4
LA EDAD DE SMIRNA
Y escribe al ángel de la iglesia en Smirna: El primero y postrero, que fue muerto, y vivió, dice estas cosas: Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás.
No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.
El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no recibirá daño de la muerte segunda. (Apocalipsis 2:8-11).
INTRODUCCION A fin de refrescar su mente, quiero dar a conocer otra vez como es que llegamos a hallar los nombres de los mensajeros a las diferentes edades. Dios en Su Soberana Voluntad ha tomado cuidado de que la historia de la iglesia del Nuevo Testamento no fuera perdido, así como tomó cuidado de que la historia de Israel no fuera perdida por medio de fijándola en la Biblia y confirmándola con multitudes de rollos, vasos de barro y otros artefactos que los arqueólogos han descubierto e interpretado. En realidad tenemos un comentario continuo de la historia de la Biblia, desde la primera página hasta ahora. Así que por medio de la lectura de la historia podemos hallar
cual hombre u hombres en las diversas edades fueron más semejante al plan original de Dios el apóstol Pablo. Aquellos quienes Dios usó para voltear Su pueblo hacia la Palabra de Verdad, serían los que merecen estudio. Y entonces de entre ellos habría uno para cada edad, el cual sobresaldría más claramente como el que es más semejante en relación al plan de la Palabra y en poder. Aquel sería el mensajero. También se encuentran las Edades de la Iglesia en un estudio de historia. Uno simplemente necesita leer las Edades como se encuentran en Apocalipsis, y todo registra perfectamente con la historia como en verdad tiene que hacer. Como es que las Edades de la Iglesia fueron predichas por Dios y sus mismas condiciones fueron reveladas, entonces por hecho, la historia que seguiría sería igual como dice la Biblia. Así es de sencillo; pero entonces también, sencillez es la clave de la Palabra. Ahora, con todo esto, yo no he sido simplemente un estudiante y un historiador, yo he procurado ser un hombre de mente Espiritual, y solamente fue por la verdadera aprobación del Espíritu de Dios que escogí a los hombres que he escogido. Esto es verdad como Dios conoce mi corazón.
EL MENSAJ ERO Usando nuestra regla que nos fue dada por Dios para escoger el mensajero para cada edad, declaramos prontamente que Ireneo fue exaltado por el Señor a esa posición. El fue el discípulo de Policarpio, aquel gran guerrero y santo de la fe. Y no hay duda de que mientras él estaba sentado a los pies de este gran hombre, que él aprendió las mercedes Cristianas que
procedían de su vida consagrada, porque Policarpio era en verdad uno de los santos ilustres de todas las edades en vista de una vida irreprensible. Ud. recordará de su propia lectura, que Policarpio fue martirizado. Siendo demasiado viejo para huir y siendo demasiado sincero para permitir que otro lo escondiera y luego que él sufriera el castigo por hacerlo, él se entregó a la muerte. Pero antes de hacerlo, pidió y fue concedido permiso para orar dos horas por sus hermanos en el Señor, por el gobernador, por sus enemigos y por los que le habían capturado.
Como los poderosos santos de todas las edades, y deseando una mejor resurrección, él se mantuvo firme, negando renunciar al Señor, y murió con una consciencia libre. El fue puesto a la pira (sin que le amarraran, por su propio deseo) y fue encendido el fuego. Las llamas rechazaban tocar su cuerpo. Entonces fue traspasado con una espada. Cuando fue hecho esto, brotó agua de su costado inundiendo las llamas. Realmente fue visto la partida de su espíritu en la forma de una palomita blanca libertada de su seno. Sin embargo, aun con un testimonio tan maravilloso, este estudiante de Juan el Revelador no fue militante en contra del sistema Nicolaíta, porque él mismo se inclinaba hacia la organización, sin darse cuenta de que el deseo de compañerismo y lo que parecía ser un buen plan para nutrir la obra de Dios, en verdad era una broma del enemigo.
Con Ireneo no fue así. El fue militante en contra de cualquier forma de organización.
También, la historia de su vida, durante el cual él sirvió al Señor, fue una vida de muchas
manifestaciones del Espíritu Santo; y la Palabra fue enseñada con una claridad y con una conformidad extraordinaria a los preceptos originales. Fue conocido que sus iglesias en Francia tuvieron los dones del Espíritu en operación, porque los santos hablaron en lenguas, profetizaron, levantaron a los muertos, y sanaron a los enfermos por la oración de fe. El vio el peligro en cualquier clase de hermandad organizada entre los ancianos, pastores, etc. El se mantuvo sólidamente en favor de una iglesia local, unida, llena del Espíritu, y en la cual se manifestaban los dones. Y Dios le honró porque el poder de Dios se manifestó entre los santos.
El también tenía un entendimiento claro en cuanto a la Deidad. Y como era que él era el discípulo de Policarpio, quien era el discípulo de San Juan, podemos saber aseguradamente que él tuvo la enseñanza más perfecta que se podía tener sobre este tema. En el Volumen I, página 412 de Los Padres Ante Nicea, tenemos esta declaración que él hizo acerca de la Deidad: "Todas las demás expresiones, asimismo, muestran el título de uno y el mismo ser: el Señor de Poder, el Señor, el Padre de Todos, Dios Todopoderoso, Altísimo, Creador, Hacedor, y así, estos no son los nombres y los títulos de una sucesión de distintos seres, pero de uno y el mismo." El declaró claramente que estos solamente son títulos como también es Rosa de Sarón, Estrella Resplandeciente de la Mañana, el más Bello que Diez Mil, etc. Ni tampoco hay más que un solo Dios. Su Nombre es: Señor Jesucristo.
Así que con su fidelidad exacta a la Palabra, su entendimiento maravilloso de las
Escrituras y la asistencia del poder de Dios sobre aquel ministerio, él es la preferencia correcta para la edad. Es en verdad desafortunado que las otras edades no tuvieron en sus mensajeros tal balanza de fruto, poder y dirección en el Espíritu Santo y en la Palabra.
SMIRNA La ciudad de Smirna estaba un poco al norte de Efeso, a la boca del golfo de Smirna. Por razón de su puerto tan fino, era un centro comercial conocido por sus exportaciones. También se distinguía por sus escuelas de retórica, filosofía, medicina, ciencias y edificios magníficos. Muchos judíos vivían allí y estaban opuestos violentamente al Cristianismo, aun más que los romanos.
Hasta por cierto, Policarpio, el primer obispo en Smirna fue martirizado por los judíos, y se dice que los judíos profanaron su día santo (sábado) para acarrear la leña que habría de ser su pira fúnebre.
La palabra Smirna quiere decir, "amargo," siendo derivado de la palabra mirra. La mirra se usaba en el embalsamamiento de los muertos. Así que tenemos un doble significado en el nombre de esta edad. Era una edad amarga, llena de muerte. Las dos vides en la armazón de la iglesia se estaban separando más con una amargura acrecentada hacia la Vid Verdadera de parte de la vid falsa. La muerte no solamente era la simiente de la vid falsa pero aun en la Vid Verdadera había una parálisis en superación y una impotencia, porque ya se habían separado de la verdad genuina
de los primeros cuantos años después de Pentecostés; y ningún verdadero creyente es más fuerte y más vivo y de mejor salud espiritual que es su mismo conocimiento y fidelidad a la pura Palabra de Dios, como nos es mostrado en multitudes de ejemplos en el Antiguo Testamento.
Organización estaba creciendo rápidamente, confirmando y aumentando la muerte del cuerpo de miembros, porque la dirección del Espíritu Santo fue depuesto y la Palabra fue sustituido con credos, dogmas y ritos hechos por el hombre.
Cuando Israel entró en alianzas ilegales con el mundo y formó uniones por el matrimonio, por fin llegó el día en que el mundo se apoderó de el y Babilonia llevó cautivo al pueblo de Dios.
Ahora, cuando ellos entraron en la cautividad, entraron teniendo un sacerdocio, un templo y la Palabra. Pero cuando volvieron tenían rabíes, una orden teológica de fariseos, una sinagoga y el Talmud. Y cuando vino Jesús, ellos estaban tan corrompidos hasta que El los llamó de su padre, el diablo y esto a pesar del hecho que eran de Abraham según la carne. Vemos la misma cosa sucediendo en esta edad. Sin embargo, como `todo Israel' no es Israel; sino que un grupo pequeño eran los verdaderos israelitas espirituales, así también siempre habría un grupo pequeño de verdaderos Cristianos la Novia de Cristo hasta que El volviera por los Suyos.
En esta ciudad había dos templos famosos. Uno era el templo edificado para la adoración
a Zeus y el otro fue edificado para Cybele. Y entre estos dos templos se encontraba el camino más hermoso de tiempos antiguos, la cual se llamaba La Calle de Oro. Para mí, esto muestra una incursión más entrada en el paganismo que ya había empezado en la primera edad, pero solamente se sabía que existía en Roma. La unión de dos templos, de un dios y una diosa, es la simiente de la adoración a la virgen María en lo cual María es llamada la madre de Dios y recibe honor y títulos y poderes concediéndole una coigualdad con Jesucristo. La Calle de Oro que los une es un cuadro de la codicia que causó que los organizadores Nicolaítas unieran el estado con la iglesia porque ellos conocían las riquezas y el poder que estaría a su disposición. Como era que la edad de Efeso solamente era la sembradera para la trágica edad de Pérgamo que todavía estaba en el futuro, esta edad de Smirna era la lluvia, el sol y el nutrimiento que aseguraba la vil corrupción que confirmaría la iglesia en idolatría, lo cual es fornicación espiritual, de lo cual ella nunca saldría. La muerte la estaba penetrando desde la raíz hasta las ramas y todos aquellos que tomaron de ella, tomaron de amargura y muerte.
Esta edad fue desde 170 hasta 312 D. C.
EL SALUDO El primero y postrero, que fue muerto, y vivió, dice estas cosas: (Apocalipsis 2: 8).
"El primero y postrero, que fue muerto, y vivió." Ahora, estas no son las palabras de un hombre. Solamente un hombre (si aun pudiera hablar desde la tumba) diría: "Yo soy el primero y
el postrero que fue vivo y es muerto." La primera cosa que le sucede a un hombre es que es nacido (es vivo) y la última cosa que sucede es que muere. Así que aquí no es un hombre el que habla. Esto es Deidad. El hombre (Adam) tomó vida y la volvió en muerte. Pero este Hombre (Jesús) tomó muerte y la volvió en Vida. Adam tomó inocencia y la volvió en culpa. Este Ser Justo tomó culpa y la volvió en justicia. Adam tomó un paraíso y lo volvió en un desierto desolado; pero este Ser Justo viene para tomar un mundo que está oscilando y meciendo con destrucción y volverlo en otro Edén. Adam tomó una vida de compañerismo y gozo con Dios y la volvió en un desierto de oscuridad espiritual que produjo todo el pecado, decadencia moral, dolor, sufrimiento, decepción y la corrupción que guerrea entre las almas de los hombres. Pero este Ser Justo, de toda la muerte y degradación trágica que sobreabundaba en el género humano, produjo una vida de justicia y hermosura, para que así como el pecado en un tiempo reinaba hacia la muerte, así también podrían los hombres ahora reinar en justicia por medio de Uno Cristo Jesús; y no como fue la ofensa, aunque en verdad fue terrible, pero ahora mucho más es Su Don hacia Vida Eterna.
Y aquí está El, andando entre aquellos quienes ha redimido aun Su Iglesia. Y ¿qué eran aquellos quienes fueron redimidos? ¿No fueron muchos como Pablo asesinos
y corruptores? ¿No fueron muchos como el ladrón que moría en la cruz robadores y homicidas? Todos siendo trofeos de Su gracia. Todos siendo traídos de nuevo de la muerte. Todos hechos Vivos en Cristo Jesús, el Señor.
Quisiera saber si Ud. notó el saludo a la primera edad y luego Si notó el saludo a esta edad. Póngalos juntos: "El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro, dice estas cosas. El primero y postrero, que fue muerto, y vivió, dice estas cosas." Este es una y la misma Persona. Y El nos está dando a conocer que la Iglesia es Suya. Como es que la semilla del fruto está en medio del fruto, así también El, la simiente Real de Abraham, está en medio de la Iglesia. Como la semilla es lo único que tiene vida, así también El es el autor de Vida para la Iglesia. El hecho de que El está andando, significa Su cuidado inagotable de ella. El es el Pastor Supremo vigilando sobre lo Suyo. Eso es Su derecho, porque El compró esa Iglesia con Su propia sangre. Aquella sangre es la sangre de Dios. El, Quien es dueño de esa Iglesia es Dios, Dios mismo. El es el `Primero y el Ultimo'. Ese título significa Eternidad. El fue muerto y está vivo. El pagó el precio; así que El tiene posesión única del templo de Dios. El lo gobierna. Allí es dónde El es adorado. El tiene rencor hacia cualquiera que trata de tomar su Señorío y Su autoridad. No hay duda de que la razón porque es que El se presenta a cada edad
como Deidad, es para avisar y animar al pueblo. El avisa a la vid falsa y da ánimo a la Vid verdadera. Este es el UNICO Y VERDADERO DIOS TODOPODEROSO. Escúchele y tenga Vida.
LAS CONDICIONES DE LA EDAD Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico); y la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:9).
La clave de esta edad claramente es tribulación. Si hubo tribulación en la primera edad, ahora hay una tribulación más intensa predicha a través de la segunda edad. No hay duda de que las siguientes palabras de Pablo son dirigidas a el volumen de Cristianos donde quiera que estuvieren en el mundo y en toda edad.
Empero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sufristeis gran combate de aflicciones: Por una parte, ciertamente, con vituperios y tribulaciones fuisteis hechos espectáculo; y por otra parte hechos compañeros de los que estaban en tal estado.
Porque de mis prisiones también os resentisteis conmigo, y el robo de vuestros bienes padecisteis con gozo, conociendo que tenéis en vosotros una mejor sustancia en los cielos, y que permanece.
No perdáis pues vuestra confianza, que tiene grande remuneración de galardón: Porque la paciencia os es necesaria; para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa.
Porque aun un poquito, y el que ha de venir vendrá, y no tardará.
Ahora el justo vivirá por fe; mas si se retirare, no agradará a mi alma. (Hebreos 10:32-38).
La pura asociación de gente de buen corazón con el verdadero creyente muy bien podría traer muerte en cambio por su bondad.
Ahora, el Señor Dios Todopoderoso, dice: "Yo sé." Allí está El andando en medio de Su pueblo. Allí está, el Pastor Mayor del rebaño. Pero, ¿detiene El la persecución? ¿Retiene la tribulación? No, no lo hace. El solamente dice: "Yo sé tu tribulación; de ninguna manera estoy negligente de tu sufrimiento." Esto es una piedra de tropiezo para mucha gente. Igual como Israel, ellos se ponen a pensar que si Dios verdaderamente los ama. ¿Cómo puede Dios ser justo y amante si El se mantiene a un lado mirando el sufrimiento de Su pueblo? Eso es lo que preguntaron en Malaquías 1:13: Carga de la palabra de Jehová contra Israel, por mano de Malaquías.
