que oirá solamente de Dios como Juan el Bautista y como Elías en la antigüedad; y tendrá ASI DICE EL SEÑOR, y hablará por Dios. El será la boca de Dios; y, como está declarado en Malaquías 4:6, convertirá el corazón de los hijos a los padres, rescatará a los escogidos de los últimos días, los
cuales oirán la verdad exacta por medio de este profeta vindicado; así como fue en los días de Pablo. Este restaurará la verdad así como la tuvieron los elegidos en aquel día. Estos serán los que en verdad manifestarán al Señor, y serán Su cuerpo y Su Voz, y producirán Sus obras. ¡Aleluya! ¿Lo ve Ud.? Una breve consideración de la historia de la iglesia probará cuán exacto es este pensamiento. En la Edad del Oscurantismo, la gente, casi totalmente, se había separado de la Palabra; pero Dios mandó a Lutero con la PALABRA. Los Luteranos hablaron por Dios en aquel tiempo; pero ellos se organizaron, y entonces la Palabra pura de Dios quedó perdida otra vez, porque la organización tiende a juntarse con dogmas y credos en vez de la Palabra sencilla. Ya no podían hablar por Dios. Entonces Dios mandó a Wesley, el cual fue la voz de Dios con la Palabra en su día. La gente que aceptó la revelación que Dios le dio a Wesley, llegaron a ser las cartas vivas, leídas y sabidas de todos los hombres para esa generación (2 Corintios 3:2). Cuando los Metodistas fracasaron, Dios levantó a otros, y así ha continuado a través de los años, hasta que en este último día hay otra vez una gente nueva en la tierra, quienes, bajo su mensajero, serán la voz final en la última edad.
Sí señor. La iglesia ya no es la boca de Dios; más bien es su propia boca; por esa razón Dios está en contra de ella, y la confundirá por medio del profeta y la Novia, porque la Voz de Dios estará en la Novia. Sí, aun ya está, porque dice en Apocalipsis 22:17: "Y el Espíritu y la
Esposa dicen: Ven." Una vez más el mundo oirá directamente de Dios como fue en el día de Pentecostés; pero desde luego, esta Novia de la Palabra será repudiada como sucedió en la primera edad.
Ahora, El ha clamado a esta edad: "Uds. tienen la Palabra, tienen Biblias como nunca han tenido, pero no están haciendo nada con la Palabra; excepto que la están dividiendo y haciéndola pedazos; tomando lo que quieren y dejando lo que no quieren. No tienen ningún interés en vivirla, solamente en discutirla. Quisiera más bien que fueran fríos o calientes. Si fueran fríos y la rechazaran, yo podría aguantar eso. Si fueran ardientes hasta el punto de volverse al rojo vivo como el hierro ardiente, y conocieran Su verdad y la vivieran, yo les alabaría por eso; pero cuando toman mi Palabra y no la honran, de hecho, Yo tampoco les honraré. Yo los vomitaré de mi boca porque me producen náuseas." Ahora, cualquiera sabe que el agua tibia descompone el estómago. Si Ud. necesita un vomitivo, el agua tibia es lo mejor que hay para eso. Una iglesia tibia ha causado náuseas a Dios, y El ha declarado que la vomitará. Nos hace recordar cómo se sintió El antes del diluvio.
¡Ojalá que la iglesia fuese fría o caliente! Lo más deseable es que fuese ardiente con el ardor del Evangelio. Pero no es. La sentencia ha sido decretada. Ella ya no es la voz de Dios para el mundo. Ella seguirá diciendo que es, pero Dios ha dicho lo contrario.
Dios todavía tiene una voz para la gente del mundo, así como ha dado una voz a la Novia.
Esa voz está en la Novia como ya hemos dicho, y veremos eso más adelante en una forma más detallada.
La segunda: Porque tú dices: Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. (Apocalipsis 3:17-18).
Ahora, fíjese bien en la primera frase del primer versículo: "Porque tú dices..." ¿Ve Ud.? Ellos estaban hablando. Estaban hablando como la boca de Dios. Esto prueba exactamente lo que dije que significaban los versículos 16 y 17. Pero aunque ellos lo dicen, eso no significa que es correcto. La Iglesia Católica dice que ella habla por Dios, afirmando que ella es la voz autorizada de Dios. Pero lo que yo no puedo comprender es el hecho de cómo una gente puede ser tan malvada espiritualmente. Pero ellos producen según la simiente que tienen por dentro, y nosotros ya sabemos de donde vino aquella simiente. ¿Verdad? La Iglesia de Laodicea está diciendo: "Yo soy rico y estoy enriquecido y no tengo necesidad de ninguna cosa." Esa fue la opinión de sí misma. Ella se miró a sí misma y eso fue lo
que vio. Dijo: "Soy rica," significando que ella es muy próspera en los bienes de este mundo. Ella se está jactando, no obstante lo que dice Santiago: Hermanos míos amados, oíd. ¿No ha elegido Dios los pobres de este mundo, ricos en fe, y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Mas vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los juzgados? ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros? (Santiago 2:56).
Ahora, yo no estoy diciendo con esto que una persona rica no puede ser espiritual, pero todos sabemos que la Palabra dice que muy pocos ricos lo son. Son los pobres que predominan en el cuerpo de la Iglesia verdadera. Ahora, si la iglesia llega a una condición muy próspera, entonces sabemos una sola cosa: ¡"Ichabod" ha sido escrito sobre sus puertas! Ud. no puede negar eso porque es la Palabra.
Ahora, en cuanto a riquezas en la iglesia, nunca jamás ha habido tal grado de prosperidad como lo hay ahora. Los santuarios hermosos abundan más que nunca. Los diferentes grupos contienden entre sí para ver quién puede construir el edificio más grande y más hermoso. Edifican centros de educación valorados en millones y millones; y aquellos edificios solamente se utilizan una o dos horas a la semana. Ahora, eso no sería una cosa tan terrible; lo peor es que ellos
esperan que este tiempo tan corto que los niños dedican al estudio de la Palabra en el plantel de educación, va a tomar el lugar de las horas de estudio que se deben recibir en el hogar.
El dinero ha caído en manos de la iglesia tan abundantemente que diferentes denominaciones son dueñas de bonos y mercancías disponibles, fábricas, pozos de petróleo y compañías de seguros. Han puesto mucho dinero en fondos de bienestar y retiro. Ahora, esto suena muy bien, pero ha llegado a ser una especie de trampa para los ministros, porque si ellos deciden salirse de su grupo para buscar más luz o más amor de Dios, pierden su pensión de retiro.
La mayoría no pueden aguantar tal pérdida y se quedan con sus grupos bajo esa presión.
No olvide que esta es la última edad. Sabemos que esta es la última Edad porque Israel ha vuelto a la Palestina. Si nosotros creemos que El en verdad viene, entonces tiene que haber algo errado con aquellos que están construyendo tan extensamente. Le hace a uno pensar que esta gente tiene el propósito de quedarse aquí para siempre, o que la venida de Jesús está todavía a centenares de años en el futuro.
¿Sabe Ud. que hoy día la religión es conocida como negocio próspero? Es un hecho conocido que están colocando gerentes de negocios en las iglesias para hacerse cargo de las finanzas. ¿Es esto lo que desea Dios? ¿No nos enseña Su Palabra en los Hechos, que siete hombres llenos del Espíritu Santo y de fe sirvieron al Señor en asuntos de negocio? Ciertamente podemos ver por qué dijo Dios: "Tú dices que eres rico; pero yo digo que no es así."
Hay programas radiales, programas en la televisión y numerosos esfuerzos de la iglesia que están costando millones de dólares. El dinero cae en las manos de la iglesia en abundancia, y los miembros aumentan juntamente con el dinero; sin embargo la obra no es hecha con la eficacia y los resultados como cuando no hubo dinero, y los hombres confiaban completamente en la habilidad que les había sido concedida por el Espíritu Santo.
Hoy día, en el sistema religioso, hay pastores asalariados, copastores asalariados, ministros de música y de educación asalariados, coros asalariados, conserjes asalariados, programas, diversiones, etc., y todo esto cuesta enormes cantidades; pero por todo eso, el poder está disminuyendo. Sí, la iglesia es rica, pero el poder está ausente. Dios obra por medio de Su Espíritu, no por medio de la cantidad de dinero o el número de dones que hay en la iglesia.
