LA EDAD DE EFESO
Introducción a las Edades de la Iglesia.
Con el fin de que Ud. pueda entender completamente el Mensaje de Las Edades de la Iglesia, yo quisiera explicar los diversos fundamentos que me permitieron llegar a los nombres de los mensajeros, el tiempo de cada edad y otros factores importantes.
Como este estudio habría de ser el más importante que yo jamás había hecho hasta este tiempo, acudí a Dios por varios días para hallar la inspiración del Espíritu Santo. Solamente entonces fue cuando leí las Escrituras sobre las Edades de la Iglesia y estudié profundamente la historia de la Iglesia, escrita por los historiadores más imparciales que pude encontrar. Dios no falló en contestar mi oración, porque mientras yo leía la Palabra y la historia, fui dirigido por el Espíritu Santo, y vi desenvolverse un plan que corre a través de los siglos y hasta el tiempo final: Este día presente.
La clave que me dio el Señor, por la cual pude determinar el mensajero para cada edad, es sumamente bíblica. En efecto, se podría decir que es la clave principal de la Biblia. Es la revelación de que Dios nunca cambia y que Sus modos también son tan inmutables como El.
Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. (Hebreos 13:8).
He entendido que todo lo que Dios hace, eso será perpetuo: sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y hácelo Dios, para que delante de él teman los hombres.
Aquello que fue, ya es: y lo que ha de ser, fue ya; y Dios restaura lo que pasó.
(Eclesiastés 3:14-15).
Aquí está: un Dios inmutable con modos inmutables. Lo que El hizo en el principio tendrá que continuar haciéndolo hasta que haya sido hecho por última vez. Nunca cambiará. Apliqué eso a las Edades de la Iglesia. El tipo de hombre que Dios escogió para la primera edad, y como fue que Dios se manifestó en el ministerio de aquel hombre, sería el ejemplo para las demás edades.
Lo que Dios hizo en la primera edad es lo que quiere hacer en todas las demás edades.
Ahora sabemos exactamente por la Palabra que fue registrada por el Espíritu Santo, como fue fundada la primera o la Iglesia original, y como se manifestó Dios en ella. La Palabra no puede cambiar o ser cambiada porque la Palabra es Dios. Juan 1:1: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Cambiar una sola palabra, como lo hizo Eva, trae pecado y muerte como dice en Apocalipsis 22:18-19: ...Si alguno añadiere a estas cosas, Dios pondrá sobre él las plagas que están escritas en este libro.
Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.
Lo que la Iglesia fue en el día de Pentecostés, ésa es la norma. Ese es el plan. No hay
ningún otro plan. No le hace lo que digan los estudiantes, Dios no ha cambiado aquel plan. Lo que Dios hizo en el día de Pentecostés tiene que continuar haciéndolo hasta que se terminen las Edades de la Iglesia.
Aunque los maestros le digan a Ud. que la edad apostólica ha cesado, no vaya a creerlo.
Tal declaración está errada por dos razones. Primeramente, porque suponen que ya no hay 40 apóstoles por cuanto los primeros doce han muerto. Un póstol quiere decir un `enviado'; y hoy día hay muchos enviados, sólo que les llamamos misioneros. Por tanto, mientras haya hombres llamados y enviados con la Palabra de Vida, entonces continúa la edad apostólica. En segundo lugar, ellos hacen referencia a que la edad de `la manifestación del poder del Espíritu Santo' ha cesado desde que la Biblia ha sido completada. Eso no es cierto. No hay ni una sola Escritura que sugiera eso, no obstante muchas declaran decisivamente lo contrario. Aquí está la evidencia que prueba que estas dos declaraciones son falsas.
Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. (Hechos 2:38-39).
La promesa del poder con la cual los apóstoles fueron dotados en el día de Pentecostés, es
para "Uds. (judíos), y para sus hijos (judíos), y para todos los que están lejos (gentiles), y para cuantos el Señor nuestro Dios llamare (judío y gentil)." Hasta que El deje de llamar, el Mensaje y el poder de Pentecostés no cesaran.
Lo que la Iglesia tuvo en el día de Pentecostés es su derecho inajenable. Originalmente ella tuvo la pura Palabra de Dios. Ella tuvo el poder del Espíritu manifestado en diversas señales y prodigios y dones del Espíritu Santo.
Por tanto, es menester que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, porque acaso no nos escurramos.
Porque si la palabra dicha por los ángeles fue firme, y toda rebelión y desobediencia (a la Palabra) recibió justa paga de retribución, ¿Cómo escaparemos nosotros, si tuviéremos en poco una salud tan grande? La cual, habiendo comenzado a ser publicada por el Señor, ha sido confirmada hasta nosotros por los que oyeron; Testificando juntamente con ellos Dios, con señales y milagros, y diversas maravillas, y repartimientos del Espíritu Santo según su voluntad. (Hebreos 2:14).
Aquella Iglesia primitiva no fue organizada por hombres. Fue guiada por el Espíritu Santo.
No fue muy grande. Fue odiada y despreciada. Fue agraviada. Fue perseguida hasta la muerte.
Pero fue fiel a Dios. Permaneció con el plan original de la Palabra.
Ahora, no se vaya a extraviar aquí. Cuando dije que Dios y Sus modos no cambian, no dije que la iglesia y sus mensajeros no podían cambiar. La iglesia no es Dios. Así que ella puede cambiar. Pero lo que dije fue que por ser Dios inmutable con Sus modos inmutables, nosotros podemos volver al principio y ver ese principio perfecto de Dios, y entonces juzgar por medio de aquella norma. Así es como se hace. La Iglesia Verdadera siempre se esforzará por ser igual a la original del día de Pentecostés. La Iglesia Verdadera de este día procurará acercarse a lo que fue la primera. Y los mensajeros de las iglesias, teniendo el mismo Espíritu de Dios, procurarán aproximarse a lo que fue el apóstol Pablo. No serán exactamente como él; pero los que en verdad sean los mensajeros, serán los que más se asemejarán a Pablo; quien estaba libre de toda ligadura humana, completamente entregado a Dios, y solamente declaraba la Palabra de Dios y manifestaba al Espíritu Santo en poder. Ningún otro serviría. Uno tiene que basarse en el original.
Así como cosas idénticas producen según su género, la Iglesia Verdadera siempre será la que procurará seguir en los pasos de sus fundadores en Pentecostés; y sus mensajeros seguirán al apóstol Pablo, el mensajero de la primera edad. Así es de sencillo y maravilloso.
Con esta clave tan sencilla y tan maravillosa, yo pude, con la ayuda del Espíritu Santo, leer el libro de Apocalipsis y la historia de la Iglesia, y hallar cada edad, cada mensajero, la duración de cada edad, y la parte que cada una tuvo en el propósito de Dios desde Pentecostés hasta la
consumación de las mismas edades.
Ahora que Ud. entiende la manera en que juzgamos como era la Iglesia Verdadera (lo que era allá en Pentecostés y en la edad apostólica, según como lo relata la Palabra en el libro de los Hechos), podemos aplicar la misma norma para ver cómo fue que la iglesia falló. El error fundamental, o errores que entraron en la primera iglesia y que fueron revelados en los libros de los Hechos, Apocalipsis y en las epístolas, llegaron a ser más y más visibles y manifiestos en cada edad subsiguiente, hasta que llegaron a un obscurecimiento completo en la última edad, o sea la de Laodicea.
Ahora, de esta primera clave que hemos recibido del Señor, viene otra verdad un poco menos maravillosa. Yo dije que la Iglesia Verdadera siempre procurará ser como fue en el libro de los Hechos. Eso es exactamente la verdad. Pero hemos descubierto que la Palabra también enseña que hay una invasión de errores que dan como resultado un obscurecimiento completo de la Verdad en el último día, cuando la venida del Señor es inminente. Ahora la pregunta en nuestras mentes es: ¿abandona Dios a los Suyos y hasta los deja caer completamente en un estado de engaño? De ninguna manera, porque la Escritura dice claramente en Mateo 24:24, que los escogidos no pueden ser engañados.
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos.
¿Entonces qué? La respuesta está claramente ante nosotros. Hay una Iglesia Verdadera y una iglesia falsa. Hay una Viña Verdadera y una viña falsa. Desde luego, aquel cuerpo que incorpora la iglesia y la viña falsa, siempre procurará usurpar la posición de la Iglesia Verdadera y afirmar que ella, y no el cuerpo escogido, es la verdadera. La falsa procurará matar a la verdadera.
Así sucedió en el libro de los Hechos; así continuó en las siete edades; y así está declarado en las diversas epístolas. Así es como ha sido. Así es como es ahora. Así es como será. No puede cambiar.
Ahora, tomemos mucho cuidado de que no estemos confundidos hasta este punto. Por eso acudiremos a la Palabra para confirmar esta declaración. Volvamos al libro del principio, el Génesis. En el Huerto del Edén hubo dos árboles. Uno era bueno; el otro era malo. Uno produjo Vida; el otro produjo muerte. Hubo dos hijos que originalmente ofrecieron sacrificio a Dios.
Permítanme repetir eso, ambos ofrecieron sacrificio a Dios.
Y aconteció andando el tiempo, que Caín trajo del fruto de la tierra una ofrenda a Jehová.
Y Abel trajo también de los primogénitos de sus ovejas, y de su grosura. Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya. (Génesis 4:35).
Pero uno (Caín) era malo, siendo que así era su padre (aquel maligno), mientras que Abel era justo delante de Dios.
En otra ocasión, habían dos hijos que tenían los mismos padres. Eran los gemelos de Isaac y Rebeca. Uno era el escogido de Dios y el otro era un réprobo. Ambos adoraban a Dios. En cada uno de estos casos había adoración a Dios. En cada caso el malo odiaba y perseguía al justo. En algunos casos el malo destruía al justo. Pero note Ud.: fueron sembrados juntos, vivían juntos. Ambos hacían peticiones a Dios y adoraban a Dios.
Estas ilustraciones demuestran perfectamente la parábola del Señor Jesucristo cuando El dijo que el reino de los Cielos era semejante a un sembrador que sembraba buena simiente, luego el enemigo viene y siembra cizaña entre aquella buena simiente. Dios no sembró la cizaña. Satanás sembró aquella cizaña allí entre la simiente buena de Dios. Las dos clases de plantas (gente), de dos simientes diferentes, crecieron juntamente. Ambas gustaron del alimento de la misma tierra, compartieron del mismo sol, lluvia y los demás beneficios, y fueron segadas en su propio tiempo.
¿Lo ve Ud.? Nunca vaya a olvidar estas verdades mientras estudiamos las Edades de la Iglesia y los Sellos. Y sobre todo, no se olvide que es en esta última edad cuando la cizaña que está siendo juntada para ser quemada, tratará de lanzar a un lado al trigo que ha de ser segado por el Señor.
Quiero continuar con este pensamiento hasta el fin, así que procedamos dando un paso más adelante. ¿Ha estudiado Ud. la historia de los avivamientos? Un avivamiento significa un movimiento del poder de Dios. Y cada vez que Dios obra, allí está Satanás para obrar también.
Nunca falla. En los días del gran avivamiento de Gales (la mayoría de la gente no sabe esto) los asilos para los enfermos mentales se llenaron prontamente, y hubo una gran demostración del poder demoníaco para quitar la atención hacia Dios. Está escrito que en el tiempo de Wesley, la gente hacía cosas muy raras que absolutamente eran de Satanás, para procurar hacer mofa de la bondad y el poder de Dios. En el tiempo de Lutero, se dice que el milagro de su ministerio no consistió en el hecho de que él prosperó en protestar contra la iglesia Católica Romana, sino en que él pudo mantenerse sano en su mente mientras habían tantos fanáticos poseídos y guiados por espíritus de error. Y si Ud. se ha dado cuenta de este ministerio de los últimos días, Ud. habrá notado la misma invasión de espíritus falsos y malignos. Tiene que ser así. Ahora, espero y confío que Ud. tenga suficiente mente espiritual para recibir esto y pueda permanecer fuerte y firme sobre ello.
Solamente para sellar este asunto de las dos viñas la Verdadera y la falsa que están mezcladas y que están demostrando las obras de los dos espíritus veamos Primera de Juan 4:14 y Judas 3, 4 y 12.
Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios: porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo.
En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo es venido en carne es de Dios: Y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo es venido en carne, no es de Dios. y éste es el espíritu del anticristo, del cual vosotros habéis oído que ha de venir, y que ahora ya está en el mundo.
Hijitos, vosotros sois de Dios, y los habéis vencido (al espíritu anticristo); porque el que en vosotros está (el Espíritu Santo), es mayor que el que está en el mundo. (I Juan 4:14).
Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros de la común salud, me ha sido necesario escribiros amonestándoos que contendáis eficazmente por la fe que ha sido una vez dada a los santos.
Porque algunos hombres (no santos) han entrado encubiertamente (éstos no han entrado al corral por la puerta y por eso son ladrones), los cuales desde antes habían estado ordenados para esta condenación, hombres impíos, convirtiendo la gracia de nuestro Dios en disolución, y negando a Dios que solo es el que tiene dominio, y a nuestro Señor Jesucristo.
Estos son manchas en vuestros convites, que banquetean juntamente, apacentándose a sí mismos sin temor alguno... (Judas 3, 4 y 12).
Según lo vemos en estas Escrituras, no puede ser negado que la Iglesia Verdadera y la
iglesia falsa están entrelazadas, siendo que fueron sembradas juntas, pero de simientes diferentes.