Yo os he amado, dice Jehová: y dijisteis: ¿En qué nos amaste? ¿No era Esaú hermano de Jacob, dice Jehová, y amé a Jacob,
Y a Esaú aborrecí, torné sus montes en asolamiento, y su posesión para los chacales del desierto? ¿Ve Ud.? Ellos no podían comprender el amor de Dios. Ellos pensaban que amor significaba que no habría sufrimiento. Pensaban que amor significaba un niño con cuidado paternal. Pero Dios dijo que Su amor era amor electivo. La prueba de Su amor es elección: Que sin importar lo que sucediera, Su amor fue probado fielmente por el hecho de que ellos fueron escogidos a salvación (porque Dios os ha escogido a salvación por medio de la santificación del Espíritu y la creencia de la verdad). Puede ser que El lo entregue Ud. al sufrimiento como hizo con Job. Eso es Su privilegio. El es soberano. Pero todo es con un propósito. Si El no tuviera propósito, entonces El sería el autor de confusión en vez de paz. Su propósito es que después de que hemos sufrido por un tiempo, seríamos hechos perfectos, establecidos, esforzados y afirmados. Como dijo Job: "El pone fuerza en nosotros" (Job 23:6). ¿Ve Ud.? El mismo sufrió. El aprendió obediencia por medio de las cosas que El sufrió. El, en efecto, fue hecho perfecto por las cosas que El sufrió.
Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; Y consumado, vino a ser causa de eterna salud a todos los que le obedecen. (Hebreos 5:8-9).
En lenguaje claro, el mismo carácter de Jesús fue perfeccionado por el sufrimiento. Y
según Pablo, El ha dejado para Su Iglesia una medida de sufrimiento para que ella también, por medio de su fe en Dios, mientras sufren por El, llegaran a una estatura de perfección. ¿Por qué quería El esto? Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando cayereis en diversas tentaciones; Sabiendo que la prueba de vuestra fe obra paciencia.
Mas tenga la paciencia perfecta su obra, para que seáis perfectos y cabales, sin faltar en alguna cosa. (Santiago 1:24).
¿Por qué es que El se queda a un lado? La razón está en Romanos 8:17-18: Y si hijos, también herederos; herederos de Dios, y coherederos de Cristo; si empero padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
Porque tengo por cierto que lo que en este tiempo se padece, no es de comparar con la gloria venidera que en nosotros ha de ser manifestada.
Si no sufrimos con El, entonces no podremos reinar con El. Ud. tiene que sufrir para reinar. La razón en esto es simplemente que carácter nunca se obtiene sin sufrimiento. Carácter es una victoria, no un don. Un hombre sin carácter no puede reinar porque poder aparte del carácter es de Satanás. Pero poder con carácter es digno de reinar. Ahora, siendo que El quiere que nosotros compartamos aun de Su trono de la misma manera en que El venció y está sentado en el
trono de Su Padre, entonces nosotros tenemos que vencer para sentarnos con El. Y el sufrimiento tan pequeño y temporal por el cual tenemos que pasar ahora, no es digno de ser comparado a la gloria tremenda que será revelada en nosotros cuando El viene. ¡Oh, cuán grandes tesoros están almacenados para aquellos que están dispuestos a entrar a Su Reino por medio de mucha tribulación! "No os maravilléis cuando sois examinados por fuego, lo cual se hace para vuestra prueba..." Eso es lo que dijo Pedro. ¿Es extraño que Dios quiere que nosotros desarrollemos un carácter como Cristo, que solamente viene a través de sufrimiento? No señor. Todos tenemos pruebas. Todos somos probados y corregidos como hijos. No hay ni uno que no pasa por eso. La iglesia que no está sufriendo, y no está siendo probada, no lo tiene no es de Dios.
Porque el Señor al que ama castiga, y azota a cualquiera que recibe por hijo.
Mas si estáis fuera del castigo, del cual todos han sido hechos participantes, luego sois bastardos, y no hijos. (Hebreos 12:6 y 8).
Ahora, esta condición especial en Smirna tiene que ser aplicada a cada edad. No hay edad que está libre de ella. No hay creyente verdadero que está libre de ella. Esto es de Dios. Esta es la voluntad de Dios. Es necesario. Nosotros necesitamos que el Señor nos enseñe la verdad de que nosotros debemos sufrir, y al hacerlo, ser como Cristo.
La caridad es sufrida, es benigna... (1a de Corintios 13:4).
Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren, y dijeren de vosotros todo mal por mi causa, mintiendo.
Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos: que así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. (Mateo 5:11-12).
Los cielos nublados y las tormentas de la vida no son señales de la desaprobación de Dios.
Ni tampoco son los cielos resplandecientes y las aguas de reposo señales de Su amor y aprobación. Su aprobación de cualquiera de nosotros solamente está en el Amado. Su amor es electivo, lo cual tuvo para con nosotros desde antes de la fundación del mundo. ¿Nos ama? ¡Oh sí! ¿Pero cómo lo sabremos? Sabremos porque El lo dijo, y manifestó que sí nos amó porque El nos trajo a Sí mismo y nos dio de Su Espíritu, colocándonos como hijos. Y ¿cómo mostraré mi amor a El? Por medio de creyendo lo que El dijo, y gobernando mi vida con gozo en medio de las pruebas que El en Su sabiduría permite que lleguen a acontecer.
"Yo sé tu pobreza (pero tú eres rico)." Allí está de nuevo. ¿Lo ve Ud. andando en medio de Su Iglesia? Como un padre, El está mirando sobre Su familia. El es la Cabeza de Su casa. El es el proveedor. El es el protector. Sin embargo, El mira sobre su pobreza. ¡Ay, como se tropieza aquí el creyente que no ha sido instruido! ¿Cómo puede Dios mirar sobre los Suyos en un tiempo
de necesidad y no pararlo todo rendirse y desparramar sobre ellos todas las cosas materiales? Aquí es donde Ud., tiene que creer de nuevo en el amor, bondad y sabiduría de Dios. Esto también es necesario. Recuerde, El amonestó: "No tomen cuidado de mañana de lo que van a comer o cómo se van a vestir. Su Padre sabe de las cosas de los cuales tienen necesidad. El Quien viste el lirio del campo y alimenta a los pajarillos hará mucho más para Uds. Estas cosas físicas no son las verdaderas necesidades básicas de su vida, porque la vida de un hombre no consiste de las cosas que él posee. Mas busquen primeramente el reino de Dios y Su justicia y todas las necesidades materiales os serán añadidas." El pueblo de Dios no es de mente material. Sino que tienen la mente de Cristo. Ellos no buscan los tesoros que están abajo; buscan aquellos de arriba.
Es absolutamente la verdad, la mayoría de los Cristianos no son ricos. Son más bien pobres. Fue así en los días de Jesús. Fue así en los días de Pablo y debiera ser verdad hoy. Pero hoy día no es exactamente así, porque la edad de Laodicea es una de tremendas riquezas en donde frecuentemente el criterio de espiritualidad es una abundancia de bienes físicas. ¡Ay, cuán rica es la iglesia en bienes! Pero cuan pobre en Espíritu. "Bienaventurados Uds. que son pobres, porque de Uds. es el reino de Dios. El reino de Dios no es alimento y bebida." No es material. Está dentro de nosotros. Un hombre rico es rico en Dios, no en las cosas del mundo.
El Espíritu clama: "Oh, yo veo tu pobreza. Yo veo tu necesidad. Tú no tienes mucho, si
aun algo, de que gloriarte. Lo que tenías se te ha sido quitado. Tú, con gozo, dejaste tus posesiones en cambio por aquellas posesiones eternas. Todos se ríen de ti, todos te hacen mofa.
Tú no tienes recursos materiales sobre los cuales puedes recargarte. Pero en vista de todo esto, tú eres rico. Tu seguridad está en El, Quien es tu escudo y tu gran recompensa. Tu reino todavía no es venido, pero sí vendrá; y será un reino sin fin. Sí, yo sé tus pruebas y problemas. Yo sé cuan duro es seguir. Pero yo me acordaré de todo esto cuando yo vuelvo para obtenerte como Mío propiamente, y entonces te recompensaré." Ahora, esto no es nada en contra de hombres ricos porque Dios si puede salvar a los ricos.
Algunos de los hijos de Dios son ricos. Pero, el dinero puede ser un engaño tan tremendo, no solo para los que lo tienen pero para los que no lo tienen también. Allá en la primera edad, Santiago estaba clamando a aquellos que tenían respeto a gente rica, "No tengáis la fe de nuestro Señor Jesucristo glorioso en acepción de personas." Los pobres de esos días estaban tratando de agradecer a los ricos para así recibir favores, en vez de confiar en Dios. "No lo hagan," dice Santiago. "No lo hagan. el dinero no es todo. el dinero no es la respuesta." Ni tampoco es la respuesta hoy. Tenemos más riquezas que jamás hemos tenido y aun se está haciendo menos Espiritualmente. Dios no obra con dinero, El obra con Su Espíritu. Y aquel Espíritu solamente viene a una vida consagrada a la Palabra.
LA SINAGOGA DE SATANAS
Yo sé... la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:9).
Aquí está un versículo que necesita mucho estudio, no solamente por razón de sus palabras tan raras, pero también porque está virtualmente repetido en una edad que existe más de mil años después.
Yo sé tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser Judíos, y no lo son, mas son sinagoga de Satanás. (Apocalipsis 2:9).
Ahora, en primer lugar, la palabra judíos, no describe la religión del pueblo judío. Se refiere solamente a la gente de Judá, y tiene el mismo sentido como si yo dijere; "Yo soy nacido irlandés." Esta gente estaba diciendo que en verdad eran judíos, judíos verdaderos por nacimiento.
Eran mentirosos. No eran judíos por nacimiento y no eran judíos por religión.
Si todo esto es verdad, entonces ¿qué fueron? Eran una gente engañada, quienes ya eran parte de la iglesia. Ellos eran de la vid falsa. No eran de la Iglesia Verdadera pero de la iglesia falsa porque Dios dijo: "ellos son la sinagoga de Satanás." Ahora, la palabra sinagoga no es la misma palabra que nosotros usamos para iglesia. En la Biblia, iglesia quiere decir: "los llamados". El salmista dijo acerca de este pueblo escogido: Dichoso el que tú escogieres, e hicieres llegar a ti, para que habite en tus atrios...
(Salmos 65:4).
El significado de sinagoga es "asamblea" o "junta". Esto puede ser bueno o malo, pero en este caso es malo porque estos son aquellos cuyo asamblea no es de Dios, sino de sí mismos.
Isaías dijo acerca de ellos: Si alguno conspirare contra ti, será sin mí: el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. (Isaías 54:15).
Y como era que estos estaban en contra de la Vid Verdadera, algún día Dios tratará con ellos en destrucción.
Ahora, ¿por qué es que tenemos a una gente en la armazón de la iglesia que se están llamando judíos? La razón es esta: Siendo que eran mentirosos, ellos podían decir lo que gustaban. Ellos podían decir lo que gustaban como hecho y luego quedarse con eso. Y en este caso podían estar mintiendo con un pensamiento muy poderoso en la mente. ¿No es verdad que la Iglesia primitiva fue compuesta casi enteramente de judíos, y así constituyendo ellos los miembros originales de Su Cuerpo? Los doce apóstoles fueron judíos, y los apóstoles que siguieron si no fueron judíos, fueron prosélitos. Así que para jurar que eran judíos les daba preeminencia y un derecho a la originalidad. Diga Ud. una mentira. Manténgase con eso. Nunca vaya a enterarse de la historia o los hechos pasados. Solamente dígalo y continúe diciéndolo a la gente, y dentro de poco lo recibirán.
Ahora, ¿notó Ud. algo allí? ¿No es ese el mismo espíritu que está en la iglesia hoy? ¿No hay un grupo que dice que son la iglesia verdadera y original y que salvación se halla solamente en ella? ¿No dicen que tienen las llaves del reino, las cuales obtuvieron de Pedro? ¿No dicen que Pedro fue su primer papa, que él radicó en Roma cuando no hay ningún hecho histórico para respaldarlo? Y aun sus miembros de más educación y conocimiento creen sus mentiras.
¡Sinagoga de Satanás! Y si Satanás es su padre, y él siendo el padre de mentira, entonces no es extraño que aquellos en su sinagoga son mentirosos también.
Considere el pensamiento de blasfemia. Estos de la sinagoga de Satanás no estaban blasfemando a Dios en esta instancia (aunque eso ya se sabe de antemano), pero estaban blasfemando la Iglesia Verdadera. Ciertamente. Como Caín persiguió y mató a Abel porque él (Caín) era de aquel maligno, y como los seguidores muertos, formales, del judaísmo (Jesús dijo que eran de su padre, el diablo) trataron de destruir a los Cristianos en los primeros años de la primera edad, ahora este mismo grupo (la vid falsa) está aun más fuertemente tratando de destruir al verdadero creyente en la segunda edad. Aquel espíritu de anticristo está creciendo.
El grupo que entró en la iglesia tan despacio y tan quieto por sus obras (Nicolaísmo), ya no teme ser expuesto pero está plenamente organizada en un grupo de su propia convocación, y está viniendo en contra de la Iglesia Verdadera en hostilidad abierta.
Ahora, cuando yo digo que esta fue una iglesia organizada, anticristiana, yo le estoy dando la verdad de la historia autenticada. La primera iglesia fundada en Roma (trazaremos su historia en la edad de Pérgamo) ya había vuelto la verdad de Dios a una mentira por la introducción de una religión pagana con nombres y significados Cristianos. Al llegar la segunda edad, era tan pagana (aunque decían que eran la iglesia verdadera) que hasta Policarpio vino como una distancia de 2,000 kilómetros, ya estando de una edad muy madura, para rogar con ellos que volvieran a la verdad. Ellos no lo harían. Tenían una jerarquía maciza, y organización bien fundada y un abandono completo de la Palabra. Esto pues es la sinagoga de Satanás, llena de blasfemia, en lo cual ya estaban las simientes de la doctrina de Nicolaísmo, y lo que muy pronto sería el centro o poder de religión Satánica. Y esto es exactamente la verdad porque Apocalipsis 2:9b no dice que estas gentes son de la sinagoga de Satanás, pero dice que son la sinagoga de Satanás.
Este espíritu de anticristo no es nuevo. Esto no es algo que solamente vino en las Edades de la Iglesia. Ha estado aquí todo el tiempo. Para tener un entendimiento claro de cómo es que funciona, cómo es que va en contra de Dios y se apodera de la iglesia fíjese en el Antiguo Testamento y véalo allí. Examinemos este espíritu tal como fue manifestado en Israel cuando ella salió de Egipto para ser la iglesia en el desierto.
Así como la Iglesia primitiva empezó bajo la ministración pura del Espíritu Santo con señales y prodigios y manifestaciones como profecía, lenguas e interpretaciones, sabiduría, conocimiento y sanidad, así también en los días de Israel, cuando ellos salieron de Egipto, estaban bajo la guianza del Espíritu de Dios manifestándose en dones. Dios era el que guiaba al pueblo.
En realidad, El era su Rey. El era un PadreRey.