Ahora quiero mostrarles cuan diabólica ha llegado a ser esta urgencia para obtener dinero.
Las iglesias se han esforzado en gran manera para obtener más y más miembros, especialmente entre la gente más próspera. Por dondequiera se halla fervor para hacer la religión tan atractiva y encantadora de modo que los ricos y los educados y todos los que tienen prestigio mundano, entren y sean activos en la iglesia. ¿No pueden entender ellos que si las riquezas determinan la espiritualidad, entonces el mundo ya tendría a Dios, por cierto la plenitud de Dios, y la iglesia no tendría nada?
"Porque tú dices: estoy enriquecido." Esto quiere decir literalmente: "Tengo riquezas espirituales." Esto parece ser el Milenio con las calles de oro y la presencia de Dios; pero tengo dudas que esto sea así. ¿Está la iglesia verdaderamente próspera en las cosas espirituales? Examinemos esta jactancia de la iglesia del siglo veinte (Laodicea), a la luz de la Palabra.
Si la iglesia en verdad fuese rica espiritualmente, se sentiría su influencia en la vida del pueblo, pero ¿qué clase de vida están viviendo estos a sí mismos llamados "hombres espirituales" e influyentes del pueblo? Allá en los suburbios, en los barrios de gran comodidad económica, abunda esta costumbre de prestar la esposa al vecino, abunda la prostitución; grupos de jóvenes entran a una casa donde están celebrando alguna fiesta y destruyen los muebles, etc., causando enormes daños. La inmoralidad ha subido a un nuevo nivel en actos sexuales promiscuos (contra natura), dedicación a los narcóticos, garitear (azar), robos y toda clase de maldad. Y la iglesia sigue diciendo cuán buena es esta generación, cuán llenas están las iglesias, y aun cuán maravillosa es la obra misionera entre los indígenas. La iglesia ha entregado la gente a los doctores, especialmente a los psiquiatras. Yo no puedo entender como ella puede andar charlando, y ser rica espiritualmente. No es cierto. Ellos están arruinados (en quiebra) y no lo saben.
Fíjese bien en su alrededor. Examine la gente cuando pasa frente a Ud. En las multitudes
que Ud. ve, ¿puede distinguir a los que tienen apariencia de Cristianos? Fíjese cómo se visten, cómo se portan, oiga cómo hablan, fíjese a dónde van. Ciertamente debería haber algún porcentaje de evidencia verdadera del nuevo nacimiento entre todos aquellos que vemos pasar, pero son muy pocos. Sin embargo, hoy día las iglesias fundamentales nos están diciendo que millones están aceptando a Cristo, y aun son llenos del Espíritu. ¿Llenos del Espíritu? ¿Puede Ud.
llamar llenas del Espíritu a mujeres que salen con el cabello cortado, con pantalones de hombre y pantalones cortos, y demás inmundicias, todas pintadas como Jezabel? Si estas personas son ataviadas en hábitos honestos (Primera de Timoteo 2:9) como conviene a mujeres Cristianas, ¡qué cosa seria ver una demostración de indecencia! Ahora yo sé que las mujeres no establecen las modas. Hollywood hace eso. Pero escúchenme, damas: todavía venden telas y máquinas de coser. Uds. no tienen que comprar los vestidos que venden en las tiendas y luego usar eso como pretexto. Esto a que estamos entrando es un asunto gravemente serio. ¿No ha leído Ud. en la Escritura que cuando un hombre mira a una mujer para codiciarla ya adulteró con ella en su corazón? ¿Y qué tal si Ud. se viste de tal manera para causar eso? Entonces Ud. es la compañera de él en el pecado, aunque Ud. esté absolutamente ignorante del asunto, siendo una virgen completamente libre de tales deseos; sin embargo, Dios la hará responsable, y Ud. será juzgada.
Ahora, yo sé que a Uds. las damas, no les gusta esta clase de predicación, pero hermana,
Ud. está completamente equivocada en lo que está haciendo. La Biblia le prohíbe cortarse el cabello. Dios dio el cabello como cobertura (I Corintios 11). El mandó que Ud. usara el cabello largo. Es su gloria. Cuando Ud. se cortó el cabello, dio a conocer con eso que dejó de estar bajo la potestad de su esposo. Como Eva, Ud. salió y se fue por su propia cuenta. Obtuvo el voto. Se apoderó del empleo del hombre. Dejó su posición de mujer. Ud. debe arrepentirse y volver a Dios. Y como si todo esto no fuera suficiente mal, muchas de Uds. fueron de la idea y la opinión de que podían invadir los púlpitos y las oficinas de las iglesias; cargos que Dios reservó para hombres y solamente para hombres. Oh, allí di en un punto muy delicado, ¿verdad? Pues muéstreme una sola Escritura en la Biblia, donde Dios ordenó a una mujer que predicara o que tomara una posición de autoridad sobre el hombre, y entonces yo le pediré a Ud. que me perdone por lo que he dicho. Pero Ud. no puede hallar error en lo que he dicho.
Estas palabras son correctas porque me mantengo con la Palabra y en la Palabra. Si Ud.
fuera rico espiritualmente, sabría que eso es correcto. No hay nada verdadero, sino la Palabra de Dios. Pablo dijo: Porque no permito a la mujer enseñar, ni tomar autoridad sobre el hombre, sino estar en silencio. (1Timoteo 2:12).
De ninguna manera le es posible a Ud. identificarse en uno de los ministerios de Efesios 4:11, y a la vez no tomar autoridad sobre los hombres. Hermana, le conviene que escuche la
Palabra. No fue el Espíritu de Dios manifestado en una vida llena del Espíritu, quien le dijo a Ud.
que fuera a predicar, porque el Espíritu y la Palabra son UNO. Ambos dicen la misma cosa.
Alguien erró... Alguien fue engañado. Despierte antes de que sea demasiado tarde. Satanás engañó a Eva, su madre; ahora está engañando a las hijas. Que Dios le ayude.
"No tengo necesidad de ninguna cosa." Ahora, cuando alguien dice: "No tengo necesidad de ninguna cosa," podría significar con eso que lo tiene todo, o también: "no quiero más porque estoy lleno." Uno puede expresar esta idea de cualquier manera y el resultado es el mismo: que la iglesia está complacida. Está satisfecha con lo que tiene. O piensa que lo tiene todo, o que tiene suficiente. Y eso es exactamente lo que hallamos hoy día. ¿Cuál de las denominaciones no está afirmando que ELLA SOLAMENTE tiene la revelación y el poder y la verdad? Escuche a los Bautistas, y ellos lo tienen todo; escuche a los Metodistas, ellos también lo tienen todo; escuche a la Iglesia de Cristo, y todos, menos ellos están en error; escuche a los Pentecostales, y ellos tienen la plenitud de la plenitud. Ahora, ellos saben que yo estoy diciendo la verdad, porque ninguno de sus manuales dice lo contrario. Lo escribieron todo tan elocuentemente, y firmaron sus nombres y lo concluyeron. Según ellos, Dios no tiene más. Y hay aquellos que no quieren más. Ellos no creen en sanidad y no la desean, aunque está en la Palabra. Hay aquellos que no aceptarían el Espíritu Santo aun si Dios abriera los Cielos y les mostrara una señal.
Ahora, todos están diciendo y están tratando de probar que lo tienen todo, o que tienen suficiente. Pero ¿es eso la verdad? Compare esta iglesia del siglo veinte con aquella del primer siglo. Hágalo. ¿Dónde está el poder? ¿Dónde está el amor? ¿Dónde está la iglesia purificada que resistió el pecado y que caminó con fe hacia Jesús? ¿Dónde está la unidad? Ud. no lo puede hallar.
Si esta iglesia tiene todo lo que necesita, entonces ¿por qué estaban clamando y rogando por más de Dios en el Libro de los Hechos como si no lo tenían todo, y sin embargo, tenían mucho más de lo que tienen hoy? EL DIAGNOSTICO DE DIOS Lo que Dios vio fue completamente diferente a lo que ellos dijeron que vieron. Ellos dijeron que estaban enriquecidos en bienes materiales y ricos espiritualmente; habían llegado a la meta; no tenían necesidad de ninguna cosa; pero Dios los vio de otra manera. El dijo: "Uds. no lo saben, pero son unos cuitados, miserables, pobres, ciegos, y desnudos." Cuando una gente se encuentra en esta condición, especialmente desnudo y no lo sabe, tiene que haber algo radicalmente equivocado, seguramente algo debe estar sucediendo. ¿No será que Dios les ha cegado los ojos como hizo con los judíos? ¿Estará volviendo el Evangelio a los judíos? ¿Estará repitiéndose la historia? Yo creo que sí.