Ahora pues, pienso que hay otra cosa que Ud. debe saber. Las siete iglesias a las cuales Juan se dirige, están en Asia Menor y todas son iglesias gentiles. El no dice nada a la iglesia de Jerusalem que en su mayor parte estaba integrada por judíos y quizás unos pocos gentiles. La razón es que Dios se había tornado de los judíos a los gentiles. Así que el todo de las Edades de la Iglesia es Dios lidiando con los gentiles, y llamando a una Novia gentil para Sí mismo. Ahora, las Edades de la Iglesia y la Plenitud de los Gentiles son una misma cosa.
Y el sábado siguiente se juntó casi toda la ciudad a oír la palabra de Dios.
Mas los Judíos, visto el gentío, llenáronse de celo, y se oponían a lo que Pablo decía, contradiciendo y blasfemando.
Entonces Pablo y Bernabé, usando de libertad, dijeron: A vosotros a la verdad era menester que se os hablase la palabra de Dios; mas pues que la desecháis, y os juzgáis indignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los Gentiles.
Porque así nos ha mandado el Señor, diciendo: Te he puesto para luz de los Gentiles, para que seas salud hasta lo postrero en la tierra.
Y los Gentiles oyendo esto, fueron gozosos, y glorificaban la palabra del Señor: y creyeron todos los que estaban ordenados para vida eterna. (Hechos 13:44-48).
Digo pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo? En ninguna manera. Porque también yo
soy Israelita, de la simiente de Abraham, de la tribu de Benjamín.
No ha desechado Dios a su pueblo, al cual antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura? cómo hablando con Dios contra Israel dice: Señor, a tus profetas han muerto, y tus altares han derruído; y yo he quedado solo, y procuran matarme.
Mas ¿qué le dice la divina respuesta? He dejado para mi siete mil hombres, que no han doblado la rodilla delante de Baal.
Así también, aun en este tiempo han quedado reliquias por la elección de gracia.
Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.
¿Qué pues? Lo que buscaba Israel aquello no ha alcanzado; mas la elección lo ha alcanzado: y los demás fueron endurecidos; Como está escrito: Dióles Dios espíritu de remordimiento, ojos con que no vean, y oídos con que no oigan, hasta el día de hoy. (Romanos 11:18) Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis acerca de vosotros mismos arrogantes: que el endurecimiento en parte ha acontecido en Israel, hasta que haya entrado la plenitud de los Gentiles; Y luego todo Israel será salvo; como está escrito. Vendrá de Sión el Libertador, que
quitará de Jacob la impiedad; Y este es mi pacto con ellos, cuando quitare sus pecados.
Así que, cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros: mas cuanto a la elección, son muy amados por causa de los padres.
Porque sin arrepentimiento son las mercedes y la vocación de Dios. (Romanos 11: 25-29).
Estas siete iglesias situadas en Asia Menor tenían ciertas características en ellas en aquel tiempo, las cuales llegaron a ser el fruto maduro en las edades subsiguientes. Los que apenas fueron plantitas allá, salieron después en una cosecha madura, como dijo Jesús: Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco qué se hará? (Lucas 23:31).
MENSAJE A LA EDAD DE LA IGLESIA DE EFESO Escribe al ángel de la iglesia en Efeso. El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro, dice estas cosas: Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido.
Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor.
Recuerda por tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré presto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.
Mas tienes esto, que aborreces los hechos de los Nicolaítas; los cuales yo también aborrezco.
El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. (Apocalipsis 2: 17).
EL MENSAJERO El mensajero (ángel) de la iglesia de Efeso fue el apóstol Pablo. No puede ser negado que él fue el mensajero de la primera edad de la era gentil. Aunque a Pedro le fue concedida la autoridad de abrir las puertas del Evangelio a los gentiles, fue a Pablo a quien le fue dado ser su apóstol y profeta. El fue el ProfetaMensajero a los gentiles. Su oficio profético, por medio del cual recibió la revelación completa para los gentiles, le vindicó como su mensajero apostólico. En Jerusalem, los demás apóstoles estaban de acuerdo con esto.
Pues ni yo lo recibí, ni lo aprendí de hombre, sino por revelación de Jesucristo.
Porque ya habéis oído acerca de ni conducta otro tiempo en el Judaísmo, que perseguía sobremanera la iglesia de Dios, y la destruía;
Y aprovechaba en el Judaísmo sobre muchos de mis iguales en mi nación, siendo muy más celador que todos de las tradiciones de mis padres.
Mas cuando plugo a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, Revelar a su Hijo en mí, para que le predicase entre los Gentiles, luego no conferí con carne y sangre; Ni fui a Jerusalem a los que eran apóstoles antes que yo; sino que me fui a la Arabia, y volví de nuevo a Damasco.
Después, pasados tres años, fui a Jerusalem a ver a Pedro, y estuve con él quince días.
Mas a ningún otro de los apóstoles vi, sino a Jacobo el hermano del Señor. (Gálatas 1:12-19).
Empero fui por revelación, y comuniquéles el evangelio que predico entre los Gentiles; mas particularmente a los que parecían ser algo, por no correr en vano, ó haber corrido.
(Gálatas 2:2).
Empero de aquellos que parecían ser algo (cuales hayan sido algún tiempo, no tengo que ver; Dios no acepta apariencia de hombre), a mí ciertamente los que parecían ser algo, nada me dieron.
Antes por el contrario, como vieron que el evangelio de la incircuncisión me era encargado, como a Pedro el de la circuncisión, (Porque el que hizo por Pedro para el apostolado de la circuncisión, hizo también por mí para con los Gentiles;) Y como vieron la gracia que me era dada, Jacobo y Cefas y Juan, que parecían ser las columnas, nos dieron las diestras de compañía a mí y a Bernabé, para que nosotros fuésemos a los Gentiles, y ellos a la circuncisión. (Gálatas 2:69) Porque a vosotros hablo, Gentiles. Por cuanto pues, yo soy apóstol de los Gentiles, mi ministerio honro. (Romanos 11:13).
Pablo fundó la iglesia en Efeso como a mediados del primer siglo. Esto nos permite fijar la fecha del comienzo de la Edad de la Iglesia de Efeso: cerca del año 53 D.C.
Su manera de ministrar estableció el ejemplo que todo mensajero futuro habría de aspirar; y en verdad estableció el ejemplo para todo verdadero ministro de Dios, aunque no tuviera tal elevación en el orden profético como Pablo. El ministerio de Pablo tuvo tres partes sobresalientes: Primeramente, Pablo fue absolutamente fiel a la palabra. El nunca se apartó de ella, no importándole el costo.
Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que os hemos anunciado, sea anatema.
Como antes hemos dicho, también ahora decimos otra vez. Si alguno os anunciare otro evangelio del que habéis recibido, sea anatema. (Gálatas 1:89).
Empero viniendo Pedro a Antioquía, le resistí en la cara, porque era de condenar.
Mas cuando vi que no andaban derechamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos. Si tú, siendo Judío, vives como los Gentiles y no como Judío, ¿por qué constriñes a los Gentiles a judaizar? (Gálatas 2:11-14).
Qué, ¿ha salido de vosotros la palabra de Dios? ¿o a vosotros solos ha llegado? Si alguno a su parecer, es profeta, ó espiritual, reconozca lo que os escribo, porque son mandamientos del Señor. (I Corintios 14:36-37).
Note que Pablo no estaba organizado, pero fue guiado por el Espíritu como cuando Dios obró con Moisés para sacar a Israel de Egipto. Pablo no fue enviado por el concilio de Jerusalem ni tampoco estaba bajo su poder ni su jurisdicción. Dios y solamente Dios lo enviaba y lo guiaba.
Pablo no pertenecía a los hombres sino a Dios.
Pablo, apóstol, (no de los hombres, ni por hombre, mas por Jesucristo y por Dios el Padre, que lo resucitó de los muertos) (Gálatas 1: 1).
Mas ni aun Tito, que estaba conmigo, siendo Griego, fue compelido a circuncidarse.
Y eso por causa de los falsos hermanos, que se entraban secretamente para espiar
nuestra libertad que tenemos en Cristo Jesús, para ponernos en servidumbre; A los cuales ni aun por una hora cedimos sujetándonos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros. (Gálatas 2:35).
En segundo lugar, su ministerio se desarrollaba en el poder del Espíritu, demostrando así la Palabra escrita y la Palabra hablada.
Así que, hermanos, cuando fui a vosotros, no fui con altivez de Palabra, ó de sabiduría, a anunciaros el testimonio de Cristo.
Porque no me propuse saber algo entre vosotros, sino a Jesucristo, y a este crucificado.
Y estuve yo con vosotros con flaqueza, y mucho temor y temblor; Y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, mas con demostración del Espíritu y de poder; Para que vuestra fe no esté fundada en sabiduría de hombres, mas en poder de Dios. (1 Corintios 2:15).
Y un hombre de Listra, impotente de los pies, estaba sentado, cojo desde el vientre de su madre, que jamás había andado.
Este oyó hablar a Pablo; el cual, como puso los ojos en el, y vio que tenía fe para ser sano, Dijo a gran voz. Levántate derecho sobre tus pies. Y saltó, y anduvo. (Hechos 14:8-10).
Y un mancebo llamado Euticho que estaba sentado en la ventana, tomado de un sueño profundo, como Pablo disputaba largamente, postrado del sueño cayó del tercer piso abajo, y fue alzado muerto.
Entonces descendió Pablo, y derribóse sobre él, y abrazándole, dijo: No os alborotéis, que su alma está en él.
Después subiendo, y partiendo el pan, y gustando, habló largamente hasta el alba, y así partió.
Y llevaron al mozo vivo, y fueron consolados no poco. (Hechos 20:9-12).
En aquellos lugares había heredades del principal de la isla, llamado Publio, el cual nos recibió y hospedó tres días humanamente.
Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebres y de disentería: al cual Pablo entró, y después de haber orado, le puso las manos encima, y le sanó: Y esto hecho, también los otros que en la isla tenían enfermedades, llegaban, y eran sanados. (Hechos 28:79).
Con todo esto, las señales de apóstol han sido hechas entre vosotros en toda paciencia, en seriales, y en prodigios, y en maravillas. (2 Corintios 12:12).
En tercer lugar, él tenía el fruto evidente de su ministerio que le había sido dado por Dios.
Heme hecho un necio en gloriarme: vosotros me constreñisteis; pues yo había de ser
alabado de vosotros: porque en nada he sido menos que los sumos apóstoles, aunque soy nada.
(2 Corintios 12:11).
Si a los otros no soy apóstol, a vosotros ciertamente lo soy: porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor. (1 Corintios 9:2).
47 Pues que os celo con celo de Dios; porque os he desposado a un marido, para presentaros como una virgen pura a Cristo. (2 Corintios 11:2).
Pablo había sido el instrumento para traer multitudes de ovejas gentiles; él los alimentaba y cuidaba hasta que ellos llevaban fruto digno y estaban preparados para conocer al Señor como parte de la Novia gentil. Al tiempo de la entrega de la revelación, según la tradición, Pablo ya había muerto como mártir, pero Juan había continuado en su lugar haciendo exactamente igual como Pablo había obrado en los días de su ministerio. La muerte de Pablo antes de que la revelación fuese entregada, no revoca de ninguna manera el hecho de que él fue el mensajero de la Edad de la Iglesia de Efeso. El mensajero de cada edad, sin importar cuando viene o cuando se va, es aquel que trae Dios a esa edad por medio de un ministerio manifestado por la Palabra.
Pablo fue aquel hombre.
LA CIUDAD DE EFESO
La ciudad de Efeso era una de las tres más grandes ciudades de Asia. Frecuentemente le decían la tercera ciudad de la fe Cristiana, siendo Jerusalem la primera y Antioquía la segunda.
Era una ciudad muy rica. El gobierno era romano pero el idioma era el griego. Los historiadores creen que Juan, María, Pedro, Andrés y Felipe fueron enterrados en esta hermosa ciudad. Pablo, el fundador de la verdadera fe en esta ciudad, fue pastor en ella solamente por unos tres años; pero cuando él estaba ausente del rebaño, continuamente estaba pensando en ellos y orando por ellos. Timoteo fue su primer obispo.
Pablo, apóstol de Jesucristo por la ordenación de Dios nuestro Salvador, y del Señor Jesucristo, nuestra esperanza; A Timoteo, verdadero hijo en la fe: Gracia, misericordia y paz de Dios nuestro Padre, y de Cristo Jesús nuestro Señor.
Como te rogué Que fe quedases en Efeso, cuando partí para Macedonia, para que requirieses a algunos que no enseñen diversa doctrina. (I Timoteo 1:13).
El mismo nombre, Efeso, tiene un extraño sentido compuesto: "apuntado a" y "descansado". Los anhelos elevados de esta edad que habían empezado con la plenitud del Espíritu (la profundidad de Dios) por medio de la cual estaban prosiguiendo a la soberana vocación de Dios, comenzaron a dar lugar a una actitud menos vigilante. Una dedicación menos ardiente a Jesucristo empezó a manifestarse como un pronóstico de que en las edades futuras el
vehículo conocido como la iglesia se hundiría en la horrorosa "profundidad de Satanás". Había llegado a estar reposada y estaba flotando. La edad ya estaba decayendo. Ya había dejado su primer amor. La pequeña simiente sembrada en la edad de Efeso algún día crecería en el espíritu de error hasta que toda ave inmunda del aire viniera a reposar en sus ramas. Aquella planta pequeña aparecería tan inofensiva al razonamiento humano de la nueva Eva (la Iglesia Nueva) que sería engañada de nuevo por Satanás. La edad de Efeso le había presentado a ella la oportunidad para obtener lo mejor de Dios, y por un tiempo ella prevaleció, pero luego descansó, y en aquel momento de descuido, Satanás sembró su simiente de ruina completa.