El cuidaba de Israel como un hombre cuida de su familia. El los alimentó, peleó sus batallas, arregló sus dificultades y aclaró sus problemas. El se ocupó enteramente con ellos. Ellos fueron la única nación al cual El en verdad era Dios. Pero llegó el día en que empezaron a mirar alrededor, y vieron que los filisteos y las otras naciones tenían reyes. Eso les llamó la atención y ellos decidieron que debieran humanizar su gobernación, y entonces querían un rey. Ahora, Dios mismo iba a humanizar la gobernación en la Persona del Señor Jesucristo, pero ellos se adelantaron. Satanás conocía el plan de Dios, así que él puso en los corazones del pueblo para adelantarse a Dios (la Palabra).
Cuando ellos llegaron ante Samuel y pidieron un rey, Samuel estuvo tan congojado que su corazón casi se le falló. Dios había estado guiando Su pueblo por medio de este profeta consagrado y vindicado por la Palabra, y él sintió que había sido rechazado. El junto al pueblo y rogó con ellos que no dejasen al Dios, Quien los había cargado como hijos, y los había prosperado y los había bendecido. Pero ellos persistieron, le dijeron a Samuel: "Tú nunca has estado errado en
tu dirección. Tú nunca has sido deshonesto en tus tratos monetarios. Tú has hecho lo mejor posible para mantenernos paralelo con la Palabra del Señor. Estamos agradecidos por los milagros, la sabiduría, la provisión y la protección de Dios. Nosotros creemos en todo eso. A nosotros nos gusta todo eso. Y lo que es más, no queremos estar sin ello. Solamente es que queremos un rey para conducirnos a la batalla. Ahora, desde luego, cuando salimos a la batalla todavía es nuestra intención tener los sacerdotes salir adelante con Judá siguiendo; y nosotros tocaremos las trompetas, y cantaremos y gritaremos. No es nuestra intención suspender nada de eso. Pero, queremos un rey quien es uno de nosotros, para guiarnos." Y Dios le dijo a Samuel: "¿Ves? Ellos no te han rechazado a ti, sino que me han rechazado a mí de gobernar sobre ellos." Cuán trágico fue eso. Ellos no reconocieron que cuando le estaban pidiendo a Dios que los dejara ser como el resto del mundo le estaban rechazando a El, porque Dios había ordenado que Su pueblo se portara diferente que los del mundo. Ellos no son del mundo y no se parecen al mundo y no actúan como el mundo. Ellos están crucificados hacia el mundo y el mundo está crucificado hacia ellos.
Por lo cual salid de en medio de ellos, y apartáos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré,
Y seré a vosotros Padre, y vosotros me seréis a mí hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso. (2a de Corintios 6:17-18).
Ud. notará que la única diferencia entre Israel y las demás naciones era Dios. Poniendo Dios a un lado, Israel era igual a cualquier otra nación. Cuando Sansón se cortó el cabello él era igual a cualquier otro hombre. Ponga a un lado la dirección del Espíritu Santo y la iglesia no es nada menos que el mundo con el Nombre de Dios. El mundo y la iglesia son de la misma masa, igual como Jacob y Esaú eran de los mismos padres, pero el Espíritu de Dios hace la diferencia.
No le hace que Ud. se llame un Cristiano. Cualquiera puede hacer eso. La cosa es que si Ud. tiene o no tiene el Espíritu de Dios en su ser, porque sin ese Espíritu Ud. es un réprobo no es de los Suyos. Amén.
No hace mucho yo le pregunté a una dama que si ella era Cristiana. Ella me dijo: "Yo quiero que Ud. sepa, Sr., que yo enciendo una vela cada noche". ¿Y eso qué tiene que ver con el asunto? "Yo soy Metodista, yo soy Bautista, yo soy Pentecostal." Eso no tiene nada que ver con el asunto. Es tener el Espíritu Santo o perecer.
Pues, empezando aun allá en la primera iglesia, la gente empezó a pensar y razonar cómo era que podían mejorar a Dios. Los hechos de los Nicolaítas se empezaron a manifestar. Luego se formó un grupo. Ellos se desviaron del plan de la Palabra. Todo lo que se necesita es el cambio de una sola palabra y entonces aquel poquitito de levadura leuda toda la masa. El que ofendiere en
un punto de la ley es culpable de toda la ley. Eva solamente cambió una palabrita. Eso lo hará.
Y cuando se formó aquel grupo, del cual Satanás era el centro, aquel grupito empezó a odiar y a pelear con los verdaderos creyentes, insistiendo que ellos, los extranjeros, eran la iglesia de Dios.
Note Ud. como es que organización crea odio. Destruye compañerismo. Da lugar a la amargura. Eso es lo que quiere decir mirra. De esto es lo que estaba llena Smirna amargura.
Una raíz de amargura corrompe a muchos. Así que estaba entrando más y más contaminación.
Cada edad sentiría su cicatriz.
La Iglesia de Smirna se había apartado mucho del original. Había llegado a ser un híbrido.
Se había cruzado así como Eva. Ud. bien sabe que un híbrido es el resultado de la mezcla de dos especies. Lo que resulta ya no es puro como el original. Es mestizo. Así pues, cuando Eva permitió que la bestia mezclara su simiente con la de ella, ella produjo una criatura llamado Caín que no era puramente humano. El era de aquel maligno. Note Ud. cuán diferente era él de Abel.
Note cuán diferente era de Seth. El odiaba a Dios y no obedecía a la Palabra y perseguía y mataba a los justos. El se figuraba más alto que la Palabra de Dios.
La Iglesia también se ha apartado de lo que era originalmente. Ella es una híbrida. Eso es decir, la iglesia nominal es una híbrida. La gente dice: "Yo soy Bautista." No fue así en el
principio. "Yo soy Metodista." No fue así en el principio. En vez de la Palabra de Dios directamente, en vez de los hombres en la iglesia llenos del Espíritu, quienes fueron guiados por revelación dada por el Espíritu, ahora hay credos, leyes privadas y adivinaciones educadas de hombres educados. La enseñanza ha tomado el lugar de revelación. Razonamiento ha reemplazado la fe. Programas han reemplazado alabanzas espontáneas en el Espíritu Santo. No fue así desde el principio. La especie entera ha cambiado. Ha llegado a ser una iglesia híbrida.
Ahora pues, cuando la iglesia llega a ser híbrida, ¿producirá Cristianos puros? No puede.
La Vida o Simiente que trae Cristianos a nacimiento no está en ellas. Cosas semejantes tienden a reproducirse. Los Bautistas producen más Bautistas y ellos se portan como Bautistas. Metodistas producen Metodistas y ellos se portan como Metodistas. No hay ni uno de ellos quien es conocido por el poder de Dios ni tampoco pueden ser porque eso no está allí. Ellos son conocidos por su adoración ceremonial de Dios y sus credos y dogmas.
Hablando acerca de los híbridos, ¿conoce Ud. el híbrido más famoso en todo el mundo? Ha estado aquí con nosotros por muchas edades: Es el mulo. El mulo es el resultado del cruzamiento del asno y el caballo. Es un animal muy raro; no se puede reproducir. El no tiene el tipo de vida que puede hacer eso. Pero, en cuanto al trabajo, él puede trabajar más que el caballo o el asno. Pero fíjese en su naturaleza. El es cabezudo y no se le puede tener confianza. El es un retrato perfecto de religión híbrida, un cruzamiento entre verdad y oscuridad, porque el caballo es
un tipo del creyente verdadero y el asno es un tipo del ser inicuo. Si Ud. los mezcla, tendrá una religión formal y estéril. No tiene la simiente de Vida, está muerta. Ella puede hablar acerca de verdad, pero no la puede producir. No tiene a Dios en su medio, sin embargo se reúne y habla acerca de Dios, y durante todo este tiempo sistemáticamente está negando el poder. Ellos negarán la Palabra en el mismo Nombre del Señor. No hay esperanza para ellos. ¿Se da cuenta Ud. de que nunca ha habido alguna religión organizada que haya tenido avivamiento? ¡Nunca! Ya una vez que se organizaban, allí morían. Ya nunca pueden volver. No señor. Yo le puedo mostrar eso en tipo. En Exodo 13:13 dice así: Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le degollarás: asimismo redimirás todo humano primogénito de tus hijos.
¿Ve Ud.? El asno puede ser redimido. Todo pecador miserable puede ser redimido por el sacrificio de la sangre de Jesucristo, o en rechazando a Cristo ser rechazado él mismo. Pero el mulo no se puede redimir. Para él no hay redención. Para él no hay sangre; no puede haber porque el mulo toma su refugio en la iglesia mientras el asno toma su refugio en la sangre. El mulo no tiene `simiente' en él que puede ser vivificado, pero el asno sí tiene simiente.
Pues hace unas pocas semanas que leí un editorial. Sí, era un editorial escrito por un negociante no convertido, no por un Cristiano. El decía que estaba asombrado al ver las iglesias.
El no las podía entender. Ellas tienen seminarios llenos de profesores quienes enseñaban la Palabra
de Dios con el fin de destruirla. Ahora, este hombre no podía entender eso. Esto lo desalentaba.
El decía que podía entender si el ateo o el comunista, o el pensador libre o alguien así hiciera eso.
Pero cuando la iglesia misma destruía la Palabra de Dios, eso era equivalente a homicidio con premeditación. Allí está su religión híbrida. ¡América, despiértese antes de que sea demasiado tarde! Cuando la iglesia se aparta de la Palabra, ella creerá cualquier cosa. Es como Eva. Cuando nació Caín, ella dijo, "Adquirido he varón por Jehová." Ahora, ¿se da cuenta Ud. de que eso es en verdad lo que ella quería decir? Ella pensaba que tenía un varón por Jehová. Fíjese Ud., y una vez que ella había sido engañada por tomar la palabra de Satanás en vez de la Palabra de Dios, entonces ella pensaba que todo lo que decía estaba correcto. Si ella dijo que tenía varón por Jehová, entonces ella tenía varón por Jehová. Pero Dios ha puesta leyes en Su universo. Una simiente buena solamente puede producir fruto bueno y la simiente mala solamente puede producir fruto malo. Ahora, cada simiente aun siendo diferente, utilizará la misma tierra, alimento, humedad y sol, pero cada una producirá de su especie. Note la historia de la línea de Caín. Note la historia de la línea de Seth. Hay una sola diferencia entre las dos: la simiente original. Nada más.
Si Ud. se fija muy bien en esta declaración de Eva, Ud. notará que ella tenía mucho más entendimiento de lo que muchos se dan cuenta. Ella no atribuía el hijo a Satanás porque eso lo
pondría a él igual con Dios. Solamente Dios podía crear el huevo en el vientre de María. Satanás no podía hacer eso. Eva sabía eso. Satanás solamente puede pervertir. Así que él engañó a Eva con la simiente equivocada. Fue la simiente de la serpiente que produjo a Caín. Fue la simiente de Adam que produjo a Abel y a Seth. Aquellas simientes pasaron por los mismos procesos, pero los hijos eran diferentes porque eran de diferentes simientes.
Ella creyó que Caín era de Dios. Ella aceptó la mentira del diablo como la verdad de Dios.
Eso es exactamente lo que tenemos hoy día. Las iglesias se muestran como fuentes de verdad pero la verdad en ellas no está. Sin embargo, sus hijos engendrados juran por ellas y aun matarán para sostener su error.
Si Ud. cree que eso es una exageración, lea todo el capítulo 3 de 2a de Timoteo y los primeros cinco versículos del capítulo 4. 2a de Timoteo 4:15 dice así: Requiero yo pues delante de Dios, y del Señor Jesucristo, que ha de juzgar a los vivos y los muertos en su manifestación y en su reino, Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina; antes, teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus concupiscencias,
Y apartarán de la verdad el oído, y se volverán a las fábulas. Pero tú vela en todo, soporta las aflicciones, haz la obra de evangelista, cumple tu ministerio.
Cuando la iglesia se permitió apartarse del original, igual como Adam y Eva, entró la muerte.
En ella no hay fuerza. Ella ha llegado a ser una monstruosidad. En el mismo momento en que la iglesia empezó a moverse hacia forma y ceremonia, y hacia sacerdocio por medio de organizar a los ministros en un grupo que decidió tener dirección, aparte del Espíritu Santo y Su Palabra; en ese mismo momento entró la muerte, y ella empezó a enfermarse, y a medida de que se enfermó se cambió a un grupo de gente sin poder quienes tenían una sola arma, la cual siendo el argumento. Ella no podía producir nada en el Espíritu, porque sus esperanzas estaban basadas en un programa y no en fe en Su Palabra. Ellos sembraron programa así que segaron programa.
Ellos sembraron perversión así que segaron hijos perversos.
Ud. juegue con Dios y Ud. segará exactamente lo que inyectó. El hombre habría de aprender eso de la naturaleza. El ha jugado con la naturaleza. El ha inyectado sus propias ideas en la naturaleza, y ha cambiado el orden de las moléculas, etc. y ahora él está segando un torbellino.
Fíjese como es que han producido a la gallina. Está tan altamente producida que solamente es una máquina que pone huevos. Para alimento ya no sirve porque es tan blando y no nutre bien. Se inyectan substancias en las carnes que comemos, y por razón de eso el cuerpo humano está
cambiando para que las mujeres están llegando a ser más angostas en la cadera y más anchos en los hombros y los hombres están llegando a ser lo contrario. Ahora, si Ud. juega con la naturaleza y resulta con una monstruosidad y un retroceso, ¿qué sucederá si Ud. cambia la verdad a una mentira? La respuesta es: Ud. producirá un sistema de religión sin Dios además siendo anticristo, que será tan pervertido que no se parecerá al original ni tampoco producirá lo que produjo el original. La única respuesta que Dios tiene para tal situación es el Lago de Fuego.
Aquella pobre edad de Smirna estaba muriendo. Cuando murió, jamás volvió. Ninguna edad vuelve jamás. Ningún avivamiento jamás vuelve. No puede tener la Vida de Dios por medio de generación natural. Se necesita la regeneración de arriba. Esta última edad empezó con las lumbres de un avivamiento Pentecostés y allí mismo la organizaron de vuelta. En vez de tomar la Palabra, ellos tomaron sus propias ideas e hicieron exactamente lo que las demás edades han hecho: sustituyeron el manual por la Palabra. Ud. dé un paso afuera de aquel manual y vea lo que sucede. Entonces Ud., hermano, está afuera. Y ellos le perseguirán a Ud. y le echarán la culpa a Dios. Y ¡cuánto aman su organización! ¡Con razón! Ellos son Pentecostales de la segunda generación y como es que Dios no tiene nietos, entonces ellos solamente son hijos de sus padres, conocidos por sus credos y su forma de adoración. Pueden hablar acerca de lo que hubo antes, pero no lo pueden producir. En una ocasión ellos tuvieron el relámpago pero casi todo lo que
queda hoy es el trueno. Pero permíteles Ud. hablarle acerca de las glorias de su movimiento. Ellos dirán: "Sí señor, yo quiero que Ud. sepa que este es un movimiento que ningún hombre empezó.