Dios dice que la iglesia de Laodicea es "cuitada". Esta palabra viene de dos palabras griegas que significan "aguantar" y "prueba". Y esto no tiene nada que ver con las pruebas que
llegan a un verdadero Cristiano, porque Dios hablando de un Cristiano en tiempo de prueba, dice que es "bienaventurado," y su disposición es gozo, mientras que esta definición es expresada como "cuitado y miserable." ¡Cuán raro en esta edad de abundancia, en esta edad de progreso! ¿Cómo puede haber pruebas? Pues en verdad es raro; pero en esta edad de abundancia y oportunidad, cuando todos tienen tanto y hay tanto más para obtener todavía, y con todas las maquinal que hacen el trabajo para nosotros, y tantas cosas para divertimos y darnos placer, hallamos a las enfermedades mentales apoderándose de tanta gente hasta el punto donde la nación está alarmada. Cuando todos debieran estar contentos, no teniendo en verdad nada por lo cual estar tristes, millones y millones están tomando sedantes (calmantes) al acostarse en la noche, y al levantarse en la mañana, toman medicina para aumentar el ánimo; corriendo frecuentemente para ver al médico, están entrando a las instituciones mentales, y tratan de ahogar con el alcohol temores que ni aun conocen.
Sí, esta edad se jacta de sus enormes almacenes de bienes mundanos, pero la gente es la más infeliz de todas las edades del mundo. Esta edad se jacta de sus logros espirituales, pero la gente de esta edad tiene menos confianza en sí misma que en cualquier otra edad. Esta edad se jacta de que tiene mejores valores morales y es la más corrupta que cualquiera otra edad desde el diluvio. En esta edad hablan del conocimiento y de la ciencia, pero están perdiendo la batalla por
todos lados, porque la mente, el espíritu y el alma humana no pueden comprender ni quedarse al tanto de todos los cambios que han venido sobre la tierra. En una sola generación hemos recorrido desde la edad del caballo hasta la edad del espacio; y esto nos pone orgullosos, pero por dentro está una caverna oscura y vacía clamando en tormento; y sin razón conocida, el corazón del hombre está fallando por el temor, y el mundo está tan oscurecido que esta edad bien pudiera llamarse la edad de los neuróticos. Esta edad se jacta, pero no puede respaldar sus jactancias.
Claman "paz", pero no hay paz. Dicen que tienen abundancia de todas las cosas, pero siguen ardiendo con el deseo de obtener como un fuego que nunca se satisface. "No hay paz, dijo mi Dios, para los impíos." (Isaías 57:21).
"Son miserables." Eso quiere decir que son dignos de lástima. ¿Dignos de lástima? Ellos desprecian la lástima. Están llenos de orgullo. Hacen gala de lo que tienen; pero lo que tienen no permanecerá a través de la prueba del tiempo. Han edificado sobre la arena movediza en vez de edificar sobre la piedra de la revelación de la Palabra de Dios. El terremoto viene muy pronto.
Dentro de poco tiempo vendrán las tempestades de la ira de Dios en juicio. Entonces viene destrucción súbita, y a pesar de todas sus preparaciones carnales, todavía no están de ninguna manera preparados para lo que viene sobre la tierra. Hay quienes a pesar de todos sus esfuerzos carnales, están en realidad en oposición a sí mismos, y no lo saben.
Esta gente que está en este movimiento ecuménico de estos últimos días, son dignos de
lástima porque ellos dicen que es de Dios, cuando es nada menos que el movimiento de Satanás.
Tengamos lástima de aquellos que no conocen que la organización es maldición. Tengamos lástima de aquellos que tienen tantas iglesias hermosas, hogares tan hermosos para los pastores, coros tan perfectamente entrenados, tan grandes manifestaciones de riquezas, y una forma de adoración tan serena y reverente. Tenga lástima de ellos, no envidia. Volvamos a los edificios despreciados, a los lugares sin mucha luz, a los sótanos; volvamos a como fue cuando teníamos más de Dios y menos del mundo. Tenga lástima de aquellos que hacen sus enormes jactancias, y hablan de sus dones. Tenga compasión de ellos como objetos de lástima, porque muy pronto serán objetos de ira.
"Son pobres." Desde luego, eso quiere decir pobres espiritualmente. La señal de esta edad, cuando vaya terminando, es de iglesias más grandes y más cómodas, con más gente, y con más manifestaciones de lo que se suponen que son demostraciones del Espíritu Santo; pero estos altares llenos de gente, con los dones del Espíritu en operación, con asistencia tan numerosa, y todas estas demás cosas, no son de Dios, porque aquellos que vienen al altar, rara vez se quedan para continuar con Dios, y cuando se ha terminado la campaña, ¿dónde están todos aquellos que llenaron los pasillos para llegar al altar? Oyeron a un hombre, escucharon una oración, entraron a la red, pero no eran peces; porque siendo como la tortuga, se arrastraron de nuevo a sus propias aguas.
Luego hay todo esto que ha sido dicho acerca de las lenguas, que se suponen que es la evidencia del Bautismo del Espíritu Santo, y la gente cree que está en un gran avivamiento. El avivamiento ha terminado. América del Norte tuvo su última oportunidad en 1957. Ahora, las lenguas son la señal de Dios de un desastre inminente, así como fueron cuando aparecieron sobre la pared en la fiesta de Belsasar. En los últimos días muchos van a venir y decir: "Señor, Señor.
¿no hemos hecho muchas obras maravillosas en Tu nombre, aun hasta hemos echado fuera demonios? Entonces El dirá: Nunca os conocí. Apartaos de mí, obradores de iniquidad." (Mateo 7:22-23).
Jesús dijo que eran obradores de iniquidad; Sin embargo, fíjese Ud. en un hombre que venga a orar por los enfermos, que haga aparecer aceite y sangre en la congregación, que profetice y demás cosas sobrenaturales; la gente lo respaldará y afirmará que es del Señor; aunque esté haciendo un negocio próspero de la religión, y esté viviendo en pecado. La única respuesta que tiene es aquella respuesta completamente lejos de las Escrituras: "Pues, por cuanto obtiene resultados, tiene que ser de Dios." ¡Cuán terrible! En verdad, cuán pobre es esta edad en cuanto al Espíritu de Dios, y ni aun lo saben.
"Estás ciego y desnudo." Ahora, esto en verdad es una condición desesperada. ¿Cómo puede uno estar ciego y desnudo y no saberlo? Sin embargo, aquí dice que están ciegos y
desnudos y no lo pueden percibir. La explicación es que están ciegos y desnudos espiritualmente.
¿Se acuerda Ud. de aquella ocasión cuando Eliseo y Giesi estaban cercados por el ejército de los Sirios? (Segunda de Reyes 6). Ud. también recordará que Eliseo los hirió con ceguedad por medio del poder de Dios; Sin embargo, sus ojos estaban abiertos y podían ver adonde iban. La ceguedad era algo raro por el hecho de que podían ver ciertas cosas, pero no podían ver otras; como por ejemplo: a Eliseo, a su criado y al ejército de Israel. Lo que este ejército podía ver, de nada le servía. Lo que no podían ver, causó su cautividad. Ahora, ¿qué significa esto para nosotros? Significa exactamente lo que significó allá en el ministerio terreno de Jesús. El trató de enseñarles la Verdad, pero ellos no la escucharon.
Y ciertos de los Fariseos que estaban con él oyeron esto, y dijéronle: ¿Somos nosotros también ciegos? Díjoles Jesús: Si fuerais ciegos, no tuvierais pecado: mas ahora porque decís, vemos, por tanto vuestro pecado permanece. (Juan 9:40-41).