La misma religión de Efeso tipifica perfectamente esta primera edad de la Iglesia y fija el curso de las edades venideras. En primer lugar, el magnífico templo de Diana, que estuvo tantos años en construcción, tenía en sus cortes sagradas la imagen de Diana tan modesta y discreta como uno jamás podría imaginarlo. Ella no era semejante a las otras imágenes colocadas en otros templos dedicados a ella. Ella era simplemente una figura femenina casi sin forma, que al fin 48 terminaba en el trozo de madera del cual ella había sido formada. Sus dos brazos fueron formados por dos barras simples de hierro. ¡ Cuán perfectamente representa esto el espíritu del anticristo que fue manifestado en la primera edad! Allí estaba manifestado en medio de la gente, y aun no tomó forma para no alarmar al pueblo. Sin embargo, los dos brazos de hierro mostraban que su
intención era aplastar la obra de Dios a medida que hacía su invasión. Y nadie parecía fijarse en él o en lo que hacía. Pero algún día se fijarían, cuando con aquellos brazos de hierro, sus `obras' llegaran a ser `doctrina', y su doctrina llegara a ser la ley de un imperio.
El orden del servicio en el templo también es muy revelador. En primer lugar, había sacerdotes que eran eunucos. Este sacerdocio estéril pronosticó la esterilidad de una gente que se iría alejando de la Palabra, porque una gente que dice que conoce a Dios fuera de la Palabra, está tan estéril de vida como lo es un eunuco: estéril. En segundo lugar, el templo tenía dentro de sus límites a las sacerdotisas, vírgenes que desempeñaban los actos religiosos del templo. Esto preanunciaba el día en que ceremonias y formas, rituales y obras, tomarían el lugar del Espíritu Santo y entonces la manifestación carismática jamás inundaría el templo de Dios. Sobre todos, estaba el pontífice, un hombre de poder político e influencia pública, representando lo que ya estaba en progreso, aunque no estaba manifestado aún; es a saber, dentro de poco tiempo la iglesia sería entregada bajo la dirección del hombre con los planes del hombre y los deseos del hombre, y el ASI DICE EL ESPIRITU SANTO jamás sería una realidad viva. Y debajo de todos, estaban los esclavos del templo, quienes no tenían primacía tenían que obedecer la jerarquía religiosa. ¿Qué puede significar esto, si no que vendría el día cuando el clero investido, por maniobras políticas, ayudas del estado, y la imposición de credos, dogmas y dirección humana en
vez de la Palabra y el Espíritu, esclavizaría al laico, mientras que los líderes vivirían en lujos por bienes no obtenidos legalmente, y se gozarían en sus placeres inmundos mientras que la gente pobre que deberían ser servidos, de acuerdo con el plan de Dios, ahora eran los siervos? JESUS: SUS MENSAJEROS Y SUS IGLESIAS El que tiene las siete estrellas en su diestra, el cual anda en medio de los siete candeleros de oro, dice estas cosas: (Apocalipsis 2:1).
Este es Aquel de Quien fue dicho: `Este mismo Jesús es Señor y Cristo.' Allí está El, el único Señor, Dios Todopoderoso, y fuera de El no hay otro. Allí está el Salvador (La salvación pertenece a Jehová. Jonás 2:10) andando en medio de las Iglesias a través de las siete edades. Lo que El fue en la primera edad, lo será en todas las edades. Para todo creyente, El es Jesucristo; el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Lo que El hizo una vez, todavía lo está haciendo, y lo continuará haciendo.
Ahora, Ud. se dará cuenta de que Jesús anda solo en medio de Sus Iglesias. No hay más nadie con El. Ni tampoco puede haberlo, porque El obró solo su salvación, y habiéndola comprado con Su propia sangre, El la posee. El es su Señor y Maestro. Ella le da a El toda la gloria, y esa gloria, El no la compartirá con otro. Con El no hay ningún `papa', ni `arzobispo'.
María, la madre de su cuerpo terrestre, no está con El. En cuanto a El no se trata del caso de alguien que habla y luego se voltea a un lado hacia un Padre, porque El es el Padre; tampoco
voltea al otro lado para dar órdenes a un Espíritu Santo, porque El es Dios Espíritu eterno y es Su Vida que está fluyendo y latiendo en la Iglesia, dándole Vida, y sin El no habría Vida. La Salvación es del Señor.
49 No había nadie con El cuando pisó el furor de la ira del horno de fuego. No fue otro, sino El, Quien fue colgado en la cruz y derramó Su sangre. El es el Autor y Consumador de nuestra fe.
El es el Alpha y Omega de nuestra Salvación. Nosotros estamos casados con El y no con otro.
Nosotros no pertenecemos a la iglesia. Nosotros pertenecemos a El. Su Palabra es ley. Credos, dogmas, leyes privadas y constituciones no tienen ningún efecto sobre nosotros. Sí, es El: Jesús, Quien anda solo en medio de las Iglesias. Es Dios en ella, obrando el querer como el hacer por Su buena Voluntad. ¡ Nunca olvide eso! Ud. solamente tiene una relación con Dios, y Dios solamente tiene una relación con Ud. ese es Jesús, y sólo Jesús.
Allí está El con las siete estrellas en Su diestra. La mano o el brazo derecho significa el poder y la autoridad de Dios.
Porque no se apoderaron de la tierra por su espada, ni su brazo los libró; sino tu diestra,
y tu brazo, y la luz de tu rostro, porque te complaciste en ellos. (Salmo 44:3).
En aquella mano derecha de poder hay siete estrellas, las cuales, según Apocalipsis 1:20, son los siete mensajeros de la Iglesia. Esto significa que el mero poder y la autoridad de Dios está respaldando a sus mensajeros en cada edad. Ellos salen en el fuego y el poder del Espíritu Santo con la Palabra. Ellos son estrellas porque reflejan la luz. La luz que reflejan, es Su Luz; no tienen luz de sí mismos. Ellos no encienden sus propios fuegos para que los hombres anden en la luz de sus centellas (Isaías 50:11). Es de noche, porque entonces es cuando salen las estrellas. Es la noche, la oscuridad del pecado, porque todos (aun el mundo entero) han pecado y están destituidos de la gloria de Dios (Romanos 3:23).
Estos siete mensajeros están dando a conocer a Dios al pueblo. El que los recibe, recibe a Quien los envió (Juan 13:20). Ellos hablan y obran de acuerdo con Su autoridad. El los respalda con todo el poder de la Deidad.
Y llegando Jesús, les habló, diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
Por tanto, id, y doctrinad a todos los Gentiles bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo: Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado: y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo (consumación de las edades) Amén. (Mateo 28: 18-20).
Así que allí están, llenos del Espíritu Santo y fe, encendidos con el Fuego de Dios, mostrando la Palabra de verdad y allí está El respaldándolos. Y fíjese en esto: ningún creyente de cualquier edad ha tenido razón de clamar en su corazón: "¡Oh que yo hubiera podido estar allá en la primera edad cuando los apóstoles fueron enviados! " No hay necesidad de mirar hacia atrás.
¡Mirad hacia arriba! He aquí, El anda en medio de las Iglesias a través de todas las edades. He aquí, El es el mismo, ayer, y hoy, y por los siglos; y no cambia ni en Su esencia ni en Sus modos.
Donde dos o tres están congregados en Su Nombre, allí está El en medio de ellos. Y no solamente El está allí en su medio como el espectador apacible, o como un ángel inspeccionador, sino que allí está expresando exactamente lo que El es: la Vida, Sostenedor y Dador de toda buena dádiva a la Iglesia. ¡Aleluya! ...el cual anda en medio de los siete candeleros de oro... (Apocalipsis 2:1).
Cuán significativas son esas palabras de acuerdo a la luz de la Escritura, la cual lo describe a El como "Cristo, Quien es nuestra Vida." Porque Cristo, en verdad, es la vida de la Iglesia. Ella no tiene ninguna otra vida. Sin El, ella solamente es una sociedad religiosa, un club, una reunión de gente sin objeto ni sentido. Así como un cadáver enjoyado y vestido sigue siendo un cadáver, del mismo modo la iglesia, no importa lo que sus programas y esfuerzos benévolos puedan producir; sin Cristo, también es un cadáver. Pero con El en su medio, con El motivándola, ella
llega a ser ante la admiración de todos: "Su Cuerpo, la plenitud de El que inunda completamente." Y en esta misma hora El anda en medio del candelero de oro de la última hora. Lo que El fue mientras anduvo en la primera edad, es aun ahora en esta última edad. Jesucristo, el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.
"Siete candeleros de oro." En Exodo 25:31 dice: Harás además un candelero de oro puro; labrado a martillo se hará el candelero: su pie, y su cana, sus copas, sus manzanas, y sus flores, serán de lo mismo: La verdadera Iglesia de Jesucristo, la Novia, es comparada con el oro puro. Su justicia es la justicia de El. Sus atributos son los mismos atributos gloriosos de El. Su identidad se encuentra en El. Ella está sujeta a reflejar lo que El es. Ella está sujeta a manifestar lo que El tiene. En ella no hay culpa. Ella es gloriosa por dentro y por fuera. Desde el principio hasta el fin, ella es la obra de su Señor, y todas Sus obras son perfectas. En efecto, en ella está resumido y manifestado el propósito y la sabiduría eterna de Dios. ¿Cómo puede uno comprenderlo? ¿Cómo puede uno entenderlo? Aunque no podemos hacer eso, sí podemos aceptarlo por la fe, porque Dios lo ha dicho.
El candelero no es solamente de oro, sino que es de oro martillado. Hecho a mano de oro martillado, de acuerdo con los planes que fueron dados por el Espíritu. Aparte de su Señor y Maestro, Jesucristo, ¿ha habido jamás una gente tan martillada v purificada como la Novia de
Jesucristo? En verdad ella está experimentando los sufrimientos que Cristo experimentó. Ella está despojada de sus bienes. Su vida está en peligro. Ella está estimada como oveja para el matadero.
Está muerta todo el tiempo. Ella sufre mucho pero con todo eso, ella no se venga, ni tampoco causa sufrimientos a otros. Digna del Evangelio es esta hermosa Novia de Cristo. Y como el oro es maleable, mientras que el latón se quiebra con el golpe del martillo, este oro de Dios cargará su sufrimiento por el Señor. No agobiada, no quebrada, no destruida, sino formada como una joya de hermosura y de gozo para siempre, por medio de las pruebas y aflicciones de esta vida.
CRISTO ENSALZA LOS SUYOS Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido. (Apocalipsis 2:23).
¡Cuán hermosamente ensalza y encomia el Salvador a Sus hijos! El se da cuenta de sus buenas actitudes espirituales y de su conducta. El sabe que existen flaquezas entre ellos, pero todavía no dice nada en contra. ¿No es eso semejante al Señor? El sabe como animarnos en las cosas justas y como desanimarnos en las cosas injustas. Aquí mismo cada uno de nosotros podríamos aprender algo muy importante en cuanto a la dirección de nuestras iglesias y nuestras familias. Y aun más, cada uno podría aprender algo bueno, y es que Dios trata con cada uno
exactamente de esta manera. Nunca vaya a desanimarse, santo de Dios, porque Dios no es falto de gracia para olvidar su obra de amor. Todo lo que podamos hacer, aun darle a alguien solamente un vaso de agua fría, tendrá la recompensa y bendición del Señor.
"Sé tus obras, y tu trabajo y tu paciencia." Mientras El anda en medio de Su Iglesia, El toma cuenta del sufrimiento de Su pueblo, y El tiene cuidado de nosotros. Como fue en los días de la cautividad en Egipto cuando El oyó sus llantos, El que nunca cambia, todavía oye el llanto de los oprimidos mientras anda en medio de ellos. La misma palabra, `trabajo', significa `cansancio por causa de la opresión'. El pueblo de Dios no sólo trabaja por El en una obra de amor, sino que sufre por El con gozo. Con paciencia lleva el yugo. Esta primera edad sufrió grande persecución.
Tuvieron que trabajar duro para predicar el Evangelio y esparcir la verdad. Su soberana vocación en esta vida era servir a Dios, y cuando sus esperanzas en la vida fueron nubladas, ellos fueron pacientes y rendían todo a El, Quien les había prometido una recompensa perpetua en los Cielos, por lo que ellos habían dejado por causa de El aquí en la tierra.
Pienso que debemos detenernos aquí para meditar sobre el pensamiento de que el pueblo de Dios ha sido y siempre será perseguido. Ud. sabe que el Génesis es el libro de los principios, y lo que vemos comenzado allí, continuará a través del Apocalipsis y nunca cambiará. Allí vemos como Caín persiguió y mató a Abel porque él agradó a Dios. Y entonces vemos un ejemplo
perfecto en el hijo de Abraham (según la carne), Ismael, quien atormentaba y peleaba con el hijo de la promesa, Isaac. Y luego Esaú, quien aborrecía a Jacob y le hubiera matado si Dios no hubiera intervenido. En el Nuevo Testamento hallamos a Judas traicionando a Jesús, mientras que las sectas religiosas del primer siglo intentaron destruir a los creyentes primitivos. Los hijos de este mundo, controlados por el diablo, aborrecen a los hijos de Dios que están controlados por el Espíritu.