Esto vino espontáneamente. El Espíritu cayó por todo el mundo. Sí señor, nosotros tenemos lo que tuvieron allá en Pentecostés. Esto no fue de hombres sino de Dios." Entonces, ¿por qué no lo mantuvieron así? ¿Si Dios lo empezó, por qué es que Dios no lo pudo mantener y terminarlo? Si Dios no escribió un manual de credos, fórmulas y dogmas en el principio, entonces ¿qué derecho tuvieron ellos para hacerlo? Dios derramó Su Espíritu sobre Bautistas, Metodistas, Nazarenos, Adventistas, Presbiterianos, Hermanos, Iglesia de Dios (varios así llamados) etc. Todos estos hermanos fueron criados en diferentes doctrinas, leyes, manuales de iglesias, etc. Dios lo echó todo a un lado; El destruyó sus teorías dispensacionales y restauró los dones del Espíritu, probando que El es el mismo ayer y hoy y por los siglos. Pero, ¿aprendieron aquellos Pentecostales su lección sobre organización? No señor. Ellos se organizaron de vuelta y han escrito sus propios textos, leyes, manual de la iglesia, libro de compañerismo, etc. y etc. con una sola idea, la cual es de probar que ahora ellos tienen la verdad entera y que ellos saben todas las respuestas y que por razón de eso, ellos son los escogidos de Dios, quienes conocen el camino y lo pueden mostrar a otros como los guías determinados por Dios. Pero ellos no lo tienen. Ellos se han producido híbridos como los mismos grupos de los cuales salieron. Si ellos quieren estar en la
Novia, tendrán que salir exactamente como lo hicieron sus antepasados.
Ellos son como todos lo demás. El avivamiento se ha acabado. Ellos están tratando de vivir un nombre, y están muertos. Ellos tomaron organización y hablando del Espíritu de Dios todo el tiempo. Están hablando de la evidencia del Espíritu Santo. Pero se olvidan de que el diablo también puede hablar en lenguas. La confusión total de Babel está en su medio y ellos lo llaman el Espíritu de Dios. Una vez más vemos al hombre diciéndole a Dios en vez de Dios diciéndole al hombre.
Ahora, es posible que Ud. desea regañarme aquí por lo que he dicho. Está bien. Ellos se llaman Pentecostales y Evangelio Completo. Déjelos que lo prueben. En el Día de Pentecostés el fuego vino en una nube y se separó sobre cada uno como una lengua, y cayó sobre cada uno.
¿Dónde está el fuego? Hablaron en lenguas en el Día de Pentecostés y la gente que escuchaba entendía. ¿Dónde está eso? Toda la multitud de creyentes se portaba como una sola familia. Los Pentecostales están tan divididos como cualquier grupo en la historia. Ningún hombre se atrevía a unirse a la Iglesia primitiva, solamente Dios agregaba. Ellos tienen tantos chivos como cualquier otra. Ellos declaran que son del Evangelio Completo pero no lo pueden probar. Sus iglesias están tan vacías de poder como cualquiera. Si ellos son del Evangelio Completo, entonces debemos admitir que la Biblia tiene error donde describe los hombres del Evangelio Completo en el Día de
Pentecostés. Ellos cantan: "Ha habido un gran cambio en mí." Están correctos. Pero el cambio no ha sido para lo mejor. Es tiempo de volver a Dios. Ellos tienen un nombre que muestran pero están muertos. Hablar en lenguas no es la evidencia de avivamiento. Es mas bien la evidencia de muerte. Lenguas proclamó la evidencia de que la religión ceremonial de los judíos estaba a su fin, que la era nueva había empezado. Lenguas en nuestro día está bajando el telón para las edades de la iglesia gentil y el Evangelio está volviendo a los judíos. La gente está hablando acerca de que lenguas está anunciando un gran movimiento Espiritual. Los ha dejado el tren. La verdad es que está escribiendo el fin de todas las ideas, programas y reinos del hombre; y el Reino de Dios está siendo introducido. ¡Despierten, pueblo de Dios! ¡Despierten! Si Ud. piensa que esto no es verdad, escuche esto. Por todo el mundo en los grupos Pentecostales tanto como en los grupos fundamentales, están organizando a los hombres de negocios. Han invadido el púlpito sin llamamiento de Dios. Se han dado a conocer como pescadores de hombres y fundadores de un movimiento de Dios, y dicen que ha fallado el ministerio de dones de Efesios 4:1013, que Dios dio a la iglesia, y por eso ellos están tomando el mando. Aquí estamos en el mero centro del cumplimiento de profecía, llamada "la contradicción de Coré" (Judas 11), y ni siquiera saben que lo han cumplido. Están siguiendo ciegamente predicando experiencia por verdad. ¡Qué Dios tenga misericordia de ellos! Ojalá que sus ojos sean abiertos antes de que sea demasiado tarde. ¡Oh, escúcheme! ¿Cuándo fue que el prestigio de
dinero, la dirección social, la habilidad negociante, o la pura proeza mental calificó a un hombre para dirección espiritual o concedió importancia a la Palabra de Dios? Y cuando de cualquier manera la materialidad o los valores humanos empiezan a manifestarse como el medio por el cual Dios está obrando en lugar de solamente el Espíritu Santo, entonces estamos luchando en contra de Dios, no juntamente con Dios.
Ahora, yo quiero que esto esté bien registrado. Yo no estoy hablando en contra de los ancianos en la iglesia. No señor. Y aquel anciano puede ser tan pobre como cualquier pobre, o puede ser el hombre más rico del mundo, con tanto que sea un anciano en corazón y hecho. Yo no tardaría en instituir a ningún hombre que tiene las verdaderas calificaciones espirituales de un anciano o un diácono, no importando sus condiciones económicas o su posición social. Pero cuando Ud. ve a un elemento social o económico entrar en la iglesia que divide a la gente de cualquier modo, eso no es de Dios. Es otra señal de los tiempos en esta Edad de Laodicea en que estamos viviendo; que está rica físicamente, pero espiritualmente está empobrecida.
"Yo sé tu pobreza." ¿Se dio cuenta Ud. de que su pobreza está ligada con la sinagoga de Satanás en ese mismo versículo? Sí, es la organización rica y poderosa que tiene la riqueza, y siempre echa para fuera a la gente pequeña que sirve a Dios. Cuando el Espíritu de Dios mueve en los corazones de los hombres, ¿quién es el que deja los edificios y las propiedades? El rebaño pequeño siempre pierde todo a la organización grande. Y entonces ¿a dónde va la gente? Ellos
adoran en hogares, tiendas viejas y sótanos igual como hicieron cuando fueron a las catacumbas.
Estas gentes eran pobres en los bienes de este mundo. Ciertamente. Pero eran ricos en Espíritu.
"Yo sé su blasfemia." Ahora, el pensamiento aquí no es que estos mentirosos estaban blasfemando a Dios, aunque eso está sin decir. Pero están blasfemando a la Iglesia Verdadera.
Siempre es así. Los judíos de Jerusalem blasfemaron la iglesia en el principio. Los politeístas gentiles hicieron igual. Si hay alguien que será menospreciado, siempre será la simiente verdadera.
En el día de Nerón, a los Cristianos se les echaba la culpa de toda calamidad; hasta los pusieron culpables por quemar la ciudad de Roma. En países comunistas el rebaño pequeño siempre es el primero de ser exterminado aunque en tamaño es insignificante. Aunque los Cristianos son gente buena y leal, quienes hacen solamente bien, serán perseguidos hasta el fin con el fin de que sean físicamente destruidos.
La razón por esto es porque ellos son una reprensión a los infieles. Como un dedo hinchado, ellos están ante los malvados. Y aunque la intención de los justos no es de hacer daño a los malvados sino que solamente quieren hacer bien, invariablemente se hallan enredados como Juan el Bautista con Herodes. Porque Juan no quería causarle daño a Herodes ni a su esposa sino
que quería salvarlos de la ira de Dios. Esto no solamente fue totalmente entendido mal y absolutamente resistido, pero por causa de esto, Juan fue muerto. Y por todo el bien que el pueblo de Dios hace, ellos son entregados a ridículo público y a la muerte. Seguramente habrá alguna forma de fuerza vil respaldando a una gente quienes serían tan vacíos de conciencia que pagarían con mal a los que les hacían bien. Sí, hay tal fuerza. Es Satanás. La solución está en el siguiente versículo.
DIEZ AÑOS DE TRIBULACION No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apocalipsis 2:10).
Cada vez que el Señor usa esa palabras: "No temáis," hay algo a la mano que tendrá que ver con gran peligro y sufrimiento y privación. Ahora, El no dice en una manera obtusa y corta: "Viene tribulación." Eso espantaría a uno. Pero como una madre cuando va a apagar la luz le dice a su hijo para que él no se espante: "No temas, porque la luz se va a apagar y entonces será oscuro. Pero recuerda, yo estoy aquí contigo." Así también El dice: "No temáis al hombre o lo que él os pueda hacer. Yo estoy con vosotros y mi gracia es suficiente para vosotros. Cuando pasaréis por las aguas, ellas no os llevarán. Ni aun en la muerte estáis derrotados. Sois más que vencedores."
El gran apóstol Pablo, conocía por experiencia la realidad de esas palabras y él escribió en Romanos 8:3539: ¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿tribulación? ó ¿angustia? ó ¿persecución? ó ¿hambre? ó ¿desnudez? ó ¿peligro? ó ¿cuchillo? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo: somos estimados como ovejas de matadero.
Antes, en todas estas cosas hacemos más que vencer por medio de aquel que nos amó.
Por lo cual estoy cierto que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.
No, no debemos temer. Su amor arroja todo temor.
Ahora, note lo que El dice: "El diablo ha de enviar algunos de vosotros a la cárcel, para que seáis probados." Los judíos estaban haciendo eso en ese mismo tiempo. Los sacerdotes paganos estaban haciendo eso en ese mismo tiempo. Los gobernadores, quienes trataban de ganar el ánimo del pueblo porque al público le encantaba la arena, lanzaban millares de Cristianos a su muerte, destruyéndolos con leones y gladiadores. ¿Qué tiene el diablo que ver con esto? ¿Por qué
ponerlo culpable a él? Oh, sí, pero es el odio del diablo que respalda todo eso. El está detrás de eso porque odia a Dios. Lo que Dios ha propuesto en Su corazón para hacer, sin duda eso es lo que el diablo se propone a destruir. Pero fíjese, aquí hay algo de iluminación. Si Satanás está detrás de los judíos quienes están trayendo los Cristianos a la ley, entonces los judíos no son de la religión de Dios, sino de la religión del diablo. Su reunión también es de "la sinagoga de Satanás." Y si la Iglesia Católica Romana mató las multitudes de creyentes en las Edades del Oscurantismo, sí, y aun en todas las edades, entonces ellos también son del diablo y pertenecen a Satanás.
Si Ud. piensa que eso es ofensivo, solamente espere hasta que la profecía de Apocalipsis 13 se cumpla. Es extraordinariamente la verdad que los Estados Unidos de América está en ese capítulo. El mismo número trece es un símbolo de esta nación. Empezó con trece colonias. Su bandera originalmente tenía trece estrellas y trece rayas. Y allí está su destino en el capítulo trece.
En esta imagen que es mencionada en este capítulo se hallará toda la maldad de la bestia que fue antes de ella. Como la bestia salió del Concilio de Nicea, así también la imagen saldrá del Concilio Mundial de Iglesias con todo poder impío y satánico para dar lugar a la ira del diablo sobre la Vid Verdadera de Dios. Será una repetición de toda crueldad y astucia diabólica.
Aquellos que luchan en contra de los humildes de Dios y hacen mofa y destruyen, déjelos que sigan. Y en verdad lo harán. Y todo esto en el Nombre de Dios y religión. Pero mienten.
Ellos no son de Dios: Son de su padre, el diablo. Ellos, por medio de sus hechos en contra de
cualquier gente, manifiestan lo que en verdad son. Déjelos que se organicen y que repudien al rebaño pequeño. Solamente están mostrando más claramente a todos que son del diablo. Son de la vid falsa, la vid que asesina. Su odio prueba quienes son: La iglesia anticristo, Nicolaíta es lo que son.
"Serán enviados a la cárcel." Sí, son llevados ante la ley y falsamente acusados y probados y encarcelados. Y desde luego todo es hecho en el nombre de religión, decencia e inocencia. Todo es hecho para una causa noble. Eso me hace pensar de la decisión de la Corte Suprema acerca de oración y la lectura de la Biblia en las escuelas. ¿Quién está detrás de todo eso? Satanás.
Solamente es otra erupción enojada en contra de Dios.
"Tendréis tribulación de diez días." Aquí está una profecía. Y juntamente con ella está un modo de determinar el tiempo que duró la Edad de Smirna. Diocleciano, el emperador más cruel de todos los emperadores, lanzó una campaña de terror en contra de los santos de Dios, lo cual, sino fuera por la misericordia de Dios, hubiera acabado con todos los creyentes. Fue la campaña más sangrienta en la historia y duró diez años (los diez años de Apocalipsis 2:10b), del 302 al 312 D.C.
"Sé fiel hasta la muerte." El no dice sé fiel solamente hasta la muerte, sino que dice hasta la muerte, significando una muerte sin temor. Puede ser Ud. tendrá que sellar su testimonio con su propia sangre. Miles y aun millones han muerto a través de las edades. Murieron en la fe.
Como Antipas, el mártir fiel, ellos dieron sus vidas voluntariamente. Frecuentemente pensamos que sería casi imposible ser un mártir. Pero recuerde Ud. que la fe que empleamos diariamente para triunfar en Cristo Jesús es la misma fe que sostiene a los Policarpios y todos los mártires. La fe suprema rendirá gracia suprema para la hora suprema. ¡Alabado sea Dios para siempre! 86 "Y te daré la corona de la vida." Siendo que aun el dar un vaso de agua fría en el Nombre del Señor tendrá recompensa, cuán grande será la recompensa de aquel quien da su vida como mártir para el Nombre del Señor Jesús. Quizás podremos tener una pequeña idea si comparamos esta corona con la corona que se gana en una carrera. En 1 Corintios 9:24, Pablo dice: ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, mas uno lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.
La corona que se le daba al que ganaba la carrera Olímpica era una guirnalda de ramas de olivo. Pero la corona mencionada aquí en la revelación, dada a un mártir, es la corona de realeza.
Jesús la llama la corona de la vida. Una corona es para aquellos que se han esforzado; la otra corona es para aquellos que han dado. Ambas son incorruptibles. No perecerán. Los que ganaron la carrera de la vida mundana muy pronto perderán el gozo de la aclamación del mundo. Su gloria desvanecerá. Pero aquellos que dan sus vidas a Dios, ya sea por el esfuerzo diario, o por el derramamiento de su sangre como el sacrificio supremo de sus vidas, a ellos se les dará la corona
de la vida.
Demasiadamente poco tiempo se utiliza en obrar por las recompensas eternas de Dios. La recompensa de Dios se mantiene en poca estimación. Si nosotros creemos en la realidad de la resurrección del cuerpo, y un reino eterno de sustancia, entonces debiéramos ahorrar en el Cielo los buenos tesoros que están al alcance de los santos.