La disposición de esta edad es exactamente lo que fue en aquel día. La gente tiene todo, saben todo; no se les puede enseñar nada. Si un hombre ve una verdad en la Palabra y lo trata de explicar a otro que tiene un punto de vista opuesto, el oyente no escucha para aprender, sino para contradecir lo que el otro le dice. Ahora yo quiero hacer una pregunta sincera. ¿Puede una Escritura combatir a otra? ¿Puede contradecirse la Biblia? ¿Pueden haber dos doctrinas
verdaderas en la Palabra que se contradigan o que se opongan una a la otra? NO. NO PUEDE SER ASI. Sin embargo, ¿cuánta gente que se dice ser de Dios, tiene sus ojos abiertos a esta verdad? Ni siquiera el uno por ciento, según yo sé. Han aprendido que TODA Escritura es dada por Dios y que TODA Escritura es útil para doctrinar, para redargüir, para corregir, etc. Si así es dada toda Escritura, entonces cada versículo armonizará cuando sea la oportunidad. Pero ¿cuántos creen en predestinación para elección, y reprobación para destrucción? Aquellos que no creen así, ¿escucharán? No. Sin embargo, ambas doctrinas están en la Palabra, y nada lo puede cambiar; pero para aprender acerca de estas cosas y reconciliar la verdad de estas doctrinas con otras verdades que parece que están opuestas, ellos no tomaran el tiempo para eso; más bien ellos se tapan los oídos y crujen los dientes, y en el fin salen perdiendo. Al fin de esta edad vendrá un profeta, pero ellos estarán cegados a todo lo que él hace y dice. Están tan seguros de que están correctos, y en su ceguedad perderán todo.
Ahora, Dios dice que están desnudos como también ciegos. No me puedo imaginar nada más trágico que un hombre que está ciego y desnudo y no lo sabe. La única explicación es que están fuera de sí. Ya está profundamente en un estado de demencia. Ha perdido sus facultades, y ha entrado en amnesia espiritual. ¿Qué más puede significar? ¿Puede significar que el Espíritu Santo ha levantado Su vuelo de esta iglesia del último día? ¿Puede significar que los hombres han
puesto a Dios fuera de sus mentes hasta tal grado que está sucediendo como está escrito en Romanos? Y como a ellos no les pareció tener a Dios en su noticia, Dios los entregó a una mente depravada, para hacer lo que no conviene. (Romanos 1:28).
Seguramente parece que algo como esto ha sucedido. Aquí está una gente que dice que son de Dios y que conocen a Dios y que tienen el Espíritu Santo; sin embargo son ciegos y desnudos y no lo saben. Ellos ya están ENGAÑADOS. TIENEN EL ESPIRITU CONTRARIO.
LOS ESCOGIDOS NO PUEDEN SER ENGAÑADOS, PERO ES EVIDENTE QUE ESTOS SI ESTAN ENGAÑADOS. Estos son aquellos que han sido cegados porque rechazaron la Palabra de Dios; se han desnudado dejando el cuidado y la protección de Dios por tratar de edificar su propio camino de salvación, su propia torre de Babel, por medio de sus organizaciones. Mientras ellos forman sus asambleas generales, sus concilios, etc., ante sus propios ojos parecen estar hermosamente vestidos; pero ahora Dios les está quitando todo, y están desnudos, porque estas organizaciones solamente los han conducido al campo del anticristo, campo de la cizaña, donde serán juntados y quemados. En verdad son objeto de lástima. Sí, sin hacer caso a los avisos, súplicas, y lástima, ellos continúan precipitadamente en su camino a la destrucción, rechazando furiosamente todo esfuerzo de salvación. En verdad son miserables y no lo saben. Endurecidos y sin esperanza, se glorían en lo que realmente es para vergüenza. Abiertamente opuestos a la
Palabra; sin embargo algún día serán juzgados por la Palabra y pagarán el precio de Sus terribles acusaciones.
EL ULTIMO CONSEJO DE LAS EDADES Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues celoso, y arrepiéntete. (Apocalipsis 3: 18-19).
El consejo de Dios es breve y comprensivo. El dirige esta iglesia del último día a una sola esperanza. Esa esperanza es El mismo. El dice, "Ven a mí y comprad." Es evidente por esta frase, "de mí compres," que la iglesia de Laodicea no está tratando con Jesús la obtención de los productos espirituales del Reino de Dios. Sus negociaciones no pueden ser espirituales. Ellos piensan que sí son, pero no es así, porque las obras manifestadas entre ellos de ninguna manera son como dice Pablo: Porque Dios es el que en vosotros obra así el querer como el hacer, por su buena voluntad. (Filipenses 2:13).
242 Entonces, ¿qué pues con todas estas iglesias, escuelas, hospitales, empresas misioneras,
etc.? Dios no está en esas cosas, por tanto son de simiente y espíritu denominacional, y no de la Simiente y del Espíritu de Dios.
"Yo te amonesto que de Mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico." Ahora, esta gente tenía bastante oro, pero era de una clase contraria. Era aquel oro que compraba la vida de los hombres y la destruía. Era el oro que torcía y deformaba el carácter humano, porque su amor es la raíz de toda maldad.
Y después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria.
Y clamó con fortaleza en alta voz, diciendo: Caída es, caída es la grande Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas aves sucias y aborrecibles.
Porque todas las gentes han bebido del vino del furor de su fornicación; y los reyes de la tierra han fornicado con ella, y los mercaderes de la tierra se han enriquecido de la potencia de sus deleites.
Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas.
Porque sus pecados han llegado hasta el cielo, y Dios se ha acordado de sus maldades.
Tornadle a dar como ella os ha dado, y pagadle al doble según sus obras; en el cáliz que
ella os dio a beber, dadle a beber doblado.
Cuanto ella se ha glorificado, y ha estado en deleites, tanto dadle de tormento y llanto; porque dice en su corazón: Yo estoy sentada reina, y no soy viuda, y no veré llanto.
Por lo cual en un día vendrán sus plagas, muerte, llanto y hambre, y será quemada con fuego; porque el Señor Dios es fuerte, que la juzgará.
Y llorarán y se lamentarán sobre ella los reyes de la tierra, los cuales han fornicado con ella y han vivido en deleites, cuando ellos vieren el humo de su incendio.
Estando lejos por el temor de su tormento; diciendo: ¡Ay, ay, de aquella gran ciudad de Babilonia, aquella fuerte ciudad, porque en una hora vino tu juicio! Y los mercaderes de la tierra lloran y se lamentan sobre ella, porque ninguna compra más sus mercaderías: Mercaderías de oro, y de plata, y de piedras preciosas, y de margaritas, y de lino fino, y de escarlata, y de seda y de grana, y de toda madera olorosa, y de todo vaso de marfil, y de todo vaso de madera preciosa, y de cobre, y de hierro, y de mármol; Y canela, y olores, y ungüentos, y de incienso, y de vino, y de aceite; y flor de harina y trigo, y de bestias, y de ovejas, y de caballos, y de carros, y de siervos, y de almas de hombres.
Y los frutos del deseo de tu alma se apartaron de ti; y todas las cosas gruesas y excelentes te han faltado, y nunca más las hallarás. (Apocalipsis 18:114).
Esto es exactamente las iglesias organizadas del último día, porque dice en el versículo cuatro: "Salid de ella, pueblo mío." El rapto todavía no ha tomado lugar. La Novia todavía estará sobre la tierra cuando existan estas condiciones en esta iglesia falsa y rica.
Pero hay un oro de Dios.
Para que la prueba de vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual perece, bien que sea probado con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra, cuando Jesucristo fuere manifestado. (1Pedro 1:7).
El oro de Dios es un carácter semejante al de Cristo, el cual es producido en el horno ardiente de aflicción. Este es el oro propio.
¿Pero qué clase de oro tiene la iglesia hoy día? Solamente tiene el oro mundano que perece. Está rica y condescendiente. Ella ha hecho que la opulencia sea el mayor criterio de espiritualidad. La evidencia de la bendición de Dios y la exactitud de la doctrina, etc., está basada en el número de gente rica que está envuelta en el asunto.
"Más vale que vengas antes de que sea demasiado tarde", dice el Señor, "Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico." ¿Estamos viendo el significado? Escúcheme: "Llegamos al mundo desnudos (físicamente), pero no saldremos del mundo desnudos (espiritualmente)." No señor, nos vamos a llevar algo, y ese algo, es todo lo que
podemos llevar; ni más ni menos. Entonces nos conviene tomar mucho cuidado de llevarnos algo que nos haga justos ante Dios. ¿Qué nos llevaremos? Hermanos, nos llevaremos nuestro CARACTER. Ahora, ¿qué clase de carácter se llevará Ud.? ¿Será como el de Aquel, cuyo carácter fue formado por medio del sufrimiento en el horno ardiente de aflicción, o será un producto de la blandura de esta gente sin carácter de Laodicea? La respuesta está en cada uno individualmente, porque en aquel día cada hombre llevará su propia carga.