No importa cuan justo y recto sea un Cristiano ante el público, y cuanta cortesía muestre hacia su compañero, haciendo nada mas que lo bueno, deje que él confiese a Cristo como su Salvador y reconozca la operación de los dones del Espíritu Santo en lenguas, profecía, sanidad y milagros, y él será censurado. El espíritu de este mundo aborrece al Espíritu de Dios, y por cuanto no puede vencer al Espíritu del Señor, procura entonces destruir el vaso en el cual mora el Espíritu de Verdad.
Persecución y pruebas son una parte natural y normal en la vida cristiana. Hay una sola cosa que Ud. puede hacer con ellas: entregárselas todas a Dios. No juzgue, deje su fin y su decisión final a El.
"Tú no puedes sufrir a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos." Estos Efesios creían en que el pueblo de Dios debiera ser santo. Según este versículo, ellos tomaron cuidados para guardar el cuerpo de pecado. Según
Según parece, la apostasía ya había comenzado. El pecado había entrado en la Iglesia. Pero ellos fueron obedientes a las palabras de Pablo cuando él dijo que echaran a los malos de sus medios. Ellos fueron una gente separada. Habían salido del mundo, y ahora no iban a dejar que el mundo se metiera entre ellos. Ellos no toleraban el pecado en la Iglesia. La santidad no era para ellos una frase ni tampoco una figura gramatical; era un modo de vivir.
"Has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos." Esto en verdad parece una declaración torpe. "Has probado a los que se dicen ser apóstoles." ¿No es eso presunción? ¿Que derecho tiene una gente de probar a aquellos que se dicen ser apóstoles? ¿Y cómo los probaron? ¡Oh, como amo esto! Aquí está en Gálatas 1:8: Mas aun si nosotros ó un ángel del cielo os anunciare otro evangelio del que (ya) os hemos anunciado sea anatema.
Fueron los apóstoles quienes trajeron la Palabra original al pueblo. Aquella Palabra original no podía cambiar ni siquiera en un punto ni en un tilde. Pablo sabía que era Dios Quien la había hablado, así que él dijo: "Aun si yo vengo y procuro darles una segunda revelación, si trato de hacer un solo cambio en lo que les entregué originalmente, soy anatema." ¿Ve Ud? Pablo sabía que aquella primera revelación era correcta. Dios no puede dar una primera revelación y después una segunda revelación. Si lo hiciere, entonces demostraría que tuvo cambio de pensamiento.
El puede dar una revelación y después agregar a esa revelación, como lo hizo en el Huerto del Edén cuando prometió la Simiente a la mujer, y luego estableció que aquella Simiente tenía que venir a través de Abraham, y después dijo que vendría por la sangre de David. Pero era la misma revelación. Solamente daba a la gente mas información para ayudarles a recibirla y a entenderla.
Pero la Palabra de Dios no puede cambiar. La Simiente vino exactamente como fue revelado. ¡ Aleluya! ¿Y ve Ud. lo que estaban haciendo aquellos apóstoles falsos? Ellos vinieron con su propia palabra. Aquellos Efesios conocían la Palabra como Pablo la había enseñado. Ellos estaban llenos del Espíritu Santo por medio de la imposición de las manos de Pablo. Ellos se encontraron cara a cara con aquellos apóstoles falsos y les dijeron: "Uds. no están diciendo lo que dijo Pablo.
Por eso, Uds. son falsos." Oh, eso incendia mi corazón. ¡Vuelva a la Palabra! No es Ud. el que en verdad prueba al apóstol y profeta y maestro. Es la Palabra la que los prueba. Alguno de estos días vendrá un profeta a la Iglesia de la Edad de Laodicea y Ud. sabrá si él es el verdadero enviado de Dios o no. En verdad lo sabrá, porque si él es de Dios, él permanecerá en esa Palabra exactamente como Dios se la dio a Pablo. El no se desviará de esa Palabra por un momento, ni por un tilde. En esa última edad, cuando aparecerán muchos profetas falsos, fíjese como es que le dirán constantemente que si Ud. no les cree a ellos y lo que ellos dicen, entonces Ud. estará condenado; pero cuando llegue a la escena ese profeta del último día, si él en verdad es aquel profeta, él estará clamando: "¡Vuelva a la Palabra o Ud. será condenado!" El no edificará sobre
revelación o interpretación privada, sino sobre la Palabra. ¡Amén y amén! Estos apóstoles falsos son los lobos rapaces de los cuales hablaba Pablo. El dijo: "Cuando yo me haya ido, ellos vendrán y procurarán demandar semejante revelación; pero su propósito no es de ayudarles sino de destruirles." Porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios.
Por tanto mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre.
Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al ganado; Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí.
Por tanto, velad, acordándoos que por tres años de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno.
Y ahora, hermanos, os encomiendo a Dios, y a la palabra de su gracia: el cual es poderoso para sobre edificar, y daros heredad con todos los santificados. (Hechos 20:27-32).
Juan también supo de ellos porque dijo en I Juan 4:1: ...porque muchos falsos profetas son salidos en el mundo.
Aquel espíritu anticristo ya estaba infiltrándose en la Iglesia, y lo estaba haciendo
poniéndose en contra de la Palabra. Pues aquí es donde todo esto empezó, en la primera edad de la Iglesia. Ya estaban negando la Palabra, y edificando sus propios credos y filosofías en vez de la Palabra. Eso es anticristo porque Jesús es la Palabra. Ser antiPalabra, es ser antiJesús.
Ser antiPalabra es ser anticristo, porque el Espíritu y la Palabra son uno.Si Ud. es antiPalabra, tendrá que ser anticristo. Y si empezó en la primera iglesia, tendrá que crecer hasta el fin cuando tomará posesión. Y eso es exactamente lo que Ud. verá a medida que recorremos todas las edades. Empieza muy pequeño en la edad de Efeso y crece en cada edad hasta que el sistema antiPalabra, anticristo, se apodera enteramente, y la infalibilidad de la Palabra es repudiada por los apóstoles falsos de la iglesia falsa.
Ahora, es fácil tener una idea equivocada de lo que estamos hablando, por lo tanto estoy poniendo tanto énfasis en esto. Puede ser que Ud. entienda, que este espíritu de antiPalabra o anticristo, es un completo repudio a la Palabra, una renegación de la Biblia que culmine con su
rechazamiento. No señor, no es eso. Lo que es, lo vemos en Apocalipsis 22:18-19: Porque yo protesto a cualquiera que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios pondrá sobre el las plagas que están escritas en este libro.
Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad, y de las cosas que están escritas en este libro.
Es cambiar aun una sola palabra, substraerle o agregarle. Ese fue el truco original de Satanás en el Huerto del Edén. El solamente agregó una sola palabrita a lo que Dios había dicho.
Allí fue el fin. Eso trajo muerte y destrucción. Y en Efeso fue exactamente igual. Solamente una palabra agregada o una palabra quitada, y el espíritu antiPalabra, anticristo, empezó a prosperar.
¿Ahora lo entiende? Allí están de nuevo esos gemelos. Allí están de nuevo esos dos árboles, creciendo lado a lado en la misma tierra, aprovechando del mismo alimento, tomando de la misma lluvia, y beneficiándose del mismo sol. Pero vienen de diferentes simientes. Uno de los árboles está con la Palabra de Dios exactamente como Dios la dio, la ama y la obedece. El otro árbol es de la simiente que es antiPalabra y por eso la cambia donde quiere. El sustituye la verdadera Palabra viva por sus propios credos y dogmas, exactamente como hizo Caín, que terminó matando a Abel. Pero no teman, rebaño pequeño. Quédense con la Palabra. Mantengan
esa Palabra entre Uds. y el diablo. Eva no hizo eso, y ella cayó. Y cuando la Iglesia deja resbalar la Palabra, ella entra a los abismos de oscuridad de Satanás.
Y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado por mi nombre, y no has desfallecido. (Apocalipsis 2:3).
Esto es casi igual a lo que dice en el versículo dos. Pero en el versículo dos, el trabajo, la obra y la paciencia eran los resultados de haber guardado la sagrada Palabra que había sido encomendada a ellos. ¡Cómo es que rechazaron a los adversarios! ¡Qué crédito eran para Pablo! Pero en este versículo, sus persecuciones, pruebas y paciencia eran por causa del bendito Nombre de Jesús.
Ahora fíjese Ud. en que eso no es demasiado extraño, porque es la Palabra y el Nombre los que hacen que el enemigo corra tras nosotros como ríos. Aquella Palabra poderosa que fue manifestada en sanidades, señales, prodigios y otras demostraciones, hizo que los fariseos clamaran por la muerte de los verdaderos creyentes. Y ahora aquel Nombre odiado y despreciado por los judíos, fue motivo de mofa por los intelectuales, quienes se reían al pensar en que alguien fuese tan insensato para creer que un hombre murió, luego resucitó y ahora está sentado en los Cielos. Así que aquí estaban los perseguidores religiosos, los judíos, maldiciendo a este Jesús, el cual era para ellos un Mesías falso; y aquí estaban los demás riéndose con gusto y mofándose ásperamente del Nombre de un dios nuevo, que para ellos ni siquiera era dios.
Ahora, aquí está otra cosa que empezó en aquella edad y que continuará a través de las edades, llegando a ser más profunda y más oscura. Es el hecho de que la gente estaba repudiando aquel Nombre. No era la mera Iglesia de Efeso la que lo estaba haciendo, no señor, eran los falsos apóstoles. Era el de afuera tratando de entrar para corromper a los creyentes. Los Efesios conocían aquel Nombre y lo amaban. Recordemos el origen de la Iglesia de Efeso. Era un grupo pequeño, que estaban esperando al Mesías; ellos oyeron a un profeta que decía que era el 54 precursor del Mesías, el cual había aparecido en el desierto de Palestina y estaba bautizando a la gente hacia el arrepentimiento de pecados. Entonces, recibieron el bautismo de Juan. Pero cuando Pablo vino a ellos, les dijo que aquel profeta había muerto, y que Jesús había venido y había ofrecido Su vida como sacrificio por el pecado, y que ahora el Espíritu Santo había descendido para entrar y llenar a todo verdadero creyente en Jesús el Mesías. Cuando ellos oyeron esto, fueron bautizados en el Nombre del Señor Jesús, y cuando Pablo impuso sus manos sobre ellos, todos fueron llenos del Espíritu Santo. Ellos conocían lo que era obedecer la Palabra, ser bautizado en Su Nombre (Señor Jesucristo), y de esa manera sabían que serían llenos del Espíritu Santo. Ud. no podía hacer que esa gente cambiara. Ellos conocían la verdad (Hechos 19:17).
Ellos conocían el poder de aquel Nombre. Ellos vieron que aquel Nombre era tan
poderoso que aun pañuelos del cuerpo de Pablo se enviaban en el Nombre de Jesús a gente que sufría, y los enfermos eran libertados de toda clase de enfermedades, y los espíritus inmundos eran lanzados. Aquel Nombre obraba tan manifiestamente admirable que judíos réprobos en Efeso trataron de usarlo para conjurar demonios. Hechos 19:11-17: Y hacía Dios singulares maravillas por manos de Pablo: De tal manera que aun se llevaban sobre los enfermos los sudarios y los pañuelos de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los malos espíritus salían de ellos.
Y algunos de los Judíos, exorcistas vagabundos, tentaron a invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que Pablo predica.
Y había siete hijos de un tal Sceva, Judío, príncipe de los sacerdotes, que hacían esto.
Y respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo: mas vosotros ¿quiénes sois? Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando en ellos, y enseñoreándose de ellos, pudo mas que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.
Y esto fue notorio a todos, así Judíos como Griegos, los que habitaban en Efeso: y cayó temor sobre todos ellos, y era ensalzado el nombre del Señor Jesús.
Ellos conocían la vida digna que acompañaba el llevar aquel Nombre, porque "apártese de iniquidad todo aquel que invocare el Nombre del Señor." Uds. que llevan los vasos del Señor, sed
santos. No sufrirán en vano por el Nombre del Señor vuestro Dios. Estos Efesios eran Cristianos.
Ellos llevaron un Nombre, y aquel Nombre era Cristo, Quien era el Espíritu de Dios morando dentro de ellos, el cual era uno de los triples Nombres de su Señor.
"...y has trabajado por mi nombre y no has desfallecido." Estos creyentes no estaban trabajando por Pablo o por una organización. No fueron sometidos a programas e instituciones por medio de las cuales obtenían posesiones de valor. Ellos trabajaban por el Señor. Eran Sus siervos, no los esclavos de una organización. No iban a la iglesia el domingo para hablar acerca del Nombre, y luego olvidarlo el resto de la semana. No ofrecían servicio de labios a aquel Nombre. No señor. Fueron sus vidas lo que ellos dieron.
Todo lo que hicieron, lo hicieron en aquel Nombre. Obraban en aquel Nombre, pero si no podían obrar en aquel Nombre, entonces no obraban. Estos fueron Cristianos colocados celestialmente y su comportamiento armonizaba con el Señor.
Pero aquel grupo de la viña falsa que quería corromper aquel Nombre, se quedaba en la oscuridad como lobos ocultos, esperando entrar y destruir. Pero los santos de Dios soportaron la prueba y preservaron la Palabra y el Nombre.
LA QUEJA DE DIOS Pero tengo contra ti que has dejado tu primer amor. (Apocalipsis 2:4).
Para entender esto, Ud. tiene que comprender que el Espíritu no estaba hablando solamente a aquellos primeros santos de Efeso. Este Mensaje era para la edad entera que duró como unos 120 años. Entonces el Mensaje era para todas las generaciones en ese espacio de tiempo. Ahora, la historia sigue repitiéndose. En las generaciones de Israel vemos avivamiento en una generación, sólo para ver que los fuegos están decayendo en la siguiente. En la tercera generación puede ser que el rescoldo esté encendido un poco, pero para la cuarta puede ser que no haya ninguna señal del fuego original. Entonces Dios enciende el fuego de nuevo y se repite el mismo procedimiento. Simplemente es la manifestación de la verdad de que Dios no tiene nietos.