LA RECOMPENSA POR HABER VENCIDO El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. El que venciere, no recibirá daño de la muerte segunda. (Apocalipsis 2 :11).
Ahora, una vez más el Espíritu está hablando a todas las edades. Este mensaje es para alentarnos a nosotros hoy, así como también ha alentado a nuestros hermanos de todas las demás edades. Y El nos dice que la muerte segunda no nos dañará.
Todos sabemos que la segunda muerte es el Lago de Fuego. Apocalipsis 20: 14: Y el infierno y la muerte fueron lanzados en el lago de fuego. Esta es la muerte segunda.
Desde luego eso quiere decir que todos los que estaban en aquello, fueron lanzados en el Lago de Fuego. Ahora pues, yo quiero sacar algo aquí para Ud. Sin duda, esto ocasionará que mucha gente hable acerca de mi doctrina extraña. Pero yo me mantengo aquí sobre la autoridad de la Palabra de Dios, y niego que el incrédulo va a un infierno eterno y que allí se quema eternamente. En primer lugar, el infierno, o el Lago de Fuego, o lo que Ud. lo quiera llamar, no es
eterno. ¿Cómo puede ser si tuvo un principio? En Mateo 25:41, la Biblia dice que, "el fuego eterno fue preparado para el diablo y para sus ángeles." Ahora, si fue preparado, entonces no fue sin principio. Si tuvo principio, entonces no puede ser eterno. Desde luego, puede ser que Ud.
tropiece en la palabra "eterno." Pero, esa palabra como viene usada aquí, quiere decir "de las edades hasta las edades," y tiene diferentes significados. En la de Samuel 3:13-14, Dios le dijo a Samuel que El iba a juzgar a la casa de Eli para siempre y que ellos no ofrecerían sacrificios jamás como Sus sacerdotes. Y luego en la de los Reyes 2:27, Salomón echó al último descendiente de Eli del sacerdocio. Eso fue como cuatro generaciones después. Ahora Ud. puede ver que "eterno" (perpetuo) no compara con lo que es eterno, o sea aquello que no tuvo principio ni fin. Aquí, en este caso, la palabra "eterno" quiere decir "hasta el punto de desvanecer." Eso es lo que sucedió: Desvanecieron.
Fíjese en la palabra "perdición" allá en 2a de Tesalonicenses 1:9: Los cuales serán castigados de eterna perdición. En el griego, perdición positivamente quiere decir aniquilación.
Y la palabra "perdición" de ninguna manera quiere decir destruyendo. Ahora, "destruyendo" quiere decir que algo está continuando en decadencia. Así que, ¿qué puede significar aniquilación perpetua? No quiere decir continuar aniquilando, porque eso produciría la palabra "destruyendo"
en vez de la palabra "perdición." Quiere decir destruir hasta el punto de conclusión. Finalizarlo.
Puede ser que Ud. ahora se pregunte: "¿cuándo puedo usar la palabra "eterno", y no usarlo de la manera en que se nos ha sido enseñado?" Eso es fácil. Cuando se aplica a Dios, quiere decir sin principio ni fin, y que siempre dura y que nunca termina. Y cuando Ud. habla de Vida Eterna, Ud. tiene en la mente aquello cual es la Vida de Dios.
Y este es el testimonio: Que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.
El que tiene al Hijo, tiene la vida: (1a de Juan 5:11-12a).
Ahora pues, solamente los hijos de Dios tienen Vida Eterna, aquella Vida que nunca tuvo principio, sino que siempre fue. Eso es correcto. Ud. tiene algo en sí mismo en este momento que es eterno, sin principio ni fin: Es el Espíritu de Dios. Es una parte de Dios mismo. Es la Vida de Dios.
Ahora, si un pecador va a ir al infierno, y luego sufrir igual como Ud. va al Cielo y goza del Cielo, entonces él ya tiene la misma clase de vida que tiene Ud.
Pues, entonces puede haber aquellos que dicen que Vida Eterna significa el bienestar de los hijos de Dios. Es su bienestar y su felicidad que está en peligro. Por la otra mano el pecador va a su castigo. Así que podemos reducir la muerte segunda a un asunto de castigo y lugar. Vida Eterna quiere decir el Cielo, y castigo eterno quiere decir el infierno. Le sorprendería a Ud. saber el número de hombres que han sido exaltados a la posición de teólogo que creen eso. Pero, ¿sabe
Ud. lo que hace eso? Eso hace que Vida Eterna consiste de una cuestión de geografía en vez de una Persona. Vida Eterna es Dios, el Señor Jesucristo. Es más de lo que yo puedo comprender como es que alguien puede creer tal cosa, que Vida Eterna es un asunto de lugar. Solamente al pensar en ello me hace desmayar.
No señor. Hay una sola forma de Vida Eterna. Dios la tiene. Si tenemos a Dios, tenemos Vida Eterna, en y por medio de El.
Así que Ud. puede ver que esa palabra "eterna" o "perpetua" puede ser aplicada de varias maneras, pero cuando se aplica a Dios, El siendo lo que es, solamente tiene un significado. Es la duración de Dios. Ud. no lo puede aplicar así a ninguna otra cosa. Solo Dios es Eterno y porque El vive, nosotros vivimos con El.
Ahora, no deje Ud. que nadie diga que yo no creo en un Lago de Fuego y en el castigo. Sí creo. Yo no se cuánto tiempo durará, pero eventualmente será quitado. En Apocalipsis 21:8, la Biblia dice de aquellos pecadores mencionados, que su parte será en el Lago de Fuego. Pero la interpretación más exacta de la palabra no es `parte' sino que `tiempo'. ¿Lo ve? Allí lo tiene.
Así que los malvados serán echados al infierno (Hades o la tumba) y entonces el infierno al Lago de Fuego, separados de Dios. ¡Qué cosa tan terrible será! Pero con los justos no será así. Ellos no tienen que temer. Ellos han sido redimidos por Dios. Están en Su seno. Son los vencedores. Y ¿quién es el que vence? Aquel que cree que Jesús
es el Cristo.
¿Por qué es que escapará este vencedor, este creyente, y entrará en los reinos de Vida Eterna y felicidad? Porque Jesús pagó un precio para rescatarnos del pecado. El completó la brecha de separación, y nosotros que estábamos muy lejos, ahora estamos cerca por medio de la sangre.
Y ellos nunca llegarán a la condenación. Nunca estarán en aquel Lago de Fuego. Nunca podrán estar perdidos porque a El no se le perderá ni uno solo. Donde está Jesús es donde estarán todos los redimidos.
¿Saben por qué es eso? Se lo ilustraré. Yo tengo un hijo, José. Venga lo que venga, él es parte de mí. Si yo fuese un hombre rico, lo peor que pudiese hacer sería desheredarlo, pero no hay nada que yo podría hacer para negarlo. No puedo porque él es una parte de mí. Venga pues, probemos la sangre. Comparemos su sangre con la mía. Yo probaré que José es mi hijo. El es mío.
Es la prueba de la sangre que muestra si Ud. pertenece a Dios o no.
Hablando de esto, recuerdo la ocasión cuando yo andaba de vaquero con Los Herefords de sangre pura allá en Colorado. Teníamos que traer aquel ganado para la inspección del agente federal si queríamos alimentarlos en terreno del gobierno federal. Pero no admitían ni un solo
animal que no tenía la cédula de la sangre en la oreja. La cédula señalaba que era de sangre pura.
El inspector que los estaba revisando nunca miraba a ver la marca. Solamente miraba la cédula para ver si la sangre era la sangre correcta. ¡Aleluya! Si es la sangre correcta, tiene que estar bien.
Dios se fijó en el mundo y declaró: "El alma que pecare, morirá. Es separado de Mí. No puede allegarse a Mí." Sabemos que todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios.
Eso quiere decir que todos murieron, todos fueron separados; y llegaría el tiempo y el día en que aun esa vida sería quitada y terminaría todo. Pero Dios, en amor, tomó un animal y tomó su vida en el lugar de la vida del pecador.
En el Antiguo Testamento el pecador traía un cordero. El colocaba su mano sobre el cordero mientras el sacerdote cortaba la garganta del cordero. El sentía la sangre y oía el balido.
El sentía el endurecimiento del cuerpo en la muerte. El veía el humo de la sangre esparcida subir hacia Dios. El sabía que el cordero había tomado su lugar. El sabía que la vida del cordero había sido dada por la de él. Pero la vida de aquel cordero era vida animal y no podía volver a venir sobre el pecador para limpiarlo. Así que se iba con el mismo deseo de pecar. El salía con pecado en la mente, y volvía un año después para ofrecer un sacrificio por la misma cosa.
Pero no es así en el Nuevo Testamento. Nuestro Cordero que murió es el Hijo de Dios, Quien dio Su sangre como rescate por muchos. Por fe venimos y ponemos nuestras manos en aquel Cordero lo
vemos con las heridas sangrientas, la espalda lacerada, las espinas crueles rasgándole la frente; sentimos Su dolor y le oímos clamar: "¡Mi Dios, Mi Dios, ¿por qué me has desamparado?" Y ¿qué sucedió? La Vida que partió de aquella célula de sangre, volvió a venir sobre el arrepentido. La Vida que estaba en El volvió a venir sobre nosotros. Regresamos sin el deseo de pecar, y ahora poseemos un odio para las obras y las codicias de la carne.
Fíjese en nosotros. ¿Qué es nuestra vida? Solamente una pequeña célula que vino de nuestro padre. La hembra no tiene la hemoglobina. Ella produce el huevo, ella es la incubadora.
Pero la sangre viene del varón. Esa es la razón por la cual la mujer toma el nombre del hombre.
Los hijos toman su nombre también. La madre es la incubadora para los hijos que le presenta a él.
Eso es lo que sucedió para nuestra redención. El Espíritu Santo vino sobre María y ella parió un Hijo y le llamó Jesús. El gran Creador bajó y se hizo sacrificio para nuestros pecados. Su sangre era la sangre de Dios. Eso es exactamente lo que era. Aquella sangre de Dios fue derramada y el Espíritu partió de El mientras murió en agonía. Entonces, la MISMA VIDA (ESPIRITU) regresó para morar en el pecador arrepentido, y para libertarlo. Aquel pecador no volvía año tras año, sacrificio tras sacrificio, porque no había necesidad de ello. Por medio de UN sacrificio, una vez y por siempre, él ha sido libertado del dominio del pecado, y ha recibido la Vida de Cristo por la cual él reina en victoria sobre el pecado, el mundo, la carne y el diablo.
Dios lo hizo. El lo hizo todo. El clamó al mundo sometido en pecado: "Os daré una señal.
Una virgen estará con niño. Una virgen concebirá y parirá un hijo. Eso será vuestra señal. Será una señal eterna. Lo que ella de a luz será Emmanuel, Dios con nosotros." Dios bajó en una célula de sangre, no por medio de un hombre, sino por el Espíritu Santo y en aquel vientre virgen fue creado un tabernáculo para el propósito de muerte. La Simiente de la mujer vino con el fin de que fuere herido para así traernos nuestra salvación. Cuando el Espíritu Santo vino sobre María, El creó dentro de su vientre la célula que se multiplicaría y llegaría a ser el cuerpo de nuestro Señor. Aquella célula fue creada. Fue el Principio de la Creación de Dios.
Eso es Quien es Jesús. Y aquel Ser Santo fue llenado de sangre Santo, aun la sangre de Dios.
Aquel tabernáculo vino a vida. El creció a ser un hombre. El fue al Jordán y allí aquel Sacrificio fue lavado por Juan en el río llamado Jordán. Cuando el Sacrificio Aceptable salió del agua, Dios vino y moró en El, llenándole con el Espíritu sin medida. Y cuando El murió y derramó Su sangre, la Vida perfecta de Dios fue libertada para regresar sobre el pecador quien aceptaría al Cristo como su Salvador.
¡Oh, cuán extraordinario es! Jehová, nacido llorando allí entre las vacas. Jehová, nacido en un pesebre de paja. Allí está su señal eterna a los seudointelectuales orgullosos e hinchados que han producido sus propias teorías y han negado la verdad de Dios. Jehová Dios, un niño llorón en
un establo hediondo. Y luego nosotros pensamos que tenemos derecho de ser orgullosos, alzando la nariz, criticando y portándonos como si fuéramos algo. Aquí está su señal verdadera. Este es el correcto: Jehová, jugando como niño. Jehová, trabajando en una carpintería. Jehová, lavando los pies de pescadores.
"Os daré una señal," dijo Dios, "no la señal de un sacerdocio de cuello blanco. No la señal de riqueza y poder. No hay nada en esta señal que habréis de querer, ni que penséis que sea adecuado. Pero es una señal eterna. Es la mayor señal de todas." Jehová, en el patio de la corte, machacado y sangriento con espinas en Su frente y escupido en su cara, mofado y puesto en desprecio. Jehová, despreciado y rechazado, colgando desnudo allí en la cruz, mientras los hipócritas le escarnecían y le provocaban que bajase de la cruz. Jehová, muriendo. Jehová, orando y nada sucediendo. Entonces Jehová murió. Esa es la señal para todo hombre hoy. No hay otra semejante. Esa es la mayor.
Entonces vino oscuridad sobre la tierra. Lo pusieron en una tumba. Allí se quedó aquellos tres días y noches hasta que un terremoto interrumpió las tinieblas de la noche y El salió. Salió Jehová. Jehová ascendió a lo alto. Entonces volvió Jehová para morar en Su Iglesia. Jehová, regresó con un viento recio que corría y con llamas de fuego. Jehová regresó para andar en medio de Su Iglesia y para dar poder a Su pueblo. Una vez más vino Jehová, y esta vez para habitar entre Su pueblo. Y una vez más Jehová sana a los enfermos, levanta a los muertos y se manifiesta
por el Espíritu. Jehová regresó, hablando en lenguas y dando la respuesta en interpretación.
Jehová bajo y levantó a la prostituta a que no pecara jamás. El vino al borracho con cresas por toda la cara tirado inconsciente allí en la calle. Sí, Jehová vino para manifestar en la carne y por la carne. Jehová vino Dios en nosotros, la esperanza de gloria.
Sí, Jesús vino y derramó Su sangre y libertó a los cautivos. El vino y redimió Sus ovejas perdidas. El les dio Vida Eterna y ellos jamás perecerán. El no perderá ni uno de ellos, sino que los resucitará en el día postrero.
¡Aleluya! La muerte segunda no los puede dañar. No tiene ningún poder sobre ellos.
Porque ellos son del Cordero y le siguen donde quiera que El vaya.
EL ESPIRITU SANTO EN CADA EDAD El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. (Apocalipsis 2:11).
En cada una de las Edades de la Iglesia se menciona este versículo. Cada edad tiene la misma admonición para la gente de cada edad. "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice." Pero es absolutamente imposible que todo hombre oiga lo que el Espíritu dice a las diferentes edades.
Empero hablamos sabiduría entre perfectos; y sabiduría, no de este siglo, ni de los
príncipes de este siglo, que se deshacen: Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria: La que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca hubieran crucificado al Señor de gloria: Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oreja oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman.