Ahora, yo dije que la ciudad de Laodicea era una ciudad muy próspera. Allí fabricaban monedas de oro con inscripciones por los dos lados. Monedas de oro caracterizaban la edad, y consecuentemente existía un comercio muy próspero. Hoy día también tenemos la moneda de oro de dos lados. Nos compramos la entrada y también la salida. En la iglesia tratamos de hacer la misma cosa. Nos compramos la purgación de los pecados y también nos compramos la entrada al Cielo o cuando menos así decimos; pero Dios no dice así.
La iglesia tiene riquezas tan fenomenales que en cualquier tiempo dado, ella puede tomar el mando completo del sistema mundial del comercio; y por cierto, uno de los directores en el Concilio Mundial de Iglesias ha profetizado abiertamente que la iglesia en un futuro cercano debe, puede, y en verdad hará eso. Pero su torre de Babel de oro caerá. Solamente permanecerá el oro que es afinado en el fuego.
Y a través de las edades, así ha hecho la iglesia. Ella ha dejado la Palabra de Dios y ha tomado sus propios credos y dogmas; se ha organizado y se ha unido al mundo.
Consecuentemente ella está desnuda y Dios está juzgando su lascivia. La única manera como ella puede escapar de esta situación tan horrorosa, es obedeciendo al Señor y regresando a Su Palabra.
Salid de ella, pueblo mío. (Apocalipsis 18:4).
No os juntéis en yugo con los infieles: porque ¿qué compañía tiene la justicia con la injusticia? ¿y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿o qué parte el fiel con el infiel? ¿Y qué concierto el templo de Dios con los ídolos? porque vosotros sois templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré en ellos; y seré el Dios de ellos, y ellos serán mi pueblo.
Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor; y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré.
Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. (2 Corintios 6:14-18).
Las vestiduras empleadas para cubrir la desnudez, tienen un precio, el precio de la
separación.
"Y unge tus ojos con colirio, para que veas." El no dice que uno tiene que comprar este colirio. No señor. El Espíritu Santo no tiene precio.
Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, ó por el oír de la fe? (Gálatas 3:2).
Sin el Bautismo del Espíritu Santo, Ud. nunca podrá tener sus ojos abiertos a una verdadera revelación espiritual de la Palabra. Un hombre sin el Espíritu está ciego a Dios y Su Verdad.
Cuando pienso en este colirio abriendo los ojos del pueblo, me hace recordar los días cuando yo era un niñito y vivíamos en Kentucky. Mi hermano y yo dormíamos en el desván (una especie de segundo piso) sobre un colchón hecho de paja. Las rendijas en la casa permitían que pasara el aire. A veces en el invierno la temperatura bajaba demasiado, y nosotros despertábamos en la madrugada con un resfriado en los ojos y tanto era que los ojos los teníamos completamente cerrados por la inflamación. Llorábamos por nuestra madre y al rato ella subía con un poco de una grasa caliente que ella hacía y nos limpiaba aquella cosa de los ojos, y entonces podíamos ver. Ha habido unos vientos muy fríos que han pasado por la iglesia en esta generación, y temo que sus ojos se han congelado y ella está ciega a las cosas que Dios tiene para ella. Ella necesita del aceite caliente del Espíritu de Dios para abrir sus ojos. A menos que ella reciba el Espíritu de Dios,
continuará sustituyendo el poder por programas, sustituyendo la Palabra por credos. Para valorar el éxito de su obra, ella cuenta los números en vez de buscar el fruto. Los doctores de la teología han cerrado la puerta que conduce a la fe y prohíben la entrada a todo el mundo. Ni entran, ni permiten que otros entren. Su teología sale de un libro de psicología escrito por un incrédulo. Hay un libro de psicología, uno que todos necesitamos: La Santa Biblia. Es escrito por Dios y contiene la psicología de Dios. Ud. no necesita que ningún doctor se lo explique. Reciba Ud. el Espíritu Santo y deje que El le explique Su Palabra. El lo escribió y El le puede decir lo que el Libro contiene y lo que significa.
Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oreja oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman.
Empero Dios nos lo reveló a nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado; Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente.
Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie.
Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿quién le instruyó? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. (1 Corintios 2:9-16).
Ahora, si todas las cosas en contra de las cuales el Espíritu nos esta amonestando, están presentes en esta edad, entonces necesitamos que alguien llegue a la escena como hizo Juan el Bautista, para retar a la iglesia como jamás ha sido retada. Y eso es exactamente lo que está viniendo a nuestra edad. Otro Juan el Bautista viene y él clamará exactamente como lo hizo el primer precursor. Y sabemos que eso es así porque el siguiente versículo dice: Yo reprendo y castigo a todos los que amo: sé pues celoso, y arrepiéntete. (Apocalipsis 3:19).
Este es el mismo Mensaje que predicó Juan mientras clamaba en aquel desierto religioso de fariseos, saduceos y paganos: "¡ARREPIENTANSE!" En aquel día no había otro remedio, tampoco hay otro remedio hoy. En aquel día no había otra manera para volver a Dios, y tampoco hay otra manera hoy. La única manera es: ARREPIENTANSE, cambien sus mentes, den la media vuelta. ARREPIENTANSE pues, ¿por qué moriréis?
Ahora examinemos esta frase: "a todos los que amo." En el griego el énfasis está sobre la palabra AMO. El no dice como muchos sienten que El debe decir: "a todos los que me aman." No señor. No debemos hacer que en este versículo Jesús sea el objeto del amor humano. ¡De ninguna manera! Son los "muchos" quienes son los amados de Dios. Lo que se está considerando aquí es su amor, no el de nosotros. Una vez más nos hallamos gloriándonos en Su salvación, en Su propósito, y en Su plan; y somos confirmados aun más fuertemente en la verdad de la doctrina de la Soberanía de Dios; así como dice en Romanos 9:13: "A Jacob amé." Ahora, ¿se puede sacar de esto que El amó a "todos," y que ahora está en un estado de satisfacción esperando el amor de aquellos que no se han acercado a El? Esto de ninguna manera puede ser cierto, porque también declaró en Romanos 9:13: "mas a Esaú aborrecí." Y en el versículo once, el Espíritu dice claramente: Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección, no por las obras sino por el que llama, permaneciese.
(Romanos 9:11).
Este amor es "Amor Electivo." Es, mejor dicho, Su amor para Sus elegidos. Y Su amor para con ellos es a parte del mérito humano, porque dice que el propósito de Dios está en la elección, lo cual está exactamente opuesto a la obra o cualquier cosa que el hombre tiene en sí.
Porque antes de que hubiesen nacido los niños, EL YA había dicho, "A Jacob amé, mas a Esaú
aborrecí".
Ahora, El dice a los Suyos: "Yo reprendo y castigo a todos los que amo." Reprender es culpar. Culpar es "exponer con el fin de corregir." Castigar no quiere decir afligir, sino que más bien significa, "disciplinar con el fin de mejorar la enmienda del sujeto." Esto es exactamente lo que hallamos en las Escrituras: Y estáis ya olvidados de la exhortación que como con hijos habla con vosotros, diciendo: Hijo mío, no menosprecies el castigo del Señor, ni desmayes cuando eres de él reprendido.
Porque el Señor al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo.
Si sufrís el castigo, Dios se os presenta como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no castiga? Mas si estáis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos.
Por otra parte, tuvimos por castigadores a los padres de nuestra carne, y los reverenciábamos, ¿por qué no obedeceremos mucho mejor al Padre de los espíritus, y viviremos? Y aquellos, a la verdad, por pocos días nos castigaban como a ellos les parecía, mas éste para lo que nos es provechoso, para que recibamos su santificación.
Es verdad que ningún castigo al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; mas después da fruto apacible de justicia a los que en él son ejercitados. (Hebreos 12:5-11).