La salvación no es engendrada por el nacimiento natural, igualmente como no hay verdad alguna en la sucesión apostólica. No está en la Palabra. Ud. comienza con verdaderos creyentes renacidos, y cuando llega la siguiente generación no son sencillamente Cristianos, sino que han tomado un nombre denominacional y ahora son Bautistas, Metodistas, etc. Eso es exactamente lo que son. No son Cristianos. Para ser salvo, Ud. tiene que ser nacido de la voluntad de Dios, no de la voluntad del hombre. Pero ahora todas estas gentes se están juntando por la voluntad del hombre. Yo no digo que algunos no están bien con Dios. Ni por un momento digo eso, pero el fuego original ha muerto. Ya no son los mismos.
El deseo ferviente de honrar a Dios, la pasión de conocer Su Palabra, el lloro de penetrar en el Espíritu, todo eso empieza a decaer y en vez de aquella iglesia estar ardiendo con el fuego
de Dios, se ha enfriado y se ha hecho un poco formal. Eso es lo que estaba sucediendo allá con los Efesios. Estaban llegando a ser un poco formales. El rendimiento completo a Dios estaba decayendo y la gente no tenía cuidado de lo que Dios pensaba de ellos a medida que comenzaron a tomar en cuenta lo que el mundo pensaba acerca de ellos. La segunda generación era igual a Israel. Ellos pidieron un rey para así ser igual a las demás naciones. Cuando hicieron eso, rechazaron a Dios. Pero de todos modos lo hicieron. Esa es la historia de la iglesia. Cuando ella piensa más en ajustarse con el mundo en vez de ajustarse con Dios, no tardará mucho tiempo para que Ud. comience a ver que dejan de hacer las cosas que hacían y empiezan a hacer cosas que no hicieron originalmente. Cambian su modo de vestir, sus actitudes y su comportamiento. Llegan a ser flojos. Eso es lo que quiere decir Efeso: `descansado y desatado'.
El ciclo de avivamiento y muerte nunca ha fallado. Solamente tiene uno que recordar esta última obra de Dios en el Espíritu cuando hombres y mujeres se vestían como Cristianos, asistían a la iglesia, oraban toda la noche, predicaban en las calles y no tenían vergüenza de las manifestaciones del Espíritu. Dejaban sus iglesias muertas y adoraban a Dios en hogares y en edificios comerciales. Ellos tenían realidad. Pero no tardó mucho tiempo cuando empezaron a tener suficiente dinero para construir magníficas iglesias nuevas. Pusieron un coro en vez de cantar a Dios por sí mismos. Les pusieron togas al coro. Organizaron un movimiento dirigido por hombres. Empezaron a leer libros que no eran dignos de ser leídos. Bajaron la cerca y los chivos
entraron y se apoderaron del redil. Ya no existía el clamor de gozo. Ya no existía la libertad del Espíritu. Se quedaron con una forma; el fuego había muerto y lo negro de la ceniza era casi todo lo que les quedaba.
Hace unos momentos mencioné que Juan entendía lo que era amar a Dios. Aquel gran apóstol de amor ciertamente se dio cuenta cuando la Iglesia comenzó a perder aquel primer amor de Dios. El dice en I Juan 5:3: Porque este es el amor de Dios, que guardemos sus mandamientos (Su Palabra).
56 Un pequeño desvío de la Palabra es un paso fuera de Cristo. La gente dice que ama a Dios, van a la iglesia, aun gritan y se regocijan, cantan y tienen un gran tiempo emocional. Pero cuando todo ha cesado, fíjese y vea si están en esa Palabra, caminando en ella, viviendo en ella. Si hacen todo lo demás y luego no caminan en esa Palabra, ellos pueden decir que aman a Dios, pero sus vidas demuestran lo contrario. Tengo curiosidad por saber si Juan no vio mucho de eso antes de morir: a la gente diciendo que amaban a Dios, pero no obedeciendo Su Palabra. ¡Oh, iglesia de Efeso! Algo está sucediendo con Uds. Alguien está tratando de agregar o quitar de aquella Palabra; pero lo están haciendo tan astutamente que Uds. no lo pueden notar. No han hecho todavía algo tan grande que se pueda notar abiertamente. Lo están haciendo solapadamente, y lo están trayendo por medio del razonamiento y entendimiento humano que se apoderará de Uds. si
no lo rechazan. ¡Vuélvanse a Pentecostés antes de que sea demasiado tarde! Pero como siempre, la gente no hace caso al aviso de Dios. Aquella antorcha de avivamiento edificada sobre la sagrada Palabra es tan maravillosa, y la manifestación del Espíritu tan bendita, que un poquito de temor entra y una voz quieta dice al corazón: "¿Cómo podemos proteger esta verdad que tenemos? ¿Qué podemos hacer para asegurar que este avivamiento continúe? " Entonces es cuando el espíritu anticristo entra y dice: "Mira, ahora tú tienes la verdad, toma cuidado que no se pierda. Organízate y establece tu credo de lo que crees. Ponlo todo en un manual eclesiástico." Y así lo hacen. Se organizan. Le agregan a la Palabra. Y se mueren igual como Eva por haber tomado solamente una palabra equivocada. Es la Palabra de Dios la que trae Vida. Y lo que cuenta no es lo que nosotros decimos acerca de la Palabra, sino lo que dijo Dios.
LA AMONESTACION DE DIOS Recuerda por tanto de dónde has caído, y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré presto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.
(Apocalipsis 2:5).
Dios les dice que recuerden. Claro está que algo se les había escapado de la mente. Se habían olvidado de algo. El les dijo que volvieran en sus mentes al punto de origen. El origen de la primera edad fue Pentecostés, pero ellos habían caído de ese nivel. Se habían olvidado de la gloria y la maravilla de Pentecostés. Era tiempo de volver en la mente a la realidad. Volver a
Volver a donde podían decir: "Porque para mi el vivir es Cristo." Volver a la pureza como cuando trataron con Ananías y Safira. Volver a la puerta la Hermosa. ¡Oh, qué infamia es desviarse del camino de Dios y apoyar aquellos hechos que deshonran Su Nombre! Todo aquel que invocare Su Nombre, apártese de iniquidad y mantenga su vaso puro para Dios. Fíjese en lo que Ud. era antes en su corazón, y en su mente, y en su vida. Entonces vuelva a eso.
Y ¿cuál es la manera de volver? El camino a seguir es el camino del arrepentimiento. Si un pecador tiene que venir a Dios por el camino del arrepentimiento, entonces el Cristiano tibio o el que ha resbalado tendrá que arrepentirse mucho más. ¡Arrepiéntase! Haced pues frutos dignos de arrepentimiento. Pruébelo por medio de su vida. Dios dice: "Si no se arrepienten, quitaré su candelero." Ciertamente. Una iglesia en esa condición no puede impartir luz al mundo. Su luz se ha vuelto en oscuridad. Entonces Dios quitará su mensajero fiel y sus pastores fieles y los dejará a sí mismos, y ellos continuarán hablando acerca del Cristianismo, pero estarán privados de ello.
¡Arrepiéntase pronto! ¡No dilate! Claro está que Efeso dilató, porque su tiempo de vida no fue muy largo. La gloria de Dios disminuyó rápidamente. No tardó mucho tiempo para que la ciudad quedara convertida en ruinas. Su templo glorioso llegó a ser un montón sin forma. La tierra llegó a ser un pantano habitado por aves del agua; la población se había ido por completo, con excepción de unos cuantos incrédulos en una aldea sucia. No había ni siquiera un solo
Cristiano. El candelero fue quitado de su lugar.
Ahora, esto no quiere decir que ella no pudo haberse arrepentido. No quiere decir tampoco que nosotros no podemos arrepentirnos. Sí podemos. Pero lo tenemos que hacer pronto.
Tiene que ser un arrepentimiento ante Dios con lágrimas y gemidos que procedan del corazón, y entonces Dios restaurará. La gloria vendrá de nuevo.
LA SIMIENTE DEL NICOLAISMO Mas tienes esto, que aborreces los hechos de los Nicolaítas; los cuales yo también aborrezco. (Apocalipsis 2:6).
Ahora, hay dos pensamientos sobre lo que eran los Nicolaítas. Algunos dicen que era un grupo de apóstatas que tenían como fundador a Nicolás de Antioquía, un prosélito, que llegó a ser uno de los siete diáconos en Jerusalem. Ellos celebraban fiestas paganas y fueron muy impúdicos en su comportamiento. Ellos enseñaron que para controlar la sensualidad uno tenía que conocer por experiencia la profundidad completa del asunto. Naturalmente, se entregaron a tal grado de abandono que su degradación fue completa. Así que les habían puesto los dos nombres del Antiguo Testamento que simbolizaban tales extravagancias: Balaam y Jezabel. Así como Balaam corrompió a la gente y de esa manera los conquistó, dicen que Nicolás hizo lo mismo.
Según se dice, este grupo, fue echado de Efeso y encontraron en Pérgamo un lugar donde se establecieron.
Pero el problema con esta creencia es que no es la verdad. No hay nada en la historia para respaldarla. Cuando mucho, puede ser una tradición. Adoptando tal creencia, esto haría que la edad de la iglesia de Efeso fuera solamente histórica sin ninguna relación con la edad presente.
Esto no es verdad, porque lo que empieza en la iglesia primitiva tiene que continuar en cada edad hasta que al fin es bendecido y exaltado por Dios, o destruido como una cosa inmunda en el Lago de Fuego. Para probar que esta tradición es en contra de la Escritura, simplemente fíjese en Apocalipsis 2:2, donde dice que la iglesia de Efeso no podía sufrir a los malos. Así que los tuvieron que echar fuera, de otra manera no habría razón en decir que no los podían sufrir. Si no los echaron, entonces los estaban sufriendo. Ahora en el versículo seis, dice que aborrecían sus hechos. Así que este grupo Nicolaíta permaneció como parte de la primera edad, haciendo sus hechos. Los hechos fueron aborrecidos, pero la gente no dejó de ejercer su influencia. Así que vemos esta simiente en Efeso que continuará y llegará a ser una doctrina que finalmente entrará en el Lago de Fuego.
¿Qué son estos Nicolaítas? La palabra viene de dos palabras griegas: `Nikao,' que quiere decir, conquistar, y `Laos,' que quiere decir, laico. La plena verdad es que alguien estaba haciendo algo en la Iglesia primitiva que estaba conquistando al laico. Si se estaba conquistando al laico, entonces debía existir allí alguna autoridad haciéndolo.
¿Qué era lo que estaba sucediendo en aquella iglesia lo cual Dios aborrecía? Lo que estaba
sucediendo allá y lo que está sucediendo hoy, es exactamente lo que quiere decir la palabra Nicolaíta. La gente estaba siendo sujetada de alguna manera que era completamente contraria a la Palabra de Dios.
Ahora, para obtener el verdadero significado de lo que vamos a estudiar, les debo advertir que siempre tengan presente en la mente que religión, o más bien dicho, las cosas espirituales, si 58 así más les gusta, están compuestas de dos partes entrelazadas pero tan opuestas como lo blanco y lo negro. La religión o el mundo espiritual está compuesto de aquellos dos árboles que tuvieron sus raíces en el Edén. En el Huerto del Edén estaba el Arbol de la Vida y el Arbol de Ciencia del Bien y del Mal; y no hay duda de que las mismas ramas de estos dos árboles estaban entrelazadas.
Ahora en la iglesia de Efeso encontramos esa misma paradoja. La iglesia está compuesta de lo malo y lo bueno. Las dos viñas constituyen la iglesia. Es como el trigo y la cizaña creciendo juntos, pero uno es el verdadero, y el otro es falso. Ahora, Dios hablará a cada uno y El hablará de cada uno. El los llamará "la iglesia". Y solamente los escogidos sabrán cual es el espíritu verdadero. Solamente los escogidos no serán engañados.
Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y darán señales grandes y prodigios; de tal manera que engañarán, si es posible, aun a los escogidos. (Mateo 24:24).
Así que aun allá en la Iglesia primitiva (muy poco tiempo después de Pentecostés) la viña
falsa se entrelazó con la Viña Verdadera, y hallamos estos hechos de los Nicolaítas. Y aquel espíritu se encontrará combatiendo la Viña Verdadera hasta que Dios lo destruya. ¿Ahora lo entiende? Bien.
Ahora, ¿cuál era el clima espiritual de aquella iglesia? Había dejado su primer amor.
Dejando su primer amor, que era la Palabra de Dios, nos fue revelado cómo fue que cayó de su origen, que era Pentecostés. En sencillas palabras eso quiere decir que esta iglesia estaba en peligro de perder la dirección y dominio del Espíritu Santo. Esto es exactamente lo que sucedió cuando Moisés sacó a Israel de Egipto. La manera de Dios guiarlos era por medio de: la Nube de Fuego, palabra profética, maravillas y señales y prodigios dados por Dios. Esto habría de efectuarse por medio de hombres seleccionados, ordenados, equipados, y enviados por Dios; y la congregación sería dominada por el Espíritu Santo. Ellos se rebelaron, pues querían una serie de reglamentos y credos por los cuales regirse. Luego querían un rey. Querían ser iguales al mundo, y entraron en apostasía y olvido completo de Dios. Así es exactamente como empezó la primera edad de la Iglesia, y fue de mal en peor hasta que el Espíritu Santo fue rechazado por completo; y Dios tiene que destruir a tal clase de gente.