Empero Dios nos lo reveló a nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña; aun lo profundo de Dios.
Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado; Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente.
Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie.
Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿quién le instruyó? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. (1a de Corintios 2:6-16).
Por eso les hablo por parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden.
De manera que se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: De oído oiréis, y no entenderéis; y viendo veréis, y no miraréis.
Porque el corazón de este pueblo está engrosado, y de los oídos oyen pesadamente, y de sus ojos guiñan: para que no vean de los ojos, y oigan de los oídos, y del corazón entiendan, y se conviertan, y yo los sane.
Mas bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen. (Mateo 13:13-16).
Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuera Dios, ciertamente me amaríais: porque yo de Dios he salido, y he venido; que no he venido de mi mismo, mas él me envió.
¿Por qué no reconocéis mi lenguaje? porque no podéis oír mi palabra.
Vosotros de vuestro padre el diablo sois, y los deseos de vuestro padre queréis cumplir.
El, homicida ha sido desde el principio, y no permaneció en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. (Juan 8:42-44).
De estas Escrituras es muy claro que un hombre de sí mismo, no puede oír de Dios. Esa capacidad tiene que serle dada por Dios.
Entonces, respondiendo Jesús, le dijo: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás; porque no te lo reveló carne ni sangre, mas mi Padre que está en los cielos. (Mateo 16:17).
Juntando estos versículos, vemos que hay solamente un grupo de personas, y ese por cierto un grupo especial, que es capaz de oír lo que el Espíritu dice en cada edad. Es un solo grupo especial que recibe la revelación para cada edad. Aquel grupo es de Dios porque el grupo que no puede oír, no es de Dios (Juan 8:42-44).
El grupo que puede oír y está oyendo lo que el Espíritu está diciendo y recibe la revelación de ello, es el grupo definido en la de Corintios 2:6-16.
Ellos son aquellos quienes tienen el Espíritu de Dios. Ellos son los que son nacidos de Dios. Son bautizados en el Cuerpo del Señor Jesucristo por Su Espíritu. Son bautizados con el Espíritu Santo.
Para mejor aclarar lo que acabamos de decir, y para también usar una Escritura que debe ser recordada mientras hablamos de quien es el que está bautizado con el Espíritu Santo, veamos lo que dijo Jesús en Juan 6:45: "Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados de Dios." Pero ahora lea en Isaías 54:13, de donde esto viene, "Y todos tus hijos serán enseñados de Jehová." Los todos de Dios son los hijos de Dios. Así es que la evidencia de uno que es un
verdadero hijo de Dios (aquel sobre el cual el Espíritu está y dentro del cual el Espíritu mora) de nuevo es mostrado como uno que es enseñado la Palabra por el Espíritu Santo.
Ahora Ud. ya puede empezar a ver por qué es que lenguas no es la evidencia del ser bautizado con el Espíritu Santo. No dice en ninguna edad que "el que tiene lengua, diga lo que el Espíritu está diciendo." Eso pone a lenguas, la interpretación de ellas, profecía y etc. a un lado en cuanto a evidencia. La evidencia es oyendo lo que el Espíritu dice. El Espíritu está hablando. Sí, el Espíritu está enseñando. Eso es exactamente lo que dijo Jesús que haría cuando viniera.
...él os enseñará todas las cosas, y os recordará todas las cosas que os he dicho. (Juan 14:26).
Y eso es exactamente lo que sucedió. Así es como fueron escritos los Evangelios. El Espíritu Santo recordó en las mentes de estos hombres las mismas Palabras que Jesús habló. Por eso es que los Evangelios son exactos. Son perfectos. Pero el Espíritu no solamente trajo todas estas cosas a sus memorias, sino que también les enseño más profundamente sobre la verdad que ya tenían. Así es como fue que Pablo recibió sus revelaciones. El dijo acerca de ello: Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio que ha sido anunciado por mi, no es según hombre; Pues ni yo lo recibí, ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Jesucristo. (Gálatas 1:11-12).
El fue instruido por el Espíritu Santo.
Cuando Jesús estaba aquí en la tierra, un día le vino a visitar un cierto hombre importante.
Este hombre le dijo: "Rabbí, sabemos que eres maestro enviado de Dios." Pero Ud. notará que Jesús no le dejo terminar. El volteó hacia Nicodemo y las palabras que habló, bien se pudieran decir así: "Yo no soy maestro. Yo soy el Cordero del Sacrificio para el pecado. Yo estoy haciendo posible el Nacimiento Nuevo por Mi Espíritu. Pero viene Uno Quien es el Maestro. El es el Espíritu Santo." Cuando Jesús estaba sobre la tierra, El vino como el Cordero, y como el Profeta. Pero cuando El regresó sobre la Iglesia por Su Espíritu, El entonces fue el Maestro.
Y a cada edad oímos la misma verdad: "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias." Pero solamente un hombre lleno del Espíritu puede oír la revelación para esa edad.
Ningún otro puede. No señor. No pueden porque eso es exactamente lo que dijo Pablo en la de Corintios 2:6-16.
Ahora esto deberá causarle regocijo a Ud. Hay una doctrina muy rara en estos días que está causando mucho mal entendimiento y mal sentimiento. Porque cuando los Pentecostales dicen que uno tiene que hablar en lenguas o de otra manera no ha sido bautizado con el Espíritu Santo, ellos están negando que los grandes hombres como Knox, Moody, Taylor, Goforth y otros recibieron el Espíritu Santo, o están diciendo que estos hombres todos hablaron en lenguas
secretamente y no sabían lo que estaba sucediendo. Ahora eso no es verdad. No señor. Eso es un error grave. Lenguas no son la evidencia de ser llenado del Espíritu. Solamente es una de nueve manifestaciones mencionadas en 1 a de Corintios 12. No hay ninguna Escritura que dice que uno recibe el Espíritu Santo hablando en lenguas o que Ud. recibe el Espíritu Santo por medio de hablando en lenguas. Pero sí dice que "Después de que fueron todos llenados con el Espíritu Santo hablaron en lenguas," y luego después dice que profetizaron.
Hoy día, entre mucha gente se da por supuesto que todos los que dicen que han recibido el Espíritu Santo por medio de hablar en lenguas, hablan en una verdadera lengua Espiritual. Pero esto no es verdad porque mucha gente habla en una lengua conocida pero bajo la influencia de un espíritu malo. Ahora digamos que estamos en una reunión y toda la gente está hablando en lenguas. ¿Cómo puede Ud. saber cuál lengua es del Espíritu y cuál es del diablo? Yo he estado entre los paganos donde sus brujos tomaron sangre de un cráneo, hablaron en lenguas e interpretaron y profetizaron. Ellos pueden aun escribir en lenguas. Ahora, si lenguas es la evidencia del recibir el Espíritu Santo, entonces toda lengua tendría que ser de Dios. Pero ha sido concedido por gente que cree que lenguas es la evidencia que hay lenguas falsas y lenguas verdaderas porque Dios tiene el verdadero y Satanás tiene el falso. Así que mi pregunta es: ¿Quién sabe lo que es verdadero? ¿Quién entendió el idioma para saber lo que fue dicho? ¿Quién tiene el don de discernimiento para saber? Ahora, cuando tengamos las respuestas de esas
preguntas, entonces tendremos algo con que trabajar, pero hasta entonces, tendremos que quedarnos perplejos acerca de el origen de las lenguas. Ud. ya puede ver que si respalda la creencia de que la evidencia es las lenguas, y no sabe lo que se está diciendo, Ud. tendrá que llegar por fin a decir que todas las lenguas tienen que ser de Dios. Eso nos llevaría entonces a creer que el diablo no puede hablar en lenguas. Eso no es cierto. No, ni por un momento.
Cualquier misionero fiel en una tierra extranjera sabe demasiado bien que los diablos hablan en otras lenguas, igual como sé yo por experiencia.
Teólogos Pentecostales conceden que no tienen ninguna Escritura que muestra que la gente hablaba en lenguas cuando fueron bautizados por el Espíritu Santo. Ellos conceden que lo infieren de las experiencias mostradas en el libro de los Hechos en cuales casos la gente habló en lenguas en tres de cinco casos. Y también dicen sin ninguna Escritura, que hay dos clases de lenguas. La primera clase es aquella empleada cuando uno está recibiendo el Espíritu Santo y esa es la `evidencia', mientras que después si uno cree, uno puede recibir el don de lenguas por el cual uno puede hablar frecuentemente. Pero, dicen ellos, ya una vez habiendo hablado en lenguas como la evidencia de haber recibido, puede ser que uno no hable jamás (en lenguas). Una vez más, estamos ansiosos de saber dónde es que se encuentra esto en la Palabra. Si no está allí, entonces Dios no lo ha hablado y ¡ay de aquel que agregare a esa Palabra! Pero sí hay algo en la
Palabra acerca de este asunto que ellos ignoran por completo: la de Corintios 13. En este capítulo se menciona las lenguas de hombres y de ángeles. Estos serían lenguas conocidas y lenguas extrañas. Pentecostales modernos dicen que pueden recibir el Espíritu Santo hablando en lenguas no conocidas o mas bien, lenguas angélicas. Ellos tienen la carreta antes del caballo, porque en los Hechos 2, ellos hablaron en dialectos perfectos que aun los incrédulos oyeron y entendieron.
Ahora, cuando Dios no habla, nosotros debemos guardar silencio. Pero también, donde El ya ha hablado debemos hablar y decir lo que El ya ha dicho. El nos dijo que la evidencia, o lo que sucedería después de haber sido bautizado con el Espíritu Santo, era que tendríamos al Maestro que vendría y nos enseñaría toda verdad. Pero aquel Maestro era un maestro de adentro, no un maestro de afuera. Si el Espíritu no estaba adentro, Ud. no oiría la verdad y no la recibiría por revelación aun si la oía cada momento del día. Eso era la señal del Espíritu morador en los días de Pablo. Aquellos que estaban llenados del Espíritu Santo oían la Palabra, la recibieron y por medio de ella vivían. Aquellos que no tenían el Espíritu la oían solamente como hombres carnales, le pusieron una interpretación equivocada y entraron en el pecado.
En cada edad (y cada edad es la edad del Espíritu Santo para el verdadero creyente) yo digo, en cada edad la evidencia era la misma. Aquellos que tenían el Espíritu, el Maestro, oían la Palabra; y aquel Espíritu que estaba en ellos, tomaba la Palabra y se las enseñaba (revelaba) y ellos eran del grupo que oyeron el mensajero y su Mensaje y lo tomaban y lo vivían.
Yo sé que es una gran tentación referirse uno al Día de Pentecostés y también al día cuando el Espíritu Santo cayó en la casa de Cornelio y entonces fijar estas dos experiencias idénticas como la evidencia del Bautismo del Espíritu Santo. Pero en ambas ocasiones las lenguas fueron entendidas por los oyentes. Esta es una cosa demasiada retirada de la confusión del babel moderno de las reuniones Pentecostales. Y si esto no fuere suficiente para persuadirnos a dejar tales razonamientos, ¿qué haremos cuando nos encontramos confrontados con el hecho de que hay gente que nunca han hablado en lenguas pero tienen algunas de las otras ocho manifestaciones en sus vidas, como por ejemplo, la palabra de sabiduría, el discernimiento de espíritus, la palabra de conocimiento, fe, sanidad y aun maravillas? Y esta observación es aun más interesante en vista de que lenguas es el menor de los nueve dones. Así que cuando vemos a gente que no habla, y nunca ha hablado en lenguas, pero más bien usa mayores dones que aquellos que sí hablan en lenguas, tenemos que desacreditar absolutamente a tal doctrina aun más que antes.
Así que como Ud. puede ver, nosotros no podemos soportar el decir lo que la Biblia no ha dicho. Cuando la Escritura nos enseña que la obra del Espíritu Santo y la manifestación de la Bendita Persona es de traer la verdad de cada edad a la simiente verdadera de esa edad, entonces sabemos que el Espíritu tiene que estar morando en aquella persona porque de otra manera él no puede recibir la verdad para esa hora. Amén. Eso es exactamente correcto. Y si estas edades muestran algo, en verdad muestran y testifican de esta verdad.
Ahora, antes de que dejemos este tema, yo quiero aclarar definitivamente acerca de lo que es el Bautismo del Espíritu Santo según las Escrituras. No es según mi pensamiento ni tampoco el suyo. Tiene que ser según ASI DICE EL SEÑOR, o estamos falsamente guiados. Amén.
En primer lugar, Ud. notará que en mis reuniones cuando yo he acabado de predicar un servicio evangelístico, o algún mensaje de enseñanza, yo extiendo la red e invito una respuesta de la gente. Yo les invito a que vengan al frente a recibir el Espíritu Santo. Mis amigos Pentecostales, al oirme decir esto, creen que estoy invitando a la gente a que vengan a recibir el Espíritu Santo porque es que ya son renacidos. Así que cuando invito a aquellos que son llenados del Espíritu para que vengan a obrar con estos que ha respondido a la invitación a recibir el Espíritu, estas personas preciosas vienen en gran número y obran con la gente de tal modo de animarlos a rendirse a Dios y creer hablar en lenguas. Esto ha causado una gran cantidad de confusión y yo quiero decirle exactamente lo que quiero decir. Lo que yo he querido decir es que el pecador viniese a ser renacido, lo cual es ser bautizado en el Cuerpo de Cristo por medio del Espíritu Santo, que, en verdad, es lo que sucedió en el Día de Pentecostés cuando la Iglesia tuvo su principio. En otras palabras, el ser verdaderamente bautizado con el Espíritu Santo es ser nacido del Espíritu. Es una y la misma cosa.
Ahora yo me doy cuenta de que esto aquí va a ser confuso por un momento, como es que
la mayoría sabe que yo fui ordenado como ministro Bautista y yo he declarado invariablemente que los Bautistas se han desviado en decir que uno recibe el Espíritu Santo cuando cree, porque no es así. Ud. Lo recibe "después de que cree." Díjoles: ¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis? Y ellos le dijeron: Antes ni aun hemos oído si hay Espíritu Santo.
Entonces dijo: ¿En qué pues sois bautizados? Y ellos dijeron: En el bautismo de Juan.
Y dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él, es a saber, en Jesús el Cristo.
Oído que hubieron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús.
Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. (Hechos 19:26).
Allí está. Pablo preguntó, "¿Habéis recibido el Espíritu Santo después (no cuando) creísteis?" Y allí hay una gran diferencia porque es después de que creemos que recibimos.
Efesios 1:13 es una repetición exacta de palabras de lo que sucedió en Efeso según Hechos 19: En el cual esperasteis también vosotros en oyendo la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salud: en el cual también desde que creísteis (no cuando creísteis), fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.
Ahora, aquí está mi punto. Demasiados modernistas y aun nuestros fundamentalistas (así llamados)
creen hacia la salvación en un cierto tiempo que en muchos casos es llamado "haciendo una decisión," y eso ha sido llamado recibiendo a Cristo o siendo renacido. Ahora, al recibir a Cristo es recibir Su Espíritu. El recibir Su Espíritu es ser renacido. El recibir Su Espíritu es ser bautizado con el Espíritu Santo. Amén. Estas gentes creen. Eso es maravilloso. Pero allí se paran. Uno recibe el Espíritu Santo después de que cree. Siempre ha sido así y siempre será. La primerita palabra de dirección a la gente fue por Pedro en el Día de Pentecostés y él dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos lo que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. (Hechos 2:38-39).