Aquí vemos el amor de Dios. En amor, El deseaba una familia de hijos; hijos que se parecieran a El. Ante El está toda la humanidad como una sola masa de barro. De esta misma masa de barro, El hará vasos para honra y vasos para deshonra. La elección será Su propia elección. Entonces aquellos seres escogidos, nacidos de Su Espíritu, serán entrenados para ser conformes a Su imagen en su modo de vivir. El reprende con toda tolerancia, benignidad y misericordia. El castiga con Sus manos heridas de clavos. A veces este Alfarero tiene que tomar el vaso con el cual está trabajando y quebrarlo completamente para así reconstruirlo exactamente como El lo desea. PERO ES EN AMOR. ESO ES SU AMOR. NO HAY Y NO PUEDE HABER OTRA MANERA PARA MOSTRAR SU AMOR.
Oh, manada pequeña, no tengas temor. Esta edad se está terminando rápidamente, y cuando ya esté para terminarse, aquella cizaña será juntada; y como un cordón de tres dobleces, no se romperá fácilmente; ellos tendrán una tremenda fuerza de tres partes: poder político, físico y espiritual (de Satanás); y ellos tratarán de destruir a la Novia de Cristo. Ella sufrirá pero perseverará. No tenga Ud. temor de aquellas cosas que vendrán sobre la tierra, porque: ...como había amado a los suyos Que estaban en el mundo, amólos hasta el fin. (Juan 13:1).
"Sé pues celoso, y arrepiéntete." Ahora, esta iglesia falsa tiene celo (fervor). Su celo ha sido literalmente como el de los judíos, "El celo de tu casa me comió" (Juan 2:17). Pero es un celo opuesto a la verdad de Dios. Es para la casa de su propia edificación, sus propios credos, sus dogmas, organizaciones y su propia justicia. Ellos han echado fuera la Palabra de Dios para dar lugar a sus propias ideas. Destronaron al Espíritu Santo y pusieron a hombres como líderes. Han puesto a un lado la Vida Eterna que es una Persona y han sustituido por ella las buenas obras, y aun han aceptado la conformidad a la iglesia en vez de las buenas obras.
Pero Dios está exigiendo otra clase de celo. Es el celo de clamar ante todos: "ESTOY EQUIVOCADO". Ahora, ¿quién dirá que está equivocado? ¿Sobre qué cosa están basadas estas denominaciones? Sobre el derecho a la originalidad, y eso de Dios, el derecho a que ellas tienen la razón. Ahora, TODAS no pueden estar en la verdad. Por cierto, NI UNA SOLA de ellas está correcta. Son sepulcros blanqueados, llenos de huesos de muertos. No tienen Vida, no tienen vindicación. Dios nunca se ha dado a conocer en una denominación. Dicen que están correctos porque ellos mismos lo afirman, pero diciéndolo no lo hace ser la verdad, necesitan la vindicación, el ASI DICE EL SEÑOR, y no lo tienen.
Ahora, déjeme decir esto: Yo no creo que Dios está llamando solamente a la iglesia falsa al arrepentimiento. En este versículo El está hablando a Sus elegidos. Ellos también tienen algunas cosas de las cuales necesitan arrepentirse. Muchos de Sus hijos todavía están en las iglesias falsas.
La Biblia habla de ellos: Por lo cual dice: Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos, y te alumbrará Cristo. (Efesios 5:14).
Estar dormido no significa estar muerto. Estos están durmiendo entre los muertos. Están en las denominaciones muertas. Están simplemente siguiendo la corriente. Dios, clamando dice: "¡Despiértate! arrepiéntete de tus necedades". Aquí están prestando su influencia, dando generosamente de su tiempo y de su dinero, y aun sus mismas vidas a estas organizaciones del anticristo, y todo el tiempo están pensando que todo está correctamente bien. Necesitan arrepentirse. ¡Tienen que arrepentirse! Necesitan tener un cambio de mente y volver hacia la Verdad.
Sí, ésta es la edad que tiene más necesidad de arrepentimiento. Pero, ¿lo hará? ¿Traerán la Palabra de nuevo? ¿Colocarán de nuevo al Espíritu Santo en el trono de las vidas de los hombres? ¿Renunciarán a Jesús como el UNICO Salvador? Yo digo que NO, porque el siguiente versículo nos revela la verdad sobresaliente y espantosa de la conclusión de esta edad.
CRISTO FUERA DE LA IGLESIA He aquí, yo estoy a la puerta y llamo: si alguno oyere mi voz y abriere la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo.
Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono.
El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 3: 2022).
Ahora, hay mucha confusión en cuanto a este versículo, porque muchos Cristianos, obrando en evangelización personal, usan este versículo para dar a entender que Jesús está tocando la puerta del corazón de cada pecador para conseguir la entrada; por consiguiente, dicen que si el pecador abre la puerta, el Señor entrará; pero este versículo no está dirigido a pecadores.
Este mensaje entero tiene un resumen, así como lo tiene el mensaje a cada edad anterior. En el versículo 22, dice: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las IGLESIAS." Entonces este es el Mensaje a la iglesia de la última edad. Esta es la condición de la iglesia de Laodicea al llegar al fin. No es un mensaje individual para una sola persona; es más bien el Espíritu diciéndonos dónde se encuentra Jesús. CRISTO HA DEJADO A LA IGLESIA. ¿No es este el resultado lógico si la Palabra es puesta a un lado para aceptar credos; si el Espíritu Santo es destronado para admitir papas, obispos, consejeros, etc., y el Salvador puesto a un lado para dar lugar a un programa de obras, o el unirse a una iglesia, o a alguna clase de conformidad o a un sistema eclesiástico? ¿Qué más se puede hacer en contra de El? ¡ Esto es la apostasía! Esto es la puerta abierta para el anticristo, porque si Uno (Jesús) vino en el Nombre de Su Padre y no fue recibido, sino rechazado; entonces vendrá otro en su propio nombre (mentiroso, jactancioso) y a
él recibirán (Juan 5:43). El hombre de pecado, el hijo de perdición se apoderará.
En Mateo 23, dice que habrá señales en los cielos en estos últimos días antes de la venida de Jesús. ¿Vio Ud. la señal que hubo en los cielos recientemente, la cual vino a cumplimiento como para representar esta misma verdad que hemos estado estudiando? Esa verdad muestra que Jesús ha sido firmemente echado a un lado hasta que en esta última edad El ha sido puesto fuera de la iglesia. Recuerde Ud. que en la primera edad vimos a una iglesia casi completamente llena de verdad. Sin embargo hubo una manchita de error que fue conocida como los hechos de los Nicolaítas, lo cual impidió que el círculo de luz fuera completamente lleno. Luego en la próxima edad entró más oscuridad y el círculo de luz brilló menos. En la tercera edad fue cubierta aun más por la oscuridad, y en la cuarta edad, o sea la Edad del Oscurantismo, la luz estaba casi aniquilada. Ahora, piense en esto: La iglesia brilla con la Luz reflejada de Cristo. El es semejante al SOL, y la iglesia es semejante a la LUNA. Entonces este círculo de luz es la luna. Había disminuido de una luna llena en la primera edad hasta apenas un rayito de luz en la cuarta edad.
Pero empezó a crecer en la quinta edad. En la sexta edad tomó un gran paso hacia adelante. En la séptima edad todavía estaba creciendo cuando de repente la obra cesó y la luz se disminuyó a casi nada; y en vez de luz estaba presente más bien la oscuridad de la apostasía, y al fin de la edad, la luz ya no brillaba porque la oscuridad había tomado posesión completa. Cristo ahora está fuera de
la iglesia. Aquí está la señal que apareció en los cielos.
El último eclipse de luna fue total. La luz disminuyó en una serie de siete etapas hasta que la luna entró en completa oscuridad en la séptima etapa, al mismo tiempo que el Papa de Roma (Paulo VI) fue a la Palestina, para llevar a cabo un santo viaje de turismo a Jerusalem. El es el primer Papa que haya ido a Jerusalem. El se llama Pablo Sexto. Pablo fue el primer mensajero y este hombre ahora lleva ese nombre. Note Ud. que es el número seis, o sea el número de hombre.
Esto es más que una simple coincidencia. Cuando él fue a Jerusalem, la luna (la iglesia) entró en una oscuridad completa. Este es el fin. Este es el Fin. Esta generación no pasará sin que todo sea cumplido. "Amén, sea así. Ven, Señor Jesús." Ahora podemos ver por qué hubo dos vides, una verdadera y una falsa. También podemos ver por qué Abraham tuvo dos hijos, uno según la carne, el cual persiguió al otro hijo que fue según la promesa. Ahora podemos ver cómo del mismo padre y madre nacieron dos hijos gemelos, el uno conociendo y amando las cosas de Dios; y el otro conociendo muchas de las mismas verdades, pero no siendo del mismo Espíritu; y por consiguiente, persiguiendo al hijo elegido. Dios no reprobó simplemente por el hecho de reprobar. El reprobó por causa del elegido.