¿Se fija cómo fue el comienzo en la primera iglesia? Fue llamada "hechos", luego llegó a ser una doctrina, llegó a ser la norma, la regla fija; al fin se apoderó; y Dios fue echado a un lado.
Oh, empezó tan pequeño, tan quedamente, tan pacíficamente. Parecía ser algo bueno, algo puro.
Entonces se apoderó, y como una serpiente pitón aplastó a la iglesia hasta exprimirle su aliento, y acabó con toda la espiritualidad en la iglesia. ¡Ay, aquella viña falsa es engañosa! Es como un ángel de luz hasta que se apodera de alguien. Ahora, yo quiero decirles que creo en ser dirigidos, pero no en la dirección del hombre. Yo creo en la dirección del Espíritu Santo por medio de la Palabra. También creo que Dios ha puesto hombres en la Iglesia, hombres que tienen dones del Espíritu; los cuales mantendrán el orden en la Iglesia. Creo eso. También creo que la Iglesia debe ser gobernada por la Palabra; así que en realidad no son hombres gobernando directamente la Iglesia, sino por medio del Espíritu de Dios, porque la Palabra y el Espíritu son uno.
Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; la fe de los cuales imitad, considerando cuál haya sido el éxito de su conducta. (Hebreos 13:7).
¿Pero se fija Ud. en lo que estaba sucediendo allá? Aquella viña falsa estaba apoderándose y enseñando que el gobierno del hombre estaba bien. Enseñó que la iglesia tenía que ser gobernada. Enseñó un tipo de control sobre el pueblo, pero en vez de hacerlo de acuerdo con el plan de Dios, ellos simplemente tomaron autoridad y revistieron sus propias manos de todo el poder espiritual, dando como resultado un sacerdocio santo que estaba entremetido entre Dios y 59 el pueblo. Volvieron directamente al antiguo sistema de Aarón. Llegaron a ser anticristo porque tomaron para sí mismos Su oficio de Mediador (I Timoteo 2:5). Dios aborreció eso. Los Efesios
aborrecieron eso; y todo verdadero creyente lo aborrecerá también.
Tendríamos que estar completamente ciegos para no ver esa misma cosa obrando a través de todas las edades; y hoy día es la peor de todas. Lo que tuvieron fue una organización. Eso separó al pueblo. El pueblo de Dios debe ser uno. Por un Espíritu son todos bautizados en un cuerpo, y el Espíritu debe moverse sobre cada uno y cada uno debe participar en la adoración de Dios. Pero los hombres querían la preeminencia, así que tomaron el control. Obispos llegaron a ser arzobispos, y con eso de imponer títulos se descarriaron de la Palabra de Dios y enseñaron sus propias doctrinas. Ellos lograron que la gente les obedeciera hasta el punto en que su forma de adoración no era en ninguna manera semejante a los primeros días después de Pentecostés. Estos hechos eran el principio de la sucesión apostólica. De sucesión apostólica a "miembro de la iglesia" era un paso rápido y fácil como el medio de la gracia salvadora. La Palabra fue reducida a un credo. El anticristo, por medio de su espíritu, estaba predominando sobre la iglesia.
Véalo hoy día. Si Ud. leyera Hechos 2:14, como algunos lo leen, Ud. podría leerlo así: "Y como se cumplieron los días de Pentecostés, vino un sacerdote con una hostia y dijo, `saque la lengua.' Puso la hostia en la lengua y él mismo se tomó el vino y dijo, `ahora, Ud. ha recibido al Espíritu Santo'." ¿Increíble? Eso es exactamente a lo que ha llegado el Nicolaísmo hoy día Ellos dicen: "No haga caso a lo que dice la Palabra de Dios. Ud no la puede entender. Nosotros la
tenemos que interpretar para Ud. Además, la Biblia no está concluida. Tiene que cambiar con los tiempos, y nosotros le diremos cuales son los cambios." Cuan contrario es eso a la Palabra de Dios que dice enfáticamente:"... antes bien sea Dios verdadero, mas todo hombre mentiroso;"...
cuando hay contienda con la verdad. Los Cielos y la tierra pasarán, pero no fallará ni una sola Palabra de Dios. Así que el pueblo está guiado por líderes que suponen ser lo que no son. Dicen que son vicarios de Cristo, pero más bien son anticristo.
Aquí está otra situación muy triste. Esa es la historia del bautismo en agua. En los días de Jesús y en los días después de Pentecostés, fueron sumergidos en agua. Nadie puede negar eso.
Hombres educados dicen que todo lo que hicieron fue rociarles agua porque era muy fácil hallar pequeños pozos de agua en muchos lugares. Y cuando ellos les rocían agua, lo hacen en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, como si esos títulos fueran nombres efectivos y como si hubiera tres dioses en vez de UNO. Pero quédese Ud. en esa organización y procure predicar la verdad de la inmersión en el Nombre del Señor Jesucristo, y Ud. será expulsado. Ud.
no podría esperar ser guiado por el Espíritu de Dios y quedarse allí. Es imposible.
Ahora, Pablo era un profeta instruido por el Espíritu Santo. Si Pablo bautizó en el Nombre del Señor Jesucristo y dijo que cualquiera que hiciere diferente de lo que él predicó el tal sería anatema, entonces es tiempo de despertar y ver que la iglesia ya no está controlada por el Espíritu Santo, sino que es controlada por los Nicolaítas.
Porque no he rehuido de anunciaros todo el consejo de Dios.
Por tanto mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual ganó por su sangre.
Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al ganado; Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas, para llevar discípulos tras sí. (Hechos 20:27-30).
Pablo lo vio que venía. Pero les advirtió acerca de este sacerdocio engañoso que vendría y se apoderaría con sus doctrinas falsas. El sabía que emplearían una forma de adoración que excluiría a la gente en algún aspecto en un ministerio del Espíritu Santo. Y aun hoy día entre aquellos que proclaman estar libres y llenos del Espíritu no hay mucha libertad entre los laicos. Y cuando mucho, podemos ver unos cuantos predicadores con una predicación inspirada mientras el rebaño está allí sentado procurando absorberlo. Esto está muy lejos de lo que dijo Pablo: que cuando todos se juntaban, todos tenían la dirección del Espíritu, y todos participaban en la adoración Espiritual.
La iglesia nunca ha aprendido esto de las Escrituras o de la historia. Cada vez que Dios da una visitación del Espíritu Santo y la gente obtiene su libertad, después de un tiempo se esclavizan
en la misma cosa de donde salieron. Cuando Lutero salió del Catolicismo, la gente quedó libertada por un tiempo. Pero cuando él murió, la gente simplemente organizó lo que pensaban que él creía y establecieron sus propios credos e ideas, y repudiaban a todo aquel que profesaba diferente a ellos. Volvieron directamente al Catolicismo con una forma un poco diferente. Y aun hoy día hay muchos Luteranos que están listos para volver al lugar de donde salieron.
¡Oh, sí! En Apocalipsis 12, aquella ramera tuvo muchas hijas. Estas hijas son iguales a su madre. Echan a un lado la Palabra, niegan la obra del Espíritu de Dios, subyugan al laico, y aseguran que es imposible que el laico adore a Dios sino viene a través de ellos o a través de su plan, lo cual es nada menos que un plan de incredulidad del mismo Satanás.
¿Dónde pues estamos espiritualmente? Estamos en un desierto oscuro. ¡Cuán lejos hemos vagado de la primera iglesia! Pentecostés ni está a la vista, y la Palabra no puede ser hallada.
Sucesión apostólica, como lo vemos que abunda hoy día, no se encuentra en la Palabra. Es una cosa proyectada por el hombre. Eso impide ilegalmente la verdad que Dios y no el hombre ha puesto a Sus líderes en la iglesia. Pedro nunca estuvo en Roma. Sin embargo, ellos mienten y dicen que sí estuvo. La historia prueba que no estuvo. Hay gente que lee la historia, pero encogen los hombros y vuelven a creer una mentira. ¿Dónde es que Ud. puede hallar `el vicario de Cristo' en la Palabra? Nadie toma Su lugar; sin embargo, se ha establecido y la gente lo acepta. ¿Dónde puede Ud. hallar que `revelación agregada' es aceptada por Dios, y particularmente una revelación
contraria a la que ya fue dada anteriormente? Sin embargo, ellos la aceptan y en ella confían.
¿Donde halla Ud. `purgatorio'? ¿Dónde halla Ud. `misa'? ¿Dónde halla Ud. `pagando dinero para salir del infierno'? No está en la Palabra, pero los hombres pusieron eso en su propio libro y por medio de ello subyugaron a la gente, dominándolos por medio del temor. ¿Dónde halla Ud. que `el hombre tiene el poder para perdonarnos como si él fuera Dios'? "Lobos rapaces" ni siquiera es un término suficientemente fuerte para describirlos. ¡Nicolaísmo, organización, el hombre dirigiendo al hombre! Vuelva a Dios. Arrepiéntase antes de que sea demasiado tarde. Vea la escritura en la pared. Está escribiendo juicio. Igualmente como los vasos sagrados fueron profanados y por esa causa fue derramada la ira de Dios, ahora también la sagrada Palabra ha sido profanada y el Espíritu ha sido contristado, y el juicio está aquí a la puerta. ¡Arrepiéntase! ¡Arrepiéntase! Vuelva a Pentecostés. Vuelva a la dirección del Espíritu Santo. Vuelva a la Palabra de Dios, y ¿por qué moriréis? LA VOZ DEL ESPIRITU El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. (Apocalipsis 2:7).
"El que tiene oído oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias." Puede ser que millones oigan
o lean estas palabras, pero ¿cuántos prestarán atención? Eso no lo sabemos. Pero aquel que prestará su oído y querrá conocer las palabras de verdad, hallará al Espíritu de Dios iluminándole.
Si su oído está atento a la Palabra, el Espíritu de Dios manifestará la Palabra a Ud. Ahora, eso es una obra del Espíritu. Yo le puedo enseñar la verdad, pero si Ud. no abre su oído para oirla y su corazón para recibirla, entonces Ud. no obtendrá la revelación.
Ahora fíjese, dice que el Espíritu está hablando a las iglesias. Eso es en plural, no en singular. El Espíritu no dejó a Juan escribir esto para una iglesia local en Efeso, ni tampoco era solamente para la primera edad. Es para todas las edades de la Iglesia. Pero esta es la iglesia de principios. Y así es como fue en el libro de Génesis. Lo que empezó en el Génesis es la verdad a través de la Palabra entera y al fin termina en Apocalipsis. Así que esta iglesia empezando en los Hechos, es el plan de Dios para todas las edades hasta que termina en la edad de Laodicea. Véalo cuidadosamente. Cada edad debe tomar cuidado, porque lo que está aquí solamente es el principio. Aquel arbolito que ha sido sembrado, crecerá. Crecerá a través de las edades. Esto es, entonces, un Mensaje para todo Cristiano de cada edad hasta que vuelva Jesús. Sí, así es, porque es el Espíritu hablando. Amén.
LA RECOMPENSA PROMETIDA "Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios." Esta es la recompensa para todos los vencedores de todas las edades. Cuando la última
llamada a la batalla haya sido hecha, cuando hayamos dejado nuestra armadura, entonces reposaremos en el paraíso de Dios y nuestra porción será el Arbol de la Vida para siempre.
"El Arbol de la Vida." ¿No es esa una expresión hermosa? Se menciona tres veces en Génesis y tres veces en Apocalipsis. Es el mismo árbol y simboliza la misma cosa en cada una de las seis Escrituras.
Pero ¿qué es el Arbol de la Vida? Ahora, en primer lugar tenemos que saber qué es lo que significa el árbol. En Números 24:6, cuando Balaam describía a Israel, dijo que eran "como lináloes plantados por Jehová." Arboles, a través de las Escrituras, se refieren a personas como dice en el primer Salmo. Así que el Arbol de la Vida tiene que ser la Persona de la Vida, que es Jesús.
Ahora, habían dos árboles en medio del Huerto del Edén. Uno era el Arbol de la Vida, y el otro era el Arbol de Ciencia de Bien y del Mal. El hombre habría de vivir por medio del Arbol de la Vida; y no habría de tocar el otro árbol porque moriría; pero el hombre tomó del otro árbol, y cuando lo hizo, la muerte entro en él por medio de su pecado, y él fue separado de Dios.
Ahora, aquel Arbol allá en el Edén, aquel Arbol que era el origen de Vida, era Jesús. En San Juan capítulos seis al ocho, Jesús se presenta como el origen de Vida Eterna El mismo dijo que era el Pan del Cielo. El habló del ofrecimiento de Sí mismo diciendo que si algún hombre comiere de El, nunca moriría. El proclamó que conocía a Abraham, y que antes de que Abraham
fuera, El era. El profetizó que El mismo les daría agua viva y que todo aquel que bebiere de esta agua, nunca jamás tendría sed, sino que viviría eternamente. El se mostró como el Gran "Yo Soy". El es el Pan de Vida, el Pozo de Vida, el Ser Eterno, el Arbol de la Vida. El estuvo allá en medio del Huerto del Edén así como también estará en medio del paraíso de Dios.
Algunos tienen la idea de que aquellos dos árboles en el huerto, eran iguales a los demás que Dios había puesto allí. Estudiantes, tengan cuidado, sepan que esto no es cierto. Cuando Juan el Bautista clamó que el hacha estaba puesta a la raíz de todos los árboles, él no estaba simplemente hablando de árboles naturales, sino de fundamentos espirituales. Ahora, en I Juan 5:11, dice: Y este es el testimonio: Que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo.