Estas instrucciones vinieron como una respuesta directa de Pedro en relación a lo que en verdad había sucedido en aquel Día de Pentecostés. Lo que había acontecido era que Dios, de acuerdo con Joel 2:28, estaba derramando Su Espíritu sobre toda carne. El no había sido derramado o dado antes de ese tiempo. Este era el tiempo. Pero esto habría de venir de aquí en adelante por medio de arrepentimiento y siendo bautizado en el Nombre del Señor Jesucristo y entonces Dios estaría comprometido a llenar a aquellos que venían. Ni Pedro ni cualquiera de los otros apóstoles dijeron, "Os es necesario nacer otra vez y entonces ser llenado del Espíritu Santo."
Que esta es la forma de experiencia relativa al derramamiento del Espíritu Santo, note cuidadosamente la siguiente ocasión cuando el Espíritu cayó sobre una gente.
Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo.
Y las gentes escuchaban atentamente unánimes las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacia.
Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados.
Así que había gran gozo en aquella ciudad.
Y había un hombre llamado Simón, el cual había sido antes mágico en aquella ciudad, y había engañado la gente de Samaria, diciéndose ser algún grande: Al cual oían todos atentamente desde el más pequeño hasta el más grande, diciendo: Este es la gran virtud de Dios.
Y le estaban atentos, porque con sus artes mágicas los había embelesado mucho tiempo.
Mas cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, se bautizaban hombres y mujeres.
El mismo Simón creyó también entonces, y bautizándose, se llegó a Felipe: y viendo los milagros y grandes maravillas que se hacían, estaba atónito.
Y los apóstoles que estaban en Jerusalem, habiendo oído que Samaria había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan: Los cuales venidos, oraron por ellos, para que recibiesen el Espíritu Santo; (Porque aun no había descendido sobre ninguno de ellos, mas solamente eran bautizados en el nombre de Jesús.) Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo. (Hechos 8:5-17).
Según el versículo 12, ellos creyeron la Palabra. Entonces fueron bautizados en el Nombre del Señor Jesús. Pero según versículo 16, y en vista de todo esto, ellos todavía no habían recibido el Espíritu Santo. Fue solamente después de haber creído y ser bautizado correctamente, que ellos recibieron el Espíritu Santo. Esta es exactamente la forma igual como dada por Pedro en Hechos 2:38-39.
Otra Escritura que da luz sobre este asunto está en Gálatas 3:13-14: ...Maldito cualquiera que es colgado en madero:)+ Para que la bendición de Abraham fuese sobre los Gentiles en Cristo Jesús; para que (de manera que) por la fe recibamos la promesa del Espíritu.
Ahora, de ninguna manera se puede decir que la "bendición de Abraham" es el nuevo nacimiento y que la "promesa del Espíritu" es el Bautismo del Espíritu Santo, como dos cosas separadas. Porque la Escritura lee así: "Jesús murió en la cruz y por medio de aquella muerte y
resurrección, la bendición de Abraham vino a los gentiles, dejando los judíos. Esto transcurrió para que el Espíritu fuere disponible a los gentiles." Al entender lo que acabo de decir es aclarar por qué los estudiantes nunca han hallado en ninguna parte que Pablo diga: "Os es necesario ser nacido de nuevo y entonces ser llenado del Espíritu." Ellos han inferido que está y han puesto sus propias interpretaciones para que diga así, pero la Escritura no dice eso. Ni tampoco lo dijo Jesús. Vea Juan 7:37-39 y léalo ahora con entendimiento.
Mas en el postrer día grande de la fiesta, Jesús se ponía en pie y clamaba, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mi y beba.
El que cree en mi, como dice la Escritura, ríos de agua viva correrán de su vientre.
(Y esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él: pues aun no había venido el Espíritu Santo; porque Jesús no estaba aún glorificado.) Ahora, aquí dice enfáticamente que el creyente al beber, por medio de venir a Jesús en fe, tendría ríos de agua viviente saliendo de sí mismo. Y esta experiencia está fijada en el Día de Pentecostés. Ahora, con este pensamiento en la mente, leamos Juan 4:10 y 14: Respondió Jesús y díjole: Si conocieses el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame
de beber: tú pedirías de él, y él te daría agua viva.
Mas el que bebiere del agua que yo le daré, para siempre no tendrá sed: mas el agua que yo le daré, será en él una fuente de agua que salte para vida eterna: Esta misma agua viviente es mencionada, pero esta vez no es llamada un río sino que un pozo artesiano. Allí es donde la gente comete su error. Por el hecho de que es llamado un pozo y un río, ellos piensan que en un lugar es Vida Eterna dada por el Espíritu y en el siguiente lugar, donde es llamado un río (implicando un gran dinamo), tiene que ser el Espíritu ahora dado como una investidura de poder. ¡No es así! Es uno y el mismo. Es el Espíritu que da vida y poder y que también vino en el Día de Pentecostés.
¿Qué es lo que causó este mal entendimiento? La respuesta es, `experiencia'. Hemos ido por medio de experiencia y no por medio de la Palabra. ¡Fuera con experiencia como su medida! Solamente hay una plomada, una sola vara para medir y esa es la Palabra. Ahora, fíjese bien y obtenga esto. Pedro dijo, "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo." Pablo dijo: "¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis?" Esto aquí es la enteridad de nuestro problema.
La gente se arrepiente de sus pecados, se bautizan en agua, pero no continúan hasta recibir el Espíritu Santo. Ud. cree hacia el entregamiento del Espíritu. Creyendo en Jesús es un paso en la dirección correcta, cual dirección es hacia el Espíritu Santo. Pero allí se paran. Ellos van hasta el
agua y se paran. Creen y entonces se paran. La Biblia no dice que uno recibe cuando cree. Es más bien, "¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis?" La traducción literal y exacta es: "¿Habéis recibido el Espíritu Santo, habiendo creído previamente?" La gente cree y luego se para.
Ud. no recibe el Espíritu Santo cuando cree en El, habiendo arrepentido. Ud. continua y recibe el Espíritu Santo. ¿Lo ve Ud.? Eso es lo que tienen de mal nuestros fundamentalistas. Ellos no tienen poder porque no llegan hasta Pentecostés.
Son como los israelitas quienes salieron de Egipto y se detuvieron antes de llegar a la Tierra Prometida. Ahora, cuando aquellos israelitas salieron de Egipto, eran como dos millones.
Todos viajaron juntos, todos vieron las mismas maravillas de Dios, todos provecharon del maná y del agua de la piedra herida, todos siguieron la misma nube de día y la Columna de Fuego de noche, pero solamente dos llegaron a la Tierra Prometida. Solamente dos eran verdaderos creyentes. Eso es correcto porque la Palabra nos dice que los demás murieron por causa de incredulidad; y por razón de incredulidad, ellos no podían entrar (Hebreos 3:19). Siendo que eso es verdad y solamente entraron dos, entonces los demás no eran creyentes verdaderos. ¿Cuál era la diferencia? Dos se mantuvieron con la Palabra. Cuando los diez espías empezaron a discutir el asunto en Cadesbarnea, Josué y Caleb no titubearon porque ellos creyeron la Palabra y dijeron: "Podemos muy bien poseer esta tierra." Ellos sabían que lo podían hacer porque Dios había dicho:
"Os he dado la tierra." Después de que todos aquellos israelitas vieron el poder y la bondad y el rescate de Dios, todavía no entraron en el reposo, lo cual es un tipo del Espíritu Santo. Así que aquí mismo Ud. puede ver que muy pocos creerán hasta el punto de recibir el Espíritu de Dios.
Ahora bien, hemos venido hasta aquí; yo quiero seguir adelante un poco más y cuando lo hago, sé que voy a causar la irritación de algunas emociones. Pero eso es algo por el cual yo no soy responsable. Yo soy responsable hacia Dios y Su Palabra y hacia el pueblo al cual Dios me ha enviado. Yo tengo que ser fiel en todo lo que El me da para decir.
Todo lo que el Padre me da, vendrá a mi; y al que a mi viene, no lo echo fuera.
Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero. (Juan 6:37 y 44).
Mas a todos los que le recibieron, dioles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre: Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, mas de Dios. (Juan 1:12-13).
Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor: Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo a si mismo, según el
puro afecto de su voluntad. (Efesios 1:45).
Ahora, sin llegar a estar demasiado envuelto en esto de la soberanía de Dios (porque eso sería otro libro en sí mismo), déjeme mostrar aquí que según estos versículos, Jesucristo está escogiendo Su Novia igual como los hombres escogen sus novias hoy día. La novia hoy día no decide simplemente en sí misma que va a tomar cierto hombre como su esposo. No señor. Es el novio quien decide y escoge a cierta mujer como su esposa. (Juan 15:16: "No me elegisteis vosotros a mí, mas yo os elegí a vosotros.") Ahora según la Palabra de Dios, la Novia fue escogida antes de la fundación del mundo. Este escogimiento de la Novia fue propuesto en Sí mismo (Efesios 1:9). Y en Romanos 9:11, dice: "Para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese." No se puede leer de ninguna otra manera. El propósito central, el propósito eterno de Dios, era de tomar una Novia de Su propia elección y aquel propósito estaba en Sí mismo; y siendo eterno, fue decretado antes de la fundación del mundo.
Fíjese bien y vea esto. Antes de que hubiese la más pequeña partícula de polvo de estrella, antes de que Dios fuese Dios (Dios es un objeto de adoración y no había nadie ni nada allí para adorarle, así que solo era Dios potencialmente) y solamente era conocido como Espíritu Eterno, la Novia ya estaba en Su mente. Sí, allí estaba. Ella existía en Sus pensamientos. Y ¿qué de aquellos pensamientos de Dios? ¿No son eternos? Los pensamientos eternos de Dios. Déjeme preguntarle, ¿son eternos los pensamientos de
Dios? Si Ud. puede ver esto, entonces verá muchas cosas. Dios es inmutable tanto en esencia como también en conducta. Ya hemos estudiado y probado eso. Dios es infinito en Sus habilidades, así que El, como Dios, tiene que ser omnisciente. Si El es omnisciente, entonces no está ahora aprendiendo, ni está tampoco tomando consejo ni aun con Sí mismo, ni tampoco está en ningún tiempo agregando a Su conocimiento. Si El puede agregar a Su conocimiento, entonces no es omnisciente. Lo mejor que podríamos decir sería que algún día será omnisciente. Pero eso no es Bíblico. El es omnisciente. El nunca ha tenido un pensamiento nuevo acerca de nada porque todos Sus pensamientos siempre los ha tenido y siempre los tendrá y El conoce el fin del principio porque El es Dios. ASI QUE LOS PENSAMIENTOS DE DIOS SON ETERNOS, SON REALES. No son simplemente como un hombre con un plan que tiene dibujado que algún día será transformado en sustancia y forma, sino que ya son reales y eternos una parte de Dios.
¿Ve Ud. cómo funciona esto? Dios siempre tenía Sus pensamientos para Adam. Adam, como Sus pensamientos, no estaba aun expresado. En los Salmos 139:15-16, Ud. entenderá esto.
No fue encubierto de ti mi cuerpo, bien que en oculto fui formado, y compaginado en lo más bajo de la tierra.
Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas.
Eso, como dije, no fue escrito de Adam pero le da a Ud. la idea y el conocimiento que el pensamiento estaba allí en Su mente y aquel pensamiento era eterno y tenía que ser expresado. Así que cuando Adam fue formado del polvo de la tierra y su ser Espiritual fue creado por Dios, entonces Adam llegó a ser el pensamiento de Dios expresado y aquellos pensamientos eternos ahora estaban manifestados.
Podríamos ir a través de los siglos. Hallamos a un Moisés, un Jeremías, un Juan el Bautista, cada uno de ellos eran el pensamiento de Dios expresado en su temporada. Entonces llegamos a Jesús el Logos. El era el pensamiento completo y perfecto expresado y El llegó a ser conocido como la Palabra. Eso es lo que es y para siempre será.
Ahora dice que "El nos ha escogido en él (Jesús) antes de la fundación del mundo." Eso quiere decir que estábamos allí con El en los pensamientos de Dios antes de la fundación del mundo. Eso da una calidad Eterna a los escogidos. Ud. no se puede apartar de eso.
Permíteme inyectar un pensamiento aquí. Aun nuestro nacimiento natural está basado en elección. Los ovarios de la hembra producen muchos huevos. Pero ¿por qué es que en un cierto tiempo un cierto huevo baja y no otro? Y luego entre la esperma del varón, por ninguna razón
conocida, un cierto germen se junta con el huevo mientras que otros que hubieran podido juntarse con la misma facilidad, o aun tuvieron una oportunidad mejor para hacerlo no lo hicieron y perecieron. Hay una inteligencia detrás de todo esto, de otra manera ¿qué es lo que determina en un infante si es hembra o varón, rubio o moreno, ojos negros o azules etc.? Con estos pensamientos piense en Josué y Caleb. ¿No dijo Jesús en Juan 6:49: "Vuestros padres comieron el maná en el desierto, y son muertos?" Aquellos padres que murieron fueron necesarios como los antecesores de la gente a quien Jesús estaba hablando. Ellos perecieron, pero aun estaban en la elección de Dios naturalmente como Josué y Caleb estaban Espiritualmente.
Ahora, sigamos. Estos escogidos no solamente eran los pensamientos eternos de Dios que habrían de ser expresados en carne en su debido tiempo, pero estos mismos escogidos son llamados por otro nombre.
Por tanto es por la fe, para que sea por gracia; para que la promesa sea firme a toda simiente, no solamente al que es de la ley, mas también al que es de la fe de Abraham, el cual es padre de todos nosotros. (Romanos 4:16).
Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; mas: En Isaac te será llamada simiente.
Quiere decir: No los que son hijos de la carne, estos son los hijos de Dios; mas los que son hijos de la promesa, son contados en la generación.
Porque la palabra de la promesa es esta: Como en este tiempo vendré, y tendrá Sara un hijo.
Y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno, de Isaac nuestro padre, (Porque no siendo aún nacidos, ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección, no por las obras sino por el que llama, permaneciese;) Le fue dicho que el mayor serviría al menor.
Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí. (Romanos 9:7-13).
A Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como de muchos; sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo.
Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente la simiente de Abraham sois, y conforme a la promesa los herederos. (Gálatas 3:16 y 29).
Según Romanos 4:16, hallamos que Dios ha dado una Promesa Segura a toda la simiente de Abraham; y Pablo se pone a sí mismo y a todo creyente bajo esa designación porque él dice, "Abraham, quien es el padre de todos nosotros. " Luego continua Pablo no solamente a reducir su definición, sino que más bien a finalizarla porque en Gálatas 3, él identifica la Simiente (singular) con Jesús y contó los "hijos de simiente" como hijos de la promesa y la promesa como teniendo que ver con "elección" o el "escogimiento de Dios." Y eso es exactamente lo que hemos estado
diciendo. Estos que son de la Simiente Real, son los escogidos de Dios; ellos son los predestinados, los antes conocidos de Dios y estaban en la mente de Dios y en Sus pensamientos.