Un ELEGIDO no puede perseguir a otro elegido. Un ELEGIDO NO PUEDE dañar a otro elegido. Son los réprobos quienes persiguen y destruyen a los elegidos. Y aquellos réprobos son religiosos. Son muy inteligentes. Vienen de la línea de Caín, la simiente de la serpiente. Edifican
sus babeles, sus ciudades, y sus dominios, y todo el tiempo hablando con Dios. Odian a la simiente verdadera y harán todo lo posible (aun en el Nombre de Señor) para destruir a los elegidos de Dios. Pero ellos tienen su lugar, son necesarios. "¿Qué tiene Que ver la paja con el trigo?" (Jeremías 23:28). Si no hay paja, entonces no hay trigo. Pero en el fin, ¿qué sucede con la paja? Es quemada con un fuego inextinguible. ¿Y el trigo? El trigo es juntado en el alfolí donde está el Señor.
Oh, elegido de Dios, guárdate, estudia bien, ten mucho cuidado, ocúpate de tu salvación con temor y temblor (Filipenses 2:12), confía en Dios y fortalécete en Su poder. El adversario, que es el diablo, anda ahora mismo como un león rugiente, buscando a quién devorar. Persevere en oración y sea firme. Este es el tiempo del fin. La vid falsa y la vid verdadera están llegando a la madurez, pero antes de que madure el trigo, la cizaña madura tiene que ser juntada para el fuego inextinguible. Fíjese: todos están uniéndose al Concilio Mundial de Iglesias. Allí es donde se juntan. Dentro de poco se llevará a cabo el almacenamiento del trigo. Pero entre tanto los dos espíritus están obrando en las dos viñas. ¡ Salga Ud. de entre la cizaña! Empiece a vencer para que así sea considerado digno de la alabanza de su Señor y listo para reinar y gobernar con El.
EL TRONO DEL VENCEDOR Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21).
Ahora, ¿qué es lo que debemos vencer? Esta sería la pregunta normal en este punto. Pero ese no es el verdadero pensamiento de este versículo porque no es tanto qué debemos vencer, sino cómo debemos vencer. Ahora esto es lógico, porque ¿importa tanto qué tenemos que vencer, si es que sabemos cómo podemos vencer? Un breve estudio de las Escrituras que tienen que ver con el Señor Jesucristo en Sus horas de tentación, mostrarán la verdad de esta afirmación. En Mateo Capítulo cuatro, vemos a Jesús siendo tentado del diablo. El fue vencedor sobre las tentaciones personales del diablo, por medio de la Palabra, y solamente la Palabra. En cada una de las tres pruebas mayores, que correspondieron directamente a la tentación en el Huerto del Edén la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida Jesús venció por la Palabra. Eva cayó frente a la tentación personal de Satanás porque no usó la Palabra. Adam cayó por desobediencia directa a la Palabra. Pero Jesús venció por la Palabra. Déjeme decirle esto: ésta es la única manera de ser un vencedor, también es la única manera de saber si Ud. está venciendo, porque la Palabra NO PUEDE fallar.
Notemos de nuevo como Jesús venció los sistemas religiosos del mundo. Cuando El fue
acusado continuamente por los teólogos de Su día, El simplemente aplicó la Palabra. El habló solamente lo que el Padre le daba para hablar. No hubo ni una sola ocasión cuando el mundo no fue completamente confundido por Su sabiduría, porque era la sabiduría de Dios.
En su vida personal, contendiendo consigo mismo, Jesús venció por la obediencia a la Palabra.
El cual en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído por su reverencial miedo.
Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia.
Y consumado, vino a ser causa de eterna salud a todos los que le obedecen. (Hebreos 5:7-9).
¿A qué fue obediente? A la Palabra de Dios.
Ahora, no habrá ni una sola persona sentada en el trono del Señor Jesucristo que no haya vivido la Palabra. Sus oraciones, sus ayunos, sus arrepentimientos (no importa lo que Ud.
presente a Dios), ninguna de esas cosas le darán a Ud. el privilegio de sentarse en aquel Trono.
Esto será concedido solamente a la Novia de la Palabra. Como el trono del rey es compartido con la reina, porque ella está unida a él, así también solamente aquellos que son de la Palabra, como El es de la Palabra, compartirán de aquel Trono.
Hemos mostrado claramente que a través de las edades, como Adam y Eva cayeron por
dejar la Palabra, así también la Edad de Efeso cayó porque miraron un poquito para un lado; y cada edad que siguió se apartó un poco más, hasta que ahora tenemos un rechazamiento final de la Palabra por parte del Sistema Mundial de Iglesias. Esta Edad de Laodicea termina en un obscurecimiento completo de la Palabra, causando la salida del Señor de entre la iglesia. El está parado afuera llamando a los Suyos, quienes le siguen por medio de la obediencia a la Palabra.
Después de una corta y poderosa demostración del Espíritu, este pequeño grupo tan perseguido y molestado irá a estar con Jesús.
LA CONSUMACION DE LAS EDADES GENTILES Esta edad es la última de las Siete Edades de la Iglesia. Lo que empezó en la primera edad, la Edad de Efeso, tiene que venir a una fruición completa, y luego la cosecha en la Edad de Laodicea. Las dos viñas rendirán su fruto final. Las manifestaciones de los dos espíritus tendrán su fin, la destinación final de cada espíritu. La siembra, el riego, el crecimiento, todo ha llegado a su fin. El verano ha pasado. La hoz es puesta en la cosecha.
En los versículos 15 al 18 de este capítulo tres, hallamos el verdadero cuadro de la madurez de la gente de la vid falsa, el espíritu falso, y la iglesia falsa: Yo conozco tus obras, que ni eres frío, ni caliente. ¡Ojalá fueses frío, ó caliente! Mas porque eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
Porque tú dices. Yo soy rico, y estoy enriquecido, y no tengo necesidad de ninguna cosa; y no conoces que tú eres un cuitado y miserable y pobre y ciego y desnudo; Yo te amonesto que de mí compres oro afinado en fuego, para que seas hecho rico, y seas vestido de vestiduras blancas, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez; y unge tus ojos con colirio, para que veas. (Apocalipsis 3:15-18).
No hay palabras para pronunciar una denuncia más áspera, pero tampoco jamás ha habido una gente tan orgullosa, tan arrogante y religiosa que lo mereciera más. Sin embargo, en el versículo 21 hallamos la gente de la Vid verdadera, el Espíritu verdadero, y la Iglesia verdadera, exaltada al mismo Trono de Dios, con el honor más alto que jamás se haya atribuido a un humilde y firme grupo espiritual: Al que venciere, yo le daré que se siente conmigo en mi trono; así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. (Apocalipsis 3:21).
Las palabras de Juan el Bautista, quien tan claramente mostró al Cristo en relación con la iglesia falsa y la Iglesia verdadera, ahora llegan a su cumplimiento: Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar; él os bautizará en Espíritu Santo y en fuego.
Su aventador en su mano está, y aventará su era: y allegará su trigo en el alfolí, y
quemará la paja en fuego que nunca se apagará. (Mateo 3:11-12).
Cristo, el Gran Segador, ahora mismo está segando el fruto de la tierra. El junta el trigo en el alfolí cuando viene por los Suyos y los recibe para siempre a Sí mismo. Entonces vuelve para quemar a los malvados con fuego inextinguible.
También vemos el cumplimiento del misterio de la cizaña y el trigo de Mateo 13: Otra parábola les propuso, diciendo: El reino de los cielos es semejante al hombre que siembra buena simiente en su campo: Mas durmiendo los hombres, vino su enemigo, y sembró cizaña entre el trigo, y se fue.
Y como la hierba salió e hizo fruto, entonces apareció también la cizaña.
Y llegándose los siervos del padre de la familia, le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena simiente en tu campo? ¿de dónde, pues tiene cizaña? Y él les dijo: Un hombre enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿Quieres, pues, que vayamos y la cojamos? Y él dijo: No; porque cogiendo la cizaña, no arranquéis también con ella el trigo.
Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Coged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; mas recoged el trigo en mi alfolí. (Mateo 13:24-30).
El trigo y la cizaña, que desde la primera edad hasta ahora han crecido juntos, son
cosechados. Lo que Nicea se propuso hacer, por fin ha llegado a suceder. Con todo el poder de la organización, la iglesia falsa se aparta de cualquier rayito de verdad, y con el poder político se fortalece, con el respaldo del Estado, y se propone a erradicar para siempre al verdadero creyente.
Pero cuando ya parece que su plan ha tenido éxito, el trigo es juntado en el alfolí. Jamás crecerán juntos el trigo y la cizaña y jamás recibirá la cizaña las bendiciones de Dios por causa de la presencia del trigo, porque el trigo estará en el alfolí, y la ira de Dios será derramada en el sexto sello, terminando con la completa destrucción de los malvados.
Ahora, un poco atrás yo dije que la vid falsa viene a una fruición completa en esta edad.
Su fruto madurará. Eso es correcto. Esta iglesia de espíritu tan malvado, llena de iniquidad, será manifestada como la simiente de mostaza que creció llegando a ser un árbol en el cual moraban todas las aves del cielo. Su cabeza será el anticristo, el misterio de iniquidad. TODO ESTO ES VERDAD. Y si esto es verdad, entonces también tiene que ser verdad que la Iglesia verdadera, la Novia, madurará; y su madurez será la identificación con su Señor por medio de la Palabra. Y su Cabeza, Quien vendrá por ella, es el Misterio de la Piedad, Cristo Jesús. Y cuando la iglesia falsa venga en contra de la Vid verdadera, con todo poder astuto y diabólico producto de la fuerza política, física y de los demonios de las tinieblas; la Vid verdadera con la plenitud del Espíritu y de la Palabra, hará las mismas obras de poder que hizo Jesús. Luego, al acercarse a su Piedra
Coronadora, llegando a ser como El por medio de la Palabra, Jesús vendrá y así se unirá como la Novia y el Novio para siempre.
Ya podemos ver por todos lados las manifestaciones de estas cosas. El movimiento ecuménico de la cizaña ya es una cosa establecida. Pero también es un hecho que el profeta de la última edad tiene que estar trayendo un Mensaje de Dios que precederá la segunda venida del Señor; porque por medio de su Mensaje serán convertidos los corazones de los hijos a los padres Pentecostales, y juntamente con la restauración de la Palabra vendrá la restauración del poder.
¡Qué tiempos tan conclusivos son éstos en que vivimos! Cuánto cuidado debemos tomar para permanecer hacia esta Palabra y no quitar de ella ni tampoco agregarle; porque aquel que habla donde Dios no ha hablado, hace de Dios un mentiroso. Particularmente estoy refiriéndome a esto: Al empezar el siglo veinte, el hambre por las cosas de Dios que había sido despertada en la Edad de Filadelfia, trajo a la vista un gran clamor por el Espíritu de Dios. Cuando Dios dio respuesta a este clamor, y envió las manifestaciones de lenguas, la interpretación y la profecía, un cierto grupo redactó una doctrina completamente contraria a la Palabra, la cual fue que las lenguas eran la evidencia de ser bautizado con el Espíritu Santo. Las lenguas NO eran la evidencia, eran una manifestación, pero no la evidencia. La falsedad de esta doctrina se puede ver no solamente por la falta de Escrituras para respaldarla, sino también en que todos aquellos que la creyeron, inmediatamente se organizaron sobre dicha doctrina, probando que no estaban en la
verdad, como querían que todos creyeran. Oh, hermano, parecía algo bueno, parecía la restauración de Pentecostés. Pero la misma cosa probó que no era. No podía ser porque se organizó. Eso es muerte, no vida. Se parecía tanto al verdadero, que miles fueron engañados.
Ahora, si no fue lo genuino, entonces ¿qué fue? Fue la cáscara, la paja. En la forma verde y suave, parecía ser la cosa verdadera. Pero así como uno puede andar por el campo y ver lo que se parece exactamente al trigo y sin embargo únicamente es la cáscara (porque el grano de trigo no se ha formado todavía), así esto, era apenas la cáscara suave que se parecía al grano verdadero que todavía estaba por venir. El grano original de trigo de Pentecostés estaba por regresar en esta última edad. Fue enterrado en Nicea, salió una hojita en Sardis, en Filadelfia brotó la inflorescencia, y estaba por madurar en Laodicea; pero no podía estar de nuevo como el original hasta que hubiese sido restaurada la Palabra: El profeta todavía no había llegado a la escena; pero ahora, según el tiempo, estamos en la Edad de Laodicea, y el ProfetaMensajero de Apocalipsis 10:7 ya debe estar sobre la tierra. Una vez más debe estar aquí el ASI DICE EL SEÑOR, listo para ser manifestado con vindicación infalible. Por eso, la simiente verdadera ya se está madurando, y luego LA COSECHA.
Sí, el tiempo de la cosecha. Las dos vides que crecieron juntas y mezclaron sus ramas, ahora están a punto de ser separadas. Los frutos de cada vid, los cuales son tan distintos, serán en
alfolíes distintos. Los dos espíritus irán a sus diferentes destinos. Hoy es el tiempo de escuchar la última llamada que viene solamente para la Novia del Trigo: "Salid de ella, pueblo mío (el trigo) porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas Apocalipsis 18:4 ( la gran tribulación del sexto sello y de Mateo 24)." LA ULTIMA AMONESTACION DEL ESPIRITU El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 3:22).
Esta es la ULTIMA advertencia. Ya no habrá otra. El trono ha sido preparado. Han sido colocados los doce fundamentos. Las calles de oro han sido pavimentadas. Las puertas hechas de perlas gigantescas han sido alzadas y colocadas. En la forma de una pirámide, allí está la ciudad tan hermosa y gloriosa. Los seres Celestiales, quienes la han preparado, la miran casi sin respirar, porque la ciudad brilla y resplandece con una gloria que no es de esta tierra. Cada detalle de su belleza relata una historia de gracia admirable y del amor de Cristo. Es una ciudad preparada para una gente preparada. Solamente está esperando sus habitantes; y dentro de poco, ellos llenarán sus calles con gozo. Sí, es la última llamada. El Espíritu no hablará en otra edad. Las edades han terminado.
Pero gracias a Dios, en este momento, esta edad todavía no se ha acabado. Todavía está llamando. Y Su llamada no está solamente en los oídos espirituales de hombres por Su Espíritu, sino que una vez más hay un profeta sobre la tierra. Una vez más Dios revelará la verdad como hizo con Pablo. En los días del séptimo mensajero, en los días de la Edad de Laodicea, su mensajero revelará los misterios de Dios como fueron revelados a Pablo. El hablará, y todo aquel que recibiere a aquel profeta en su mismo nombre, recibirá también el efecto benéfico del ministerio de este profeta. Y todo aquel que escuchare a este profeta, será bendecido y será parte de la Novia del último día, mencionado en Apocalipsis 22:17: "Y el Espíritu y la Esposa dicen: Ven." El grano de trigo (la Novia) que fue enterrado allá en Nicea, ha vuelto otra vez a ser el Grano Original de la Palabra. ¡Alabado sea Dios para siempre! Sí, escuche Ud. al vindicado profeta de Dios, quien aparece en esta última edad. Lo que él diga, será de Dios, y la Novia dirá lo mismo. El Espíritu, el profeta, y la Novia dirán la misma cosa. Y lo que ellos digan ya habrá sido dicho en la Palabra. Lo están diciendo aún ahora: "Salid de entre ella ahora mismo para ser un pueblo separado". El clamor ha salido; aún está saliendo el clamor. ¿Por cuánto tiempo clamará la Voz? Eso no lo sabemos, pero una cosa sí sabemos: no será por mucho tiempo, porque ésta es la última edad.
"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias" El Espíritu ha hablado. En cuanto a las Edades de la Iglesia, el sol que se está poniendo
está casi a punto de pasar a la eternidad. Entonces todo quedará concluido, y será demasiado tarde para venir; pero si en alguna parte de esta serie de mensajes, Dios ha obrado con Ud. por Su Espíritu, más vale que Ud. ahora mismo se entregue a El en arrepentimiento, para que El, por medio de Su Espíritu, le conceda Vida Eterna.