Jesús dijo en Juan 5:40: Y no queréis venir a mi, para que tengáis vida.
Así que el testimonio, la Palabra de Dios, dice claramente que Vida, la Vida Eterna, está en el Hijo. No está en ninguna otra parte.
El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. (I Juan 5:12).
Ahora, siendo que el testimonio no puede cambiar (quitado de, o agregado a), entonces el
testimonio queda en que la Vida está en el Hijo. Siendo que esto es la verdad, el Arbol de Vida en el Huerto, tiene que ser Jesús.
Bien. Si el Arbol de la Vida es una persona, entonces el Arbol de Ciencia del Bien y del Mal es también una persona. No puede ser de otra manera. Así que el Ser Justo y el ser maligno estaban allí lado a lado en medio del Huerto del Edén.
En Edén, en el huerto de Dios estuviste (Satanás). (Ezequiel 28:13).
Aquí es donde recibimos la verdadera revelación de La Simiente de la Serpiente. Aquí está lo que verdaderamente sucedió en el Huerto del Edén. La Palabra dice que Eva fue engañada por la serpiente. Ella en realidad fue seducida por la serpiente. Dice en Génesis 3:1: Empero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho...
Esta bestia era tan semejante a un ser humano (empero era totalmente animal) hasta el punto que podía razonar y hablar. El era una criatura que se paraba erecta y se hallaba entre el chimpancé y el hombre, pero más semejante al hombre. Y era tan semejante al ser humano que su simiente se unió con la de la mujer e hizo que ella concibiera. Cuando esto sucedió, Dios maldijo la serpiente. El cambió todos los huesos en el cuerpo de la serpiente de manera que ella tuvo que arrastrarse como una víbora. La ciencia puede esforzarse hasta lo sumo y nunca hallará el eslabón perdido. Dios tomó cuidado de eso. El hombre es sabio, y puede ver alguna relación entre el
hombre y el animal, y procura probarlo por medio de la evolución. No hay tal evolución, pero el hombre y el animal sí se mezclaron. Ese es uno de los misterios de Dios que ha permanecido escondido, pero aquí está revelado. Sucedió allá en medio del Edén cuando Eva rechazó la Vida para aceptar la muerte.
Fíjese en lo que Dios les dijo en el huerto: Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar. (Génesis 3:15).
Si damos crédito a la Palabra de que la mujer sí tuvo una Simiente, entonces la serpiente seguramente también tuvo una simiente. Si la Simiente de la mujer fue un varón que vino sin el concurso del hombre, entonces la simiente de la serpiente tendrá que venir en la misma forma, y será otro varón que tiene que nacer aparte de la instrumentalidad humana. No hay ningún estudiante que no sepa que la Simiente de la mujer fue Cristo, Quien vino por la instrumentalidad de Dios, aparte del concurso humano. Es igualmente conocido que la predicción de la herida en la cabeza de la serpiente era en efecto una profecía tocante a lo que Cristo haría en contra de Satanás en la cruz. Allí en la cruz, Cristo heriría la cabeza de Satanás, mientras que Satanás heriría el calcañar del Señor.
Esta porción de la Escritura es la revelación de cómo la simiente literal de la serpiente fue
sembrada en la tierra, aun como tenemos el registro de Lucas 1:26-35, donde está registrado exactamente cómo la Simiente de la mujer llegó a la manifestación física aparte de la instrumentalidad humana.
Y al sexto mes, el ángel Gabriel fue enviado de Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, A una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David: y el nombre de la virgen era María.
Y entrando el ángel a donde estaba, dijo, ¡Salve, muy favorecida! el Señor es contigo: bendita tú entre las mujeres.
Mas ella, cuando le vio, se turbó de sus palabras, y pensaba qué salutación fuese ésta.
Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios.
Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESUS.
Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de David su padre: Y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin.
Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? porque no conozco varón.
Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del
Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
(Lucas 1:26-35).
Como la Simiente de la mujer fue Dios literalmente reproduciéndose en carne humana, así también la simiente de la serpiente fue la manera literal por la cual Satanás halló como abrir la puerta para entrar en el género humano. Fue imposible para Satanás (porque él solamente es un serespíritu creado) reproducirse a sí mismo de la manera en que Dios se reprodujo a Sí mismo, así que el registro en Génesis cuenta como fue que él produjo su simiente y se introdujo, o más bien se inyectó en el género humano. También recuerde que Satanás es llamado `la serpiente'. Es la inyección de su simiente en el género humano de lo que estamos hablando.
Antes de que Adam conociese carnalmente a Eva, la serpiente ya la había conocido. Y el que nació de ese acto, fue Caín. Caín fue (nacido de, engendrado de) "del maligno" (I Juan 3: 12).
El Espíritu Santo en Juan no podía en un lugar llamar a Adam "el maligno" (porque eso es lo que sería si fuera padre de Caín) y en otro lugar llamarlo el "Hijo de Dios," lo cual era por creación (Lucas 3:38). Caín fue en carácter como su padre, uno que trae muerte, un asesino. Su reto atrevido hacia Dios cuando fue confrontado con el Todopoderoso, según Génesis 4:5, 9, 13 y 14, muestra que tiene características completamente inhumanas, y aun parece exceder cualquier relato registrado en las Escrituras tocante a una confrontación de Satanás contra Dios.
Mas no miró propicio a Caín y a la ofrenda suya. Y ensañóse Caín en gran manera, y decayó su semblante.
Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No se; ¿soy yo guarda de mi hermano? Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi iniquidad para ser perdonada.
He aquí me echas hoy de la faz de la tierra, y de tu presencia me esconderé; y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. (Génesis 4:5-9-13-14).
Note la manera exacta en que el registro de Dios promulga los nacimientos de Caín, Abel y Seth.
Y conoció Adam a su mujer Eva, la cual concibió y parió a Caín, y dijo: Adquirido he varón por Jehová.
Y después parió a su hermano Abel... (Génesis 4:12).
Y conoció de nuevo Adam a su mujer, la cual parió un hijo, y llamó su nombre Seth...
(Génesis 4:25).
Hay tres hijos que nacieron de dos actos de conocimiento carnal de Adam. Ahora, siendo que la Biblia es la perfecta y exacta Palabra de Dios, esto no es un error sino que es un registro
para nuestra iluminación. Siendo que nacieron tres hijos, pero Adam sólo tuvo dos actos con Eva, Ud. sabe positivamente que uno de aquellos tres hijos no era de Adam. Dios ha registrado esto de esta manera tan exacta para mostrarnos algo. La verdad del asunto es que Eva tuvo en sí dos hijos (gemelos) de fecundaciones distintas. Ella llevaba gemelos, con la concepción de Caín producida un poco antes de la de Abel. ¿Ve Ud. aquellos gemelos de nuevo? Un tipo perfecto como siempre. Para todos aquellos que no creen que esto sea posible, sepan que hoy mismo los registros médicos están llenos de tales casos en que mujeres han tenido gemelos que eran de óvulos distintos y fecundaciones distintas, con la fertilización de los óvulos en días separados; y no solamente es cierto eso, sino que algunos de los registros muestran que los gemelos fueron engendrados por varones distintos. Hace poco se publicó por todo el mundo la historia de una madre noruega que estaba demandando judicialmente de su esposo sostén para ella y sus gemelos, de los cuales uno era blanco y el otro negro. Ella admitió que tenía un amante negro. El tiempo entre las dos concepciones era como de tres semanas aproximadamente. En Beaumont, Texas, en 1963, los registros mostraron otra vez un nacimiento múltiple en el cual las fecundaciones fueron separadas por varios días, y ciertamente fue tan tremendo el caso, que la mujer casi murió juntamente con un hijo cuando se efectuaba el nacimiento del otro.
Ahora, ¿por qué tuvo que ser esto? ¿Por qué fue que la simiente de la serpiente tuvo que venir de esta manera? El hombre fue creado para Dios. El hombre habría de ser el templo de Dios.
El lugar del reposo de Dios (del Espíritu Santo) era el hombre, el templo.
El cual halló gracia delante de Dios, y pidió hallar tabernáculo para el Dios de Jacob.
Mas Salomón le edificó casa.
Si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano; como el profeta dice: El cielo es mi trono, y la tierra es el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis? dice el Señor; ¿o cuál es el lugar de mi reposo? ¿No hizo mi mano todas estas cosas? Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros resistís siempre al Espíritu Santo: como vuestros padres, así también vosotros. (Hechos 7:46-5 1).
Satanás ha sabido esto todo el tiempo. El también quiere morar en el hombre así como lo hace Dios. Pero Dios ha reservado para Sí mismo aquel derecho. Satanás no puede hacer eso.
Sólo Dios apareció en carne humana. Satanás no pudo y nunca podrá hacerlo. El no tiene poderes creativos. La única manera como Satanás podía llevar a cabo lo que se propuso hacer, era entrando en la serpiente en el Edén así como entró por medio de los espíritus inmundos en los puercos en Gadara. Dios no entra en animales; pero Satanás lo puede hacer y lo hará para llevar a cabo sus propósitos. El no pudo tener un hijo directamente por Eva como Dios lo tuvo por María,
así que entró en la serpiente y engañó a Eva. El la sedujo y por medio de ella, Satanás tuvo un hijo vicariamente. Caín manifestó completamente las características espirituales de Satanás y las características bestiales (sensuales, carnales) de la serpiente. Con razón el Espíritu Santo dijo que Caín era del maligno. En verdad lo era.
Ahora quiero observar algunas pruebas ciertas que tenemos, para demostrar que en verdad hay una afinidad entre el hombre y el animal. Es una cosa física. ¿Sabe Ud. que se pueden tomar las células embrionarias del feto que no ha nacido todavía y se pueden inyectar en el ser humano? Entonces las células de la tiroides, irán directamente a la tiroides humana, y las células de riñón, irán directamente a los riñones humanos. ¿Se da cuenta cuán estupendo es esto? Alguna inteligencia dirige aquellas células de animal exactamente a su debido lugar. Aquella inteligencia acepta esas células y las pone en el lugar correcto. Hay una afinidad entre el hombre y el animal, pero las simientes no se pueden mezclar para reproducirse. Han procurado eso. Pero allá en el huerto aquel intercambio sucedió y la afinidad química que todavía existe, lo prueba. Porque allá en el Edén la serpiente era una criatura erecta. Era semejante al hombre. Casi era hombre. Satanás se aprovechó de las características físicas de la serpiente y las usó para engañar a Eva. Entonces Dios destruyó aquella forma de la serpiente. Ningún otro animal puede mezclarse con el hombre.
Pero todavía existe la afinidad.
Ahora, ya que hemos venido hasta aquí, déjeme tratar de cristalizar el pensamiento sobre
este asunto para que Ud. pueda ver la necesidad de este estudio de la doctrina de La Simiente de la Serpiente así como lo hemos tenido. Empezamos con el hecho de que hay dos árboles en medio del huerto. El Arbol de la Vida era Jesús. El otro árbol definitivamente era Satanás por causa de lo que vino como fruto de aquel árbol. Ahora bien, sabemos que ambos árboles tenían relación con el hombre o nunca hubieran sido puestos allí. Ellos tuvieron que tener parte en el plan y propósito soberano de Dios, en su relación con el hombre y con Dios mismo, o nosotros nunca podríamos atribuir omnisciencia a Dios. Hasta aquí todo es verdad, ¿es cierto? Ahora, la Palabra definitivamente muestra que desde antes de la fundación del mundo el propósito de Dios era de compartir Su Vida Eterna con el hombre.
Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él en amor; Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos por Jesucristo a sí mismo, según el puro afecto de su voluntad, Para alabanza de la gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado: En el cual tenemos redención por su sangre, la remisión de pecados por las riquezas de su gracia, Que sobreabundó en nosotros en toda sabiduría e inteligencia; Descubriéndonos el misterio de su voluntad, según su beneplácito, que se había
propuesto en sí mismo, De reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra: En él digo, en quien asimismo tuvimos suerte, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el consejo de su voluntad. (Efesios 1:4-11).
Y todos los que moran en la tierra le (Satanás) adoraron, cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero, el cual fue muerto desde el principio del mundo.
(Apocalipsis 13:8).
Pero aquella Vida no podía ser y no sería compartida de ninguna otra manera si no a través de "Dios manifestado en carne." Esto era parte de Su propósito eterno predestinado. Este plan era para la alabanza de la gloria de Su gracia. Era el plan de la Redención. Era el plan de la Salvación. Ahora escuche bien: "Dios siendo un Salvador, fue necesario que predestinara a un hombre que necesitara salvación para así darse razón y propósito de existencia." Eso es ciento por ciento correcto, y hay multitudes de Escrituras que lo prueban así, como por ejemplo Romanos 11:36: Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea gloria por siglos. Amén.
El hombre no podía venir directamente y tomar del Arbol de la Vida en medio del huerto.
La Vida Eterna primeramente tenía que llegar a ser carne. Pero antes de que Dios pudiese haber traído y salvado a un pecador, tenía que tener un pecador para traer y salvar. El hombre tenía que caer. La caída que sería causada por Satanás, tenía que tener carne para así ocasionar la caída.
Satanás tenía que venir por carne también. Pero Satanás no podía venir por carne humana para ocasionar la caída igual como Cristo vendría en carne humana para restaurar a los caídos. Pero había un animal, la serpiente, tan semejante al hombre que Satanás podía llegar a esa bestia y por medio de esa bestia él podía llegar a ser carne humana y causar la caída, y así inyectarse en el género humano; así como Jesús algún día se inyectaría en el género humano, en cuerpos humanos, hasta llegar al punto de una resurrección en la cual nosotros tendríamos cuerpos semejantes al Cuerpo glorificado de El. Así que lo que Dios obró en el huerto, era Su plan predestinado. Y cuando Satanás ocasionó lo que era necesario para cumplir el propósito de Dios, entonces el hombre no podía llegar al Arbol de la Vida en el huerto. Ciertamente que no. No era tiempo. Pero un animal (¿no fue un animal lo que causó la caída? dejemos entonces que muera un animal) fue tomado y su sangre fue derramada, y entonces Dios tuvo comunión de nuevo con el hombre.
Entonces habría de llegar un día cuando Dios aparecería en carne; y por medio de Su humillación, El restauraría al hombre caído y le haría participante de aquella Vida Eterna. Ya una vez que Ud.
ve esto, entonces puede entender la simiente de la serpiente y puede saber que no fue una manzana lo que se comió Eva. No, fue la degradación de la humanidad por causa de la mezcla de
la simiente .
Ahora, yo sé que dando respuesta a una pregunta, otra siempre aparece; y la gente me pregunta: " ¿Si así cayó Eva, qué hizo Adam, porque Dios siempre descarga la culpa sobre Adam?" Eso es sencillo. La Palabra de Dios es para siempre fijada en los Cielos. Antes de que fuese hecha la más pequeña partícula de materia, aquella Palabra (la ley de Dios) estuvo allí exactamente como está escrita en nuestras Biblias. Ahora, la Palabra nos enseña que si una mujer deja su esposo y se va con otro hombre, ella es una adúltera y ya no es casada, y el esposo no debe reconciliarla. Esa Palabra fue la verdad en el Edén igual como fue la verdad cuando Moisés la escribió en la ley. La Palabra no puede cambiar. Adam la tomó de nuevo. El sabía exactamente lo que estaba haciendo, pero de todos modos lo hizo. Ella era parte de él y él estuvo dispuesto a tomar su responsabilidad sobre sí mismo. El no la dejaría ir. Así que Eva concibió por Adam. El sabía que sería así. El sabía exactamente lo que sucedería con el género humano, y él vendió el género humano al pecado para poder tener a Eva, porque la amaba.
Y entonces nacieron esos dos hijos, los cuales serían los padres del género humano que aun ahora ya estaba contaminado.
¿Y qué dice el registro acerca de ellos? Leamos el registro: Judas 14: "De los cuales también profetizó Enoc, séptimo desde Adam..." El capítulo 5 de Génesis es el capítulo de la
genealogía de Enoc. Así es como da la genealogía: (1) Adam, (2) Seth, (3) Enós, (4)Cainán, (5)Mahalaleel, (6)Jared, (7) Henoch. Se da cuenta de que no menciona a Caín. La línea de Adam sigue por Seth. Si Caín fuera hijo de Adam, la ley de la primogenitura le hubiera dado a Caín el derecho en el linaje. También hay que tomar en cuenta cuidadosamente que en Génesis 5:3 dice: Y vivió Adam ciento y treinta años y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Seth.
No dice en ninguna parte que Caín era a la semejanza de Adam, pero tendría que ser si fuera su hijo, porque la ley de reproducción es enfática en que cada especie trae según su semejanza. También tenemos que dar crédito al hecho de que en las dos genealogías, en Génesis y en Lucas, Caín no aparece. Si Caín fuera hijo de Adam, entonces estaría registrado en alguna parte: "Caín, quién era hijo de Adam, quién era hijo de Dios." No dice eso, porque no puede decirlo.
Desde luego, han habido estudiantes que desde hace mucho han promulgado la idea de dos líneas de hombres: una que procede de la línea piadosa fundada por Seth y la otra siendo la línea impía fundada por Caín. Y aunque es extraño, pero es la verdad, estos mismos estudiantes nunca nos han dicho como es que Caín fue un tipo tan malvado, mientras que Abel y Seth fueron de la línea piadosa y espiritual. De hecho, Caín debiera de haber sido más espiritual que Abel, y aun más que Seth y así sucesivamente con cada uno de los siguientes, porque cada generación
siempre se ha ido alejando más de Dios. Pero no, Caín se manifiesta como el hombre más malvado que jamás se haya definido, pues él se puso violentamente en contra de Dios y Su Palabra.
Ahora, tome nota de esto: la Escritura no juega con palabras. Todo lo que está en el registro, está allí para que los ojos ungidos lo vean. Tiene un propósito al estar allí. La Palabra dice en Génesis 3:20: Y llamó el hombre el nombre de su mujer, Eva; por cuanto ella era madre de todos los vivientes.
Pero en ninguna Escritura dice que Adam fue el padre de todos los vivientes. Si esta connotación no se puede poner sobre Génesis 3:20, ¿por qué entonces sería mencionado que Eva es la madre de todos, y nada fue dicho acerca de Adam? El hecho es que aunque Eva fue la madre de todos los vivientes, Adam no fue el padre de todos los vivientes.
Eva dijo en Génesis 4:1: ...Adquirido he varón por Jehová.
Ella no da crédito a Adam de ser el padre de Caín; pero en Génesis 4:25, ella dice: ...Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otra simiente en lugar de Abel, a quién mató Caín.
Ella no dice que Dios le había dado otra simiente; esa hubiera sido Cristo, porque El es dado. Este hijo, Seth, fue sustituido en lugar de Abel. Ella reconoce su hijo quien vino a través de
Adam; ella no reconoce ahora a Caín porque él vino a través de la serpiente. Cuando ella dice, "otra simiente en lugar de Abel," ella está diciendo que Caín era diferente a Abel, porque si ellos hubieran sido del mismo padre, ella hubiera tenido que decir, "Me ha sido dado más simiente." Yo no creo todo lo que leo, pero en verdad es una cosa curiosa que en la revista Life, la edición del 10 de Marzo de 1963, los psiquiatras estuviesen hablando de la misma cosa que estamos tratando aquí. Ahora yo sé que no todos los psiquiatras concuerdan entre sí mismos, pero aquí está. El temor a la serpiente no es una reacción consciente, sino una reacción inconsciente. Si fuera un temor natural, la gente estaría igualmente encantada ante la jaula del león o el gorila. Sus pensamientos inconscientes los mantienen mirando a las serpientes. Ese engaño de serpientes es inconscientemente sexual. Que ha sido así a través de las edades es visto en la gente generación tras generación pasando por la misma cosa. Serpientes siempre han sido y siempre serán repugnantemente atractivas. La serpiente siempre ha significado lo que es bueno y malo. Ha sido un símbolo a través de las edades. Exactamente de acuerdo con la descripción del Huerto del Edén, hallamos en la serpiente la personificación de la maldad apasionada.
Es casi universal entre las muchas tribus sin cultura que la serpiente está asociada con el sexo y frecuentemente es adorada en conjunción con ello. El estudio de la sexología trae eso a la luz en muchos casos. Ahora, yo quisiera saber de dónde es que esta gente saca eso, siendo que
son analfabetas y nunca han leído la Biblia. Pero igual como la historia del diluvio es conocida a través del mundo, también es conocida esta verdad de la caída del hombre. Ellos saben lo que sucedió allá en el Edén.
Ahora, en este momento alguien me va a hacer esta pregunta: ¿Le dijo Dios a Eva que se cuidara de la serpiente, o que la serpiente la seduciría? Ahora escuche, Dios no tenía que decir ni una sola cosa de lo que iba a suceder. Solamente obtenga la raíz de la cosa. El simplemente dio la Palabra. El dijo que no probaran de la ciencia. Prueben de la Vida. La Vida era la Palabra de Dios. La Muerte era cualquier cosa menos la Palabra de Dios. Ella permitió que se cambiara una sola palabra y allí es donde la sedujo Satanás. Dios pudo haber dicho: "No vayan a tomar frutas de los árboles más de las que puedan comerse." Entonces Satanás podía decir: "Mira, pues eso es correcto. Se fijan que si toman demás, se pudrirán; pero aquí está un método para preservar las frutas; de modo que pueden tomar todas las que quieran. Así que ¿ya ven? pueden hacer lo que Uds. quieren y también lo que Dios quiere." Allí mismo es donde el diablo la seduciría. Aquel que ha ofendido en un punto de la ley es culpable de toda le ley. No juegue con esa Palabra. Eso es exactamente lo que sucedió en la edad de Efeso antes que terminara como en el año 170 D.C.
¿Y qué fue lo que produjo aquel árbol? El Arbol de la Ciencia produjo muerte. Caín mató a su hermano Abel; el malvado mató al justo. Allí se fijó una orden. Se mantendrá esa orden hasta
la restauración de todas las cosas como ha sido dicho por los profetas.
El Arbol de la Ciencia produjo hombres mañosos, hombres de renombre; sin embargo sus caminos son caminos de muerte. La gente de Dios es una gente sencilla, pero de mente espiritual, inclinada hacia Dios y a la naturaleza, calmadamente labrando la tierra, estimando más a la verdad que a las riquezas. La simiente de la serpiente ha traído tremendos comercios, invenciones maravillosas, pero con todo esto viene la muerte. Su pólvora y sus bombas atómicas matan en la guerra; y en tiempo de paz sus invenciones mecánicas, como el automóvil, matan a mayor número de personas en tiempo de paz que lo que matan las invenciones de guerra en tiempos de aflicción.
Muerte y destrucción son los frutos de sus labores.
Pero ellos son religiosos. Ellos creen en Dios. Ellos son como su padre, el diablo, y su antepasado, Caín. Ambos creían en Dios. Ellos van a la iglesia. Ellos se mezclan con los justos así como también la cizaña se mezcla con el trigo. Haciendo así corrompen y producen una religión Nicolaíta. Ellos riegan su veneno con todo el esfuerzo por destruir a la simiente de Dios, así como Caín mató a Abel. Ante sus ojos no hay temor de Dios.
Pero Dios no dejará que ninguno de los suyos se pierda. El los guarda aun en la muerte, y ha prometido que en el día postrero los levantará.
CONCLUSION
...Al que venciere, daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios. (Apocalipsis 2: 7).
¡Qué pensamiento tan hermoso es este! Aquel Arbol de la Vida en el Huerto del Edén, el cual no podía ser tocado por causa de la caída de Adam, ahora es dado al vencedor. La espada encendida del querubín que guardaba el huerto ha sido colocada en su lugar. Pero no fue puesta en su lugar sin que la hoja no fuese ensangrentada con la sangre del Cordero. Meditemos sobre esto un rato mientras consideramos por qué le fue negado a Adam el Arbol y a sus descendientes, pero ahora ha sido ofrecido de nuevo.
La intención de Dios para Su creación, el hombre, es que él exprese Sus Palabras. En Génesis, le fue dada a Adam la Palabra por la cual vivir. Una vida vivida por la Palabra, sería la Palabra expresada. ¿No es cierto eso? Pero, ¿vivió Adam por esa Palabra? No, porque él habría de vivir por toda Palabra, y él no hizo caso a toda Palabra. Entonces vino Moisés. Que hombre tan tremendo y poderoso fue él. Sin embargo, él también falló en vivir toda la Palabra y aquel profeta, el tipo del Gran Profeta por venir, falló en obedecer la Palabra, enojándose. También David, el gran rey de Israel, un hombre según el corazón de Dios, falló por medio del adulterio, cuando fue tentado. Pero oportunamente, en el cumplimiento del tiempo, llegó Uno, la Cabeza, Jesús, Quien también tuvo que ser tentado para probar que El viviría con toda Palabra que procede de la boca de Dios. Entonces es cuando Satanás fue anulado. Porque aquí estaba Uno, Quien vivía por
medio del "escrito está," y aquella Obra Maestra de Dios, venció, reflejando la Palabra de Dios.
Entonces este Ser Perfecto manifestado fue entregado a la cruz, como el Cordero Perfecto de Dios para el sacrificio perfecto. Y en el `árbol' El recibió las heridas de la muerte, para que nosotros, por medio de El y por causa de El, podamos comer del Arbol de la Vida, y entonces esa Vida ofrecida gratuitamente nos fortalecería para vencer y expresar la Palabra de Dios.
Y ahora, a estos Hijos de Dios, quienes por medio de El vencen, les es dado el privilegio del paraíso de Dios, y el compañerismo continuo de Jesucristo. Jamás habrá separación de El.
Donde va El, también irá Su Novia. Lo que le pertenece a El, El lo comparte con Su Amada en un estado coheredero. Las cosas secretas serán reveladas. Las cosas ocultas serán hechas claras.
Conoceremos como somos conocidos. Y seremos como El. Esta es la herencia del vencedor que ha vencido por la sangre del Cordero y la Palabra del testimonio de Jesucristo.
¡Cómo deseamos aquel día cuando los caminos torcidos serán hechos rectos, y nosotros estaremos con El, por un tiempo sin fin! ¡Qué aquel día apresure su llegada, y que nosotros nos apresuremos en obedecer Su Palabra y así probar nuestro mérito de compartir con El Su gloria! "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias." ¡Cuán trágico fue para esta primera edad no haber escuchado al Espíritu! En Su lugar escuchó al hombre. Pero gracias a Dios, en esta última edad habrá un grupo que se levantará, la Verdadera Novia del último día, ella escuchará al Espíritu. En aquel día de densa oscuridad, la Luz volverá por medio de la Palabra
pura y nosotros volveremos al poder de Pentecostés para dar la bienvenida al regreso del Señor Jesucristo.