En palabras sencillas, la Verdadera Novia de Cristo estaba en la mente de Dios eternamente, aunque cada uno no fue expresado hasta que llegaron en su designada, decretada temporada. A medida de que cada miembro apareció, llegó a ser expresado y tomó su lugar en el Cuerpo. Así que esta Novia es la Novia literal de la simiente de la Palabra hablada. Y aunque es femenina en designación, también es llamada el "Cuerpo de Cristo." Es muy aparente que debe ser llamada así porque fue predestinada en El, vino del mismo origen, era eterna con El, y ahora está manifestando a Dios en un Cuerpo de muchos miembros por cuanto Dios en una vez era manifestado en un miembro, aun nuestro Señor Jesucristo.
Ahora pues, aquí estamos llegando a una conclusión. Como el Logos (Dios) eterno fue manifestado en el Hijo, y en Jesús moró toda la plenitud de la divinidad corporal, y aquel Ser Eterno era el Padre manifestado en la carne, y por ese medio obtuvo el título de Hijo, así también nosotros, eternos en Sus pensamientos, en nuestro tiempo llegamos a ser los muchos miembros de la Simiente de la Palabra hablada, manifestados en carne y aquellos pensamientos eternos ahora manifestados en la carne son los hijos de Dios, aun como así somos llamados. No llegamos a ser Simiente por medio del nuevo nacimiento, ERAMOS simiente y por eso fuimos nacidos de nuevo porque solo los escogidos pueden ser nacidos de nuevo. Porque éramos Simiente es la razón por
qué podemos ser vivificados. En el que no es Simiente no hay nada que vivificar.
Guarde esto en la mente. Ahora tome el paso siguiente. `Redimir' quiere decir comprar de nuevo. Es el acto de restaurar al dueño original. Dios, por medio de Su muerte (la sangre derramada) compró de nuevo lo Suyo. El compró de nuevo la Novia de la Simiente de la Palabra hablada. "Mis ovejas oyen mi voz (la Palabra) y me siguen" (Juan 10:27). Ud. siempre era una oveja. Nunca fue un marrano o un perro convertido en una oveja. Eso es imposible porque cada clase de vida produce la misma clase y no hay cambio en la especie. Como nosotros estábamos en los pensamientos de Dios y entonces fuimos expresados en carne, tuvo que llegar el día cuando oiríamos Su Voz (la Palabra) y oyendo esa Voz, nos dimos cuenta de que era nuestro Padre llamándonos y reconocer que somos los hijos de Dios. Oímos Su Voz y clamamos como hizo el hijo pródigo: "Sálvame mi Padre. Estoy volviendo a ti." Un hijo de Dios puede continuar por mucho tiempo sin reconocer que es un hijo. Por cierto, muchos verdaderos Cristianos son como la historia del aguilucho que fue criado en el nido de la gallina. (Ud. sabe que el águila es un tipo del verdadero creyente.) Pues había este agricultor quien tomó un huevo del nido del águila y lo puso debajo de la gallina. En su debido tiempo todos los huevos debajo de la gallina empollaron. Los pollitos se llevaban bien con la mamá pero el aguilucho no podía entender el cloquear ni la busca de alimento en el campo de estiércol. Poco a
poco se mantuvo pero estaba muy confundido acerca de todo. Pero un día, desde allá arriba en el aire, el águila madre que había puesto el huevo, se fijó en aquel aguilucho en la tierra. Ella bajó con una velocidad tremenda y gritó lo más fuerte posible, "Súbete acá conmigo." El nunca había oído el grito del águila, pero cuando él oyó aquel primer grito, algo empezó a incitarse dentro de él y él anhelaba arrojarse hacia aquel grito. Pero tenía miedo experimentar. Otra vez la madre pasó y le gritó que se arrojara al viento a seguirla. El respondió que tenía miedo. Otra vez la madre gritó que él hiciese el esfuerzo. Sacudiendo las alas se lanzó al aire y respondiendo a la llamada de su madre, se elevó hacia los cielos azules. El siempre era un águila. El se condujo como un pollo por un tiempo pero no podía estar satisfecho. Pero cuando él oyó la llamada del gran águila, entonces vino a su lugar. Y una vez que un verdadero hijo de Dios oye el grito del Espíritu por la Palabra, él también se dará cuenta de quién es y correrá al gran AguilaProfeta para estar con El para siempre, sentado en lugares celestiales con Cristo Jesús.
Ahora viene nuestra triunfante piedra angular sobre el Bautismo del Espíritu Santo.
Mas venido el cumplimiento del tiempo, Dios envió su Hijo, hecho de mujer, hecho súbdito a la ley, Para que redimiese a los que estaban debajo de la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.
Y por cuanto sois hijos, Dios envió el Espíritu de su Hijo en vuestros corazones, el cual clama: Abba, Padre.
Así que ya no eres más siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero de Dios por Cristo.
(Gálatas 4:47).
Allí está. Jesucristo vino, murió en la cruz y efectuó la Redención (restaurando al dueño original por medio de compra o pagando un precio) y en eso nos colocó como hijos. El no nos hizo hijos, porque ya éramos Sus hijos, pero nos colocó como hijos; porque por tanto tiempo que estuvimos en el mundo, en la carne, no podíamos ser conocidos como hijos. Estábamos detenidos presos por el diablo. Pero sin embargo, éramos hijos. Y oiga esto: "Y PORQUE SOIS HIJOS, DIOS HA ENVIADO EL ESPIRITU DE SU HIJO A VUESTROS CORAZONES POR EL CUAL CLAMEIS: PADRE, PADRE." ¿Sobre quién cayó el Espíritu en el Día de Pentecostés? Sobre hijos. ¿En Corintio? Sobre hijos mientras oían la Palabra.
¿Qué es el Bautismo con el Espíritu Santo? Es el Espíritu bautizándole a Ud. en el Cuerpo de Cristo. Es el nuevo nacimiento. Es el Espíritu de Dios entrando y llenándole después de que se haya arrepentido, (habiendo oído Su Palabra) y haya sido bautizado en agua como una respuesta de una buena consciencia hacia Dios.
Lo que acabamos de estudiar sería mucho más fácil para que todos entendieran si todos creyeran la doctrina de la singularidad de la Deidad. Porque no hay tres personas en esa Deidad
sino UNA. Así que no somos nacidos de nuevo por el Espíritu de la Vida de Jesús entrando, y entonces inmediatamente después entra el Espíritu Santo para darnos poder. Si eso fuere cierto, ¿por qué es que estamos deshonrando al Padre en no dándole una parte en nuestra salvación completa, porque si salvación es del Señor y hay tres Señores, entonces El (Padre) por hecho tiene que tener algo que hacer también? Pero seguramente que se puede ver que Jesús aclaró esto firmemente que es El y solamente El Quien es Dios y que es El y solamente El Quien entrará en el creyente. Juan 14:16 dice que el Padre mandará otro Consolador. Pero versículo 17 dice que El (Jesús) mora en ellos y que debe estar en ellos después. En versículo 18, El dice que El vendrá a ellos. En versículo 23, hablando a los discípulos El dijo: "Nosotros (Padre e Hijo) vendremos a él." Así que es el Padre, Hijo y Espíritu Santo, todos entrando a la misma vez porque ES UNA PERSONA abarcando la Deidad. Ese adviento tomó lugar en el Día de Pentecostés. No hay dos venidas del Espíritu, solamente una. El problema es que la gente no conoce la verdad, y simplemente creen en Jesús para perdón de pecado pero nunca siguen adelante para recibir el Espíritu.
Antes de terminar con este asunto, sé que hay una pregunta en su mente. Ud. quiere saber si yo creo en la doctrina de preexistencia. Yo no creo en esa doctrina de los Mormones de la preexistencia de las almas como tampoco creo en reencarnación o la transmigración de almas.
Tenga cuidado y vea esto. No es la persona que viene predestinada eternamente de Dios, es la Palabra o Simiente. Eso es. Allá muy atrás, tanto que la mente humana no puede comprender, el Dios eterno con pensamientos eternos, pensó y decretó: "A JACOB AME, MAS A ESAU ABORRECI" (Romanos 9:13), y ninguno de los dos había nacido y ninguno de los dos había hecho ni bien ni mal. ¿Ve Ud.? Era el Pensamiento y luego aquel pensamiento llegó a ser expresado y Dios compró de nuevo a Jacob, porque sólo Jacob era simiente. Solamente Jacob tenía la simiente; por eso es que tenía respeto a la primogenitura y el pacto de Dios. Si Ud. es verdadera simiente, Ud. oirá esa Palabra; el Espíritu le bautizará en el Cuerpo de Cristo, llenándole y empoderándole y Ud. recibirá la Palabra para su día y su edad. ¿Ve Ud. cuán claro llega a ser la verdadera evidencia cuando se le es revelada la Palabra? Note de nuevo, Jesús era la Simiente Real. El vivió en un cuerpo humano. Cuando el Espíritu le llamó (el Pensamiento manifestado por la Palabra), El fue al Jordán y allí fue bautizado en agua. Al obedecer la Palabra, vino sobre El el Espíritu Santo y la Voz dijo: "Este es mi hijo amado, oídle." La Voz no dijo: "Este ha llegado a ser mi hijo." Jesús era el Hijo. El Espíritu Santo lo fijó como aquel Hijo ante todos. Entonces habiendo sido llenado así (y la misma forma continuó en el Día de Pentecostés y siempre hasta hoy), El fue en poder demostrador, recibiendo de Dios la revelación completa de Dios para aquel día.
Ahora, hemos estado diciendo constantemente que la verdadera evidencia de haber sido
bautizado con el Espíritu Santo es que el creyente recibiese la Palabra para la edad en que vive.
Déjeme mostrarle claramente.
Las Siete Edades, como están en Apocalipsis capítulos 23, abarcan el tiempo completo de la Plenitud de los Gentiles, o sea el tiempo en que Dios está tratando con los gentiles hacia la salvación. En cada edad, excluyendo ninguna, dice la misma cosa en empezar y terminar el Mensaje a cada edad. "Al mensajero de la edad de (Efeso, Smirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, Laodicea) escribe, "estas cosas dice El, etc., etc.," "...El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias." Note aquí que Jesús (por el Espíritu) en cada edad se dirige a solamente UNA persona en relación a la Palabra para esa edad. Solo UN mensajero en cada edad recibe lo que el Espíritu tiene que decir a esa edad y aquel mensajero es el mensajero a la Iglesia Verdadera. El habla por Dios por medio de revelación a las `iglesias' Verdadera y falsa. Así que el Mensaje es transmitido a todos. Pero aunque es transmitido para todos los que están bajo el alcance del Mensaje, aquel Mensaje es recibido individualmente por solamente un cierto grupo calificado y de una cierta manera. Cada individuo en aquel grupo es uno quien tiene la habilidad para oír lo que el Espíritu está diciendo por medio del mensajero. Aquellos quienes están oyendo no están recibiendo su propia revelación, ni tampoco están (el grupo) recibiendo su revelación
colectiva, pero cada persona está oyendo y recibiendo lo que el mensajero ya ha recibido de Dios.
Ahora no vaya Ud. a pensar que esto siendo el caso, fuere muy extraño, porque Pablo fijó esta forma bajo la mano de Dios. Sólo Pablo tenía la revelación completa para su día como es evidenciado por su confrontación por los otros apóstoles quienes concedieron que Pablo era el MensajeroProfeta a los gentiles para ese día. También note por la ilustración en la Palabra que cuando Pablo deseaba ir a Asia, Dios lo detuvo porque las ovejas (Sus hijos) estaban en Macedonia y ellos (la gente de Macedonia) oirían lo que el Espíritu tenía que decir por Pablo, mientras que la gente en Asia no oiría.
En cada edad tenemos exactamente la misma forma. Por eso es que la luz viene por medio de algún Diosdado mensajero en un cierto lugar, y luego de aquel mensajero, la luz se difunde por medio del ministerio de otros quienes han sido fielmente instruidos. Pero desde luego, todos aquellos que salen no siempre comprenden cuán necesario es decir SOLAMENTE lo que el mensajero ha dicho. Recuerde, Pablo advirtió a la gente que dijeran solamente lo que dijo él: Qué, ¿ha salido de vosotros la palabra de Dios? ¿ó a vosotros solos ha llegado?
Si alguno a su parecer, es profeta, ó espiritual, reconozca lo que os escribo, porque son mandamientos del Señor. (1a de Corintios 14:36-37).
Le agregan aquí o le quitan allá, y dentro de poco tiempo el Mensaje ya no es puro y el avivamiento se muere. Cuanto cuidado debemos tener de oír UNA Voz, porque el Espíritu solamente tiene una Voz la cual es la Voz de Dios. Pablo les caucionó que dijeran lo que dijo él también como hizo Pedro. El les caucionó que aun él (Pablo) no podía cambiar ni una palabra de lo que había dado por revelación. Oh, ¡cuán importante es oír la Voz de Dios por medio de Sus mensajeros, y luego decir lo que les ha sido dado a ellos para decir a las iglesias! Ojalá que Ud. está empezando a verlo. Puede ser que ahora Ud. puede ver por qué es que no me voy con los fundamentalistas y los Pentecostales. Tengo que quedarme con la Palabra así como la reveló el Señor. Ahora, no lo he abarcado todo. Para eso se necesitaría un libro aparte, pero con la ayuda de Dios presentaremos muchos sermones, cintas y mensajes sobre todos estos puntos para ayudarle a entender y para ensamblar toda Escritura.
"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias de cada edad." En cada edad fue el mismo clamor. Oiga lo que el Espíritu dice. Si Ud. es Cristiano, Ud. volverá a lo que el Espíritu está enseñando, eso es: la Palabra de esta edad. Cada mensajero a cada edad predicará esa Palabra. Cada avivamiento fresco y verdadero será porque los hombres han vuelto a la Palabra para su edad. El clamor de cada edad es la reprensión: "Han dejado la Palabra de Dios.
Arrepiéntanse y vuelvan a la Palabra." Desde el primer libro de la Biblia (Génesis) hasta el último, (Apocalipsis) hay una sola razón por el disgusto de Dios dejando la Palabra; y hay un solo remedio para obtener Su placer de nuevo volver a la Palabra.
En la edad de Efeso y en esta edad y en cada edad que contemplaremos, veremos que esto es verdad. Y en la última edad, que es nuestra edad, encontraremos el obscurecimiento de la Palabra, la apostasía completa finalizando en la gran tribulación.
Si Ud. es simiente verdadera, si Ud. es en verdad bautizado con el Espíritu Santo, Ud.
estimará Su Palabra más que su alimento necesario y anhelará vivir por TODA Palabra que sale de la boca de Dios.
Esta es mi oración sincera para todos nosotros: oigamos lo que el Espíritu está trayendo de la Palabra para nosotros hoy